Funcionarios maltrataron a dirigentes de la FENATS. Se cuestionó ausencia de representantes de trabajadores del sector en Mesa Social Covid-19. Se insistió que no hay stock suficiente.

Equipo ES. 05/04/2020. A través de las redes se difundió profusamente la agresión física a Magaly Galaz, presidenta de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS) del Hospital Clínico Eloísa Díaz de Santiago, a manos de Cristóbal Salgado, Subdirector administrativo del recinto, luego de que ella y otros trabajadores reclamaran por la falta de insumos.

También el encontrón entre Adolfo Becar, dirigente de la FENATS del Hospital Gran Benavente de Concepción, con Arturo Zúñiga, subsecretario de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud, exigiendo que se escuche y se tome en cuenta la opinión del personal.

Ambos hechos pusieron de manifiesto el ninguneo del que son objeto los trabajadores y trabajadoras de los hospitales del país.

Tras las críticas de los alcaldes agrupados en la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) y de la dirigencia nacional del Colegio Médico, ante las contradictorias e insuficientes medidas adoptadas por el gobierno para enfrentar la propagación del coronavirus. A mediados de marzo, el Ejecutivo tuvo que abrir espacios acotados de participación en una Mesa Social Covid-19, una forma de minimizar la crítica, “una instancia de coordinación, de diálogo y colaboración para poder enfrentar en forma unida y también con la mayor efectividad posible la pandemia que estamos viviendo, no solo en nuestro país, sino que a nivel global”, como señaló a la prensa el ministro del Interior Gonzalo Blumel.

Una Mesa Social que contempló integrar a ex ministros de Salud, al Rector de la Universidad de Chile, a autoridades actuales del MINSAL, al representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Fernando Leanes, al presidente de los alcaldes, Germán Codina, y a la presidenta del Colegio Médico, Iskia Siches. Un grupo escogido que a juicio de dirigentes de los funcionarios hospitalarios, no da cuenta de la realidad global que viven los recintos asistenciales y que limita las decisiones que se deben adoptar para enfrentar de buena forma los efectos de la pandemia que afecta a la población mundial.

Oscar Riveros, secretario general de la Federación Metropolitana de Trabajadores de la Salud, señaló que los funcionarios no fueron llamados a ningún tipo de coordinación, “nosotros no  estamos en ninguna mesa y con esto no quiero denostar al Colegio médico, ni a su Presidenta, pero nosotros estamos en el lugar más importante. Constituimos el 80 por ciento de los equipos de salud, técnicos, auxiliares y administrativos, y por cierto también profesionales no médico y médicos, pero parte importante de estos equipos de salud lo integran la clase trabajadora que son los que ganan menos y, lamentablemente, los que hoy día en las condiciones en que estamos sufriendo la posibilidad y el hecho concreto de adquirir el contagio por no poder protegerse”.

Riveros señaló que una de las principales preocupaciones de los funcionarios y funcionarias es la protección de quienes tienen un contacto permanente y directo con los pacientes, para poder ejercer de la mejor forma su labor, “en cualquier caso -enfatizó- los y las trabajadores siempre vamos a estar en la primera línea de atender a nuestro pueblo”. “En la Posta Central, por poner un ejemplo, a los trabajadores les están entregando una mascarilla para el turno diario”, denunció.

Violencia contra trabajadora y dirigenta de la Salud

El peligro de infección del personal es un dato de la causa, dada la inevitable proximidad física a que se exponen los trabajadores de establecimientos hospitalarios, sin embargo, existen indumentarias que minimizan el riesgo y que hoy no están a disposición del personal. Al hacer las denuncias, la autoridad tiene dos respuestas o acusa a los mismos trabajadores de “robarse” los implementos o, como sucedió en el Hospital Eloísa Díaz de la comuna de La Florida, se agrede a aquellos dirigentes que exigen su derecho a ser protegidos.

Magaly Díaz, representante de la FENATS, vivió en carne propia esta política donde “el ladrón persigue al juez”. Al expresar megáfono en mano la situación del personal, fue violentada por el subdirector, Cristóbal Salgado, quien además de intentar quitarle su celular, le dobló su brazo. Como corresponde en estos casos, personal de Carabineros actuó de manera diligente…deteniendo a  Magaly.

Tras salir de la 36ª Comisaría de la Comuna de la Florida en Santiago donde fue trasladada, la dirigente manifestó la decisión de seguir con más fuerza defendiendo los derechos de sus representados.

En tanto Fabián Ponce, presidente de la FENATS del Instituto Nacional del Tórax, Centro de Referencia de cirugías cardiacas y de enfermedades respiratorias que atiende a pacientes de todo el país, señaló que debido a la pandemia el Tórax “se ha transformado principalmente en una asistencia de tipo respiratoria complejizando las camas básicas e intermedias incluyendo camas UTI y UCI”. Al igual que muchos establecimientos del país, agrega, estamos luchando por tener los elementos de protección adecuados para poder atender a pacientes con sospecha o positivos del Covid-19”.

Por cierto, el tema de la participación del personal no médico de la salud es un tema crucial a juicio del dirigente y no hay confianza entre lo que se dice y lo que sucede, “no hay certeza del stock, las autoridades del hospital, y le ocurre a la mayoría de los establecimientos del país que reclaman lo mismo, no nos están haciendo partícipes de las decisiones o de transparentar la información a los gremios…verbalmente nos han señalado que existen stock y que están guardados y que están siendo reservados para el momento que se avecina y que será el más letal de la enfermedad”.

Sin embargo, los hechos concretos muestran una incongruencia patente, se siguen entregando las pecheras típicas de tiempos normales “que dejan al descubierto varias zonas del cuerpo” -denuncia- y no batas. Incluso para subsanar esto los y las funcionaras han recurrido a utilizar bolsas plásticas.

Fabián Ponce, exigió de las autoridades tener los elementos de protección personal con stock a la vista. “Dentro de los hospitales públicos, previo a la llegada de pacientes, tenemos funcionarios contagiados probablemente por la atención a pacientes con Corona Virus, lo que nos pone en un estado de inseguridad terrible y la autoridad no contesta, no responde, al contrario, lo que han hecho de este desabastecimiento que es responsabilidad de ellos se la han endilgado a los trabajadores insinuando que hay un robo que se verifica al interior de los hospitales”.

No se escucha voz de las y los trabajadores

El trato hacia los funcionarios y funcionarias de los hospitales no es muy diferente del modo en que el gobierno trata al conjunto de los trabajadores del país. Sin voz ni voto en las decisiones importantes del país ni menos en los grandes medios de comunicación que obvian sagradamente la opinión de quienes “hacen andar al mundo”.

Algo que, como señaló en entrevista a Radio Nuevo Mundo, Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, no se restringe sólo a Chile y se busca hacer descansar la crisis económica que se deriva del contagio pandémico en los y las trabajadores.

Por ejemplo, manifestó que “respecto de proyecto de Protección de Empleo, a la única voz a la que no le han preguntado es a los trabajadores” y, sacando una conclusión ante la sumisa actitud de Piñera frente al anuncio de alza de los Planes de las Isapres, manifestó que “no es cierto que estemos frente a una autoridad súper generosa, súper caritativa, que tiene las mejores intenciones, eso no es así, estamos frente a la misma derecha que está gobernando en Estados Unidos, la misma derecha que está gobernando en Brasil, estamos frente a una derecha que con tal de mantener sus privilegios y de los sectores que representa va a hacer cualquier cosa”.

El dirigente sindical e integrante del grupo musical Transporte Urbano, Oscar Riveros, recordó la lucha contra la dictadura y la que protagonizó hasta hace poco junto a  cientos de miles en el levantamiento popular de octubre del año pasado que puso en jaque el modelo económico. Aclaró que los funcionarios de hospitales son violentados por la falta de condiciones para ejercer su labor, pero  también por su condición de pertenecer a la clase trabajadora antes y durante la crisis

En este sentido, el actuar del Presidente Sebastián Piñera, al sacarse una foto en la base del monumento al General Baquedano en la Plaza de La Dignidad, no fue una casualidad, enfatizó, “es parte de una estrategia comunicacional que tiene como objetivo apabullar más a la gente…esto que ha hecho el Presidente es aprovecharse de una situación de catástrofe, incluso de mucho miedo, para sentarse ahí sacarse una foto y luego disculparse por un twitt, para decir ven, yo vengo aquí y hago lo que quiero. Aprovecha una condición como la que estamos viviendo para el uso político y de represión psicológica hacia la población”.

 El surgimiento de la pandemia y la negra proyección económica que se derivará, plantea un desafío importante de organización y unidad entre funcionarios y usuarios, y por cierto también con el conjunto de los trabajadores del país, para re-definir las políticas mercantilistas, la administración de la Salud Pública en Chile y el tipo de relación laboral con quienes se desempeñan en los centros de atención, sistema que hoy, producto de la expansión viral, mostró de manera palmaria sus limitaciones.

 Foto: Magaly Díaz, Presidenta de la FENATS del Hospital Eloísa Díaz y Oscar Riveros, dirigente de la FENATS Nacional.