Rodolfo Noriega, secretario general de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes abordó la compleja situación que viven los trabajadores inmigrantes que residen en Chile.

Daniela Pizarro Amaya. Periodista. 13/05/2020. “Una situación de crisis sanitaria que ha desencadenado en una crisis económica y social golpea directamente a los trabajadores migrantes”.

“El gobierno venía instalando una política de hostilidad al trabajador migrante”.

“Para los poderosos, el tener un ejército de trabajadores baratos es negocio y en ese marco los ambulantes son un negocio”.

“Hay una irresponsabilidad de nuestros países, en el caso de Perú y Bolivia, porque pretenden establecer una medida que a nivel internacional es ilegal”.

 

En entrevista con ElSiglo.cl el secretario general de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, Rodolfo Noriega, abordó cómo está enfrentando la crisis sanitaria la población migrante. Dijo que es una de las más vulnerables por la precariedad de sus ingresos. Y acusó al gobierno de levantar un discurso xenófobo y una política de hostilidad para tapar su responsabilidad ante los problemas sociales del país.

Rechazó la nueva ley migratoria que se apura en el Congreso y habló de las críticas a los trabajadores migrantes que transgreden las cuarentenas. Asimismo, el abogado de origen peruano, aclaró que durante la administración derechista se duplicó la cantidad de extranjeros en el país, principalmente venezolanos y haitianos.

Además, el dirigente se refirió a los grupos de personas que hay en las afueras de distintos Consulados pidiendo el retorno a sus países, entre los cuales hay turistas e inmigrantes. “Los gobiernos pretender establecer una medida que a nivel internacional es ilegal”, señaló Noriega respecto al cierre de fronteras incluso para ciudadanos.

¿Cuál es la situación actual de la población migrante en medio de la pandemia en Chile?

La población migrante es una de las más vulnerables. Una situación de crisis sanitaria que ha desencadenado en una crisis económica y social golpea directamente a los trabajadores migrantes, muchos de los cuales están en situaciones migratorias precarias, es decir, sin permiso permanente, sin residencia, algunos son trabajadores de temporada y otros que tienen relaciones laborales informales. En Chile se definieron dos sectores con esta pandemia, uno donde estamos los trabajadores migrantes junto a los chilenos, quienes pagaremos el costo de la crisis y el otro sector que es el que está protegiendo el gobierno y que es donde están los grandes poderes económicos. Nosotros ya estamos pagando el costo de las medidas que han ido en contra de los trabajadores como el robo del seguro de cesantía.

En medio de las cuarentenas los trabajadores migrantes especialmente los vendedores ambulantes que seguían en las calles fueron apuntados por medios de comunicación y autoridades ¿Crees que hay un reflote del discurso xenófobo?

El trabajo ambulante es una estrategia de sobrevivencia. Las críticas venían ocurriendo desde hace un buen tiempo porque el gobierno venía instalando una política de hostilidad al trabajador migrante. Pero aquí hay que aclarar que para los que gozan de este modelo económico, para los poderosos, el tener un ejército de trabajadores baratos es negocio y en ese marco los ambulantes son un negocio, porque son un canal de distribución de sus productos y son a quienes se puede recurrir cuando necesita mano de obra barata porque son personas que están en una extrema irregularidad. Ahora el levantar un discurso xenófobo, racista, es parte del manejo utilitario que hace el gobierno para tapar su responsabilidad de los problemas sociales del país. Este gobierno ha sido incapaz de atender los temas sociales y ha querido implementar medidas que apuntan a perpetuar el modelo económico. La pandemia les vino como un salvataje que están aprovechando para aprobar proyectos que nada tienen que ver con la crisis, como la ley migratoria que busca instalar un modelo selectivista donde tendrán permanentemente trabajadores irregulares que les servirá para contener las demandas laborales y para mantener la política de hostilidad que es un gran negocio. El echarle la culpa a los migrantes de todos los problemas sociales es un discurso que levantó este gobierno irresponsablemente.

Hemos visto en los diferentes Consulados a bolivianos, venezolanos y peruanos pidiendo volver a sus países. ¿Por qué no pueden retornar y de quién son las responsabilidades?

Primero hay una irresponsabilidad de nuestros países, en el caso de Perú y Bolivia, porque pretenden establecer una medida que a nivel internacional es ilegal. Todos los gobiernos pueden establecer medidas de cierre parcial de fronteras, es decir, establecer límites para la llegada de extranjeros para el control sanitario, pero no pueden en ningún caso negar el ingreso de connacionales a su país y eso lo establecen una serie de normas internacionales. Ahora, si todos los gobiernos, incluido Chile, hace un par de meses hubieran aplicado un control a todos quienes ingresaban a sus países y se les hubiese obligado a permanecer en cuarentena preventiva no estaríamos en la situación que estamos. No olvidemos que fueron las clases más acomodadas quienes trajeron la pandemia a nuestros países. Los gobiernos han sido muy indolentes, por ejemplo, Jeanine Áñez en Bolivia se ha visto obligada a recibir a los ciudadanos bolivianos, pero el gobierno de Perú ha sido muy tozudo. En el caso de los venezolanos la situación es inversa porque el gobierno de Nicolás Maduro con sus escasos recursos está permanentemente llevando a sus ciudadanos, entonces, si hay gente fuera del consulado venezolano es porque en Chile no les quieren dar albergue y aquí de nuevo es el gobierno chileno quien no cumplió con sus promesas de ayuda hacia a los venezolanos. La mayor migración que ha ocurrido en Chile en los últimos cincuenta años la hemos visto en estos dos años del gobierno de (Sebastián) Piñera, donde se ha duplicado, y principalmente de venezolanos y haitianos. Este mismo gobierno fomentó la migración venezolana y hoy no asumen esa responsabilidad.

¿En qué condiciones están los ciudadanos peruanos que siguen en el Consulado?

Hay diversas situaciones, hay turistas que vinieron de vacaciones a Chile y hay otros que vivieron un tiempo y producto que quedaron sin empleo quieren volver a Perú. El problema común es que ninguno se puede sostener económicamente aquí. Ellos quieren volver dignamente a su país, porque no han cometido ningún delito, sino que son las circunstancias que los empujaron a esto. Hay mujeres, niños, hombres, personas mayores, quienes están en una situación precaria y que lo único que piden es que les abran las fronteras. Hay muchos que han perdido sus pasajes y no hay nada que obligue a las empresas a responder. El gobierno peruano no les permite ingresar y el gobierno chileno se prestó para eso, porque el decreto chileno impide el uso de las fronteras. Por ejemplo, en Arica hay mil 300 personas. Este martes partió una caravana con una veintena de peruanos hacia las fronteras, pero eso se disolvió en el camino, porque no pudieron seguir por diferentes razones y ahora están nuevamente en el Consulado.

¿Hay solidaridad de los chilenos?

Sí. Agradecemos todas las muestras solidarias del pueblo chileno. Hay personas que se acercan a preguntar y a llevar cosas para que nuestros compatriotas puedan sobrevivir. Como siempre el pueblo ayuda al pueblo.