Una investigación periodística reveló una serie de irregularidades en la aplicación de test en medio de las protestas después del 18 de octubre.

Santiago. 15/02/2020.  El Centro de Investigación Periodística (CIPER) reveló el comportamiento respecto a las drogas de las instituciones que fueron protagonistas en la represión de las manifestaciones que se gatillaron el 18 de octubre con el estallido social. Tras revisar material conseguido a través de la ley de transparencia el reporte detectó que el Ejército triplicó el número de casos que dieron positivo en los test de drogas, mientras Carabineros no aplicó ningún control en noviembre y diciembre, debido a la alta demanda, y la Policía de Investigaciones disminuyó el número de test aplicados entre 2018 y 2019.

Entre 2015 y el 11 de noviembre de 2019, el Ejército aplicó 42.228 test, la Armada 30.690, la Fuerza Aérea de Chile (FACH) 2.335, Carabineros 169.182 y la PDI 847. Del universo de los test aplicados, los casos positivos por droga no superaron el 1,18% del total y la PDI fue la institución que registró mayor número de efectivos detectados por la vía de los exámenes de control.

El Ejército solo entre el 11 de noviembre y el 31 de diciembre de 2019 realizó otros 1.153 exámenes, de los cuales 40 resultaron positivos. “Eso implica que en ese periodo, justo después de que efectivos del Ejército salieran a las calles para resguardar el orden público, el 3,46% de los militares medidos habría consumido algún tipo de droga, lo que implica un alza importante respecto a mediciones anteriores”, apuntó el reporte de Ciper.

Carabineros no realizó controles y según explicó el Coronel Juan Rodríguez Huerta, jefe del Departamento de Información Pública y Lobby, fue “en atención a la gran demanda horaria y de personal que requirió dicha contingencia sufrida, lo que demandó extensas jornadas de trabajo que no permitieron contar con la disponibilidad necesaria que requiere este tipo de procesos”.

La droga más consumida en las cinco instituciones, considerando los resultados de las muestras, fue la marihuana, con un total de 642 casos, seguida por la cocaína con 225; también se detectaron 58 casos de positivo por marihuana y cocaína juntas; y un caso de cocaína con éxtasis.

La investigación comprobó también que en las filas de estas instituciones no hay claridad al momento de aplicar las sanciones: la Armada sancionó al 94,4 % de los efectivos que consumieron, mientras que Carabineros no hizo lo propio con tres oficiales que dieron positivo al examen de consumo de cocaína y es confuso el porqué no se aplicó penalización.