Eric Campos, dirigente sindical, explica por lo que están pasando los empleados de la empresa. Asevera que gestión “ha sido errática de parte del gobierno y de la administración  de Metro”.

Javier Candia Neira. Periodista. 25/03/2020. Se conoció que trabajadores del Metro Santiago están contagiados con coronavirus y varios otros están en cuarentena. Esto ocurre después de la polémica que se generó cuando, debido al toque de queda decretado por el gobierno, se produjo una aglomeración en estaciones del servicio del tren subterráneo cuando abrió sus puertas el lunes recién pasado.

El Siglo.cl conversó con Eric Campos, presidente del Sindicato de Trabajadores de Metro, respecto de este cuadro y de la lucha sindical en contexto de pandemia.

¿Cuál es la situación de los trabajadores del Metro, luego que se conociera un caso de Covid-19 que afecta a una funcionaria?

Sobre la situación de los trabajadores del Metro, efectivamente se conoció ayer el caso de una funcionaria administrativa y hoy (miércoles 25 de marzo) se conoció el caso de un supervisor operativo, es decir, alguien que trabaja en las líneas, con trabajadores y con usuarios. Además, tenemos seis casos más  de personal subcontratado que trabaja en un taller. Diría que la situación de los trabajadores del Metro es bien desigual respecto, sobre todo, en la obtención de medidas de protección básicas como mascarillas, alcohol gel y guantes. Es decir, por un lado, un personal contratado de planta que alcanza alrededor de 4700 personas que están asistiendo a trabajar, tienen sus elementos de protección personal básicos asegurados, y se les ha vacunado contra la influenza. Por otro lado, tenemos más de 8000 trabajadores del subcontrato, que no cuentan con la misma rigurosidad en la entrega de elementos de protección personal para enfrentar esta enfermedad del Covid-19. Entonces, lo que demuestra una vez más esta pandemia es que hay una profunda desigualdad en el interior de las empresas públicas, entre trabajadores de planta y trabajadores que pertenecen a empresas cuyos dueños son unos verdaderos especuladores y chupasangre de las empresas públicas.

¿Qué opinión tienes sobre las aglomeraciones en el Metro, debido a las políticas en materia de transporte en estos días de crisis sanitaria?

Creo, primero, que fueron erráticas. Hay decisiones que se han tomado, como reducir el horario de ingreso o reducir la jornada de exploración, producto del toque de queda, abriendo el día lunes  a las 7 de la mañana, sin informar adecuadamente a nuestros usuarios/as, sin complementar con medidas que se debiesen tomar en el resto de la Región Metropolitana como la cuarentena regional o como el ingreso parcelado a los centros  de  trabajo o derechamente la obligatoriedad de los empleadores a otorgar cuarentenas pagadas. Por lo tanto, yo hablaría más bien de una gestión en materia de transporte que ha sido errática de parte del gobierno y de la administración  de Metro. Nosotros lo que hemos pedido ahí, en ese contexto, es un funcionamiento reducido y parcial del servicio. Ahora, ello, por supuesto, debe ir de la mano con un una medida de cuarentena regional, porque no sacamos nada con reducir el horario de exploración del Metro si el resto de los trabajadores de Santiago requieren moverse porque sus empleadores no le van a pagar si no asisten a trabajar. Nosotros creemos que en un contexto de cuarentena regional perfectamente podríamos tener un funcionamiento parcial donde se puedan abrir las estaciones que concentran mayor flujo y también aquellas estaciones que se dirigen a la red sanitaria o a la red protección cívica.

¿Qué rol debiese jugar el Metro como empresa pública en este contexto?

El Metro como empresa pública tiene que discutir cuáles van a ser sus planes de expansión de las nuevas líneas, porque en un contexto de crisis económica, donde el país y en especial la Región Metropolitana, van a requerir generación de empleo. Un debate posible es definir si necesariamente deben ser automatizadas. Nosotros creemos que debiésemos mantener una operación convencional en un contexto de crisis económicas que va a requerir empresas públicas, activas en materia de generación de empleo.

El gobierno ha mostrado gran preocupación por la protección al empresariado en este periodo que puede implicar consecuencias económicas, sin embargo, parece ausente una agenda de protección a los trabajadores. ¿Cómo observas este escenario, desde la dirigencia sindical?

Aquí lo que se está configurando son nuevas condiciones para mantener las tazas de ganancia del empresariado, prueba de ello es la verdadera trilogía de la precarización que son sus tres proyectos de ley: Teletrabajo, suspensión de relación laboral y pacto de media jornada laboral con cargo al fondo de cesantía. Los defensores del modelo están aprovechando la crisis sanitaria para extremar las condiciones laborales, incluso más allá de lo que fue el plan laboral.

Foto: Tomada de CNN