Usa el mismo lenguaje de los mandos de la dictadura y de personeros de derecha. Tremendas cifras de víctimas no estremecen al gobierno, enfatizan en Carabineros.

Equipo ES. 07/11/2019. La situación en materia de derechos humanos en Chile es grave. Hay tremendas cifras del gobierno. Un solo dato: el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), reportó que en sus nueve años de existencia presentó 319 querellas contra Carabineros por torturas, abusos, maltrato, y de esas, 145 fueron tan solo en los días recientes.

El gobierno y específicamente Sebastián Piñera parecen no estremecerse. Usando el mismo lenguaje de los mandos de la dictadura y de personeros de derecha cuando se referían a las violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, el mandatario dijo que lo ocurrido en estos 20 días pudo ser un “exceso” o “falta de respeto” de Carabineros. Cuando más, “uso excesivo de la fuerza”.

Nunca Piñera se ha referido a las actuaciones ilegales, violentas, criminales y abusivas de Carabineros, que están incluso en Tribunales, en imágenes transmitidas por televisión y fotografías, en las redes sociales, en los reportes del INDH y otros organismos, como violaciones a los derechos humanos, en su tono discursivo de defender a como dé lugar a los uniformados. Nunca ha condenado de forma explícita las acciones reprochables y criminales de funcionarios policiales. Mira a un lado.

Pero la realidad es grande y da cuenta que el tema de los derechos humanos está instalado de manera fuerte y sensible en la sociedad chilena.

En el último informe del INDH se informó que en los últimos 20 días se han recepcionado aproximadamente 2 mil 300 denuncias de vulneraciones de derechos humanos, por vía telefónica, web, y -también presencial-, en oficinas del organismo, manifestaciones, comisarías y centros de salud. Las cuales tienen que con tratos vulneratorios de funcionarios de Carabineros de Chile durante las tres semanas de manifestaciones, y también de efectivos el Ejército de Chile, durante los días de Estado de Excepción.

Esta situación que tanto le cuesta reconocer al mandatario y a varios de sus voceros este jueves fue reconocida por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien visitó a los heridos que se encuentran en algunos hospitales de la capital.

“Estoy bastante impresionado por esto. Uno puede argumentar que en varias de esas lesiones desproporcionadas hay violación a los derechos humanos. Creo que Carabineros podría haber sido más prudente en el uso de este último instrumento (balines y perdigones) cuando son agredidos y se ven superados por alguna turba. Lamento este saldo tan triste que está quedando”, dijo el secretario de Estado.

En tanto, el Ministerio Público anunció que 14 carabineros serán formalizados por el delito de tortura y maltratos que habrían ocurrido durante el Estado de Excepción.

Pero este cuadro de uso desmedido de la fuerzas está siendo monitoreado desde hace un tiempo por organismos internacionales como Naciones Unidas y Amnistía Internacional. A ellos se sumó la solicitud que envió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al gobierno para poder aterrizar en la nación y monitorear las denuncias.

“La CIDH a solicitud de un centenar de organizaciones, instituciones y movimientos de derechos humanos de Chile ha formalizado pedido de anuencia al Estado para una visita in loco de observación sobre la situación general de los Derechos Humanos en el marco de las protestas sociales”, indicó el organismo en una carta dirigida al canciller Teodoro Ribera.

Foto: Víctor Pino