Seria hasta junio de este año. El costo asociado a la implementación será a cargo de las utilidades de las empresas que entregan el suministro.

Equipo ES. Valparaíso. 23/03/2020. Este lunes 23 de marzo los y las diputadas del Partido Comunista (PC) ingresaron una moción parlamentaria que establece la suspensión del cobro de las cuentas del agua y electricidad, hasta junio del 2020. El jefe de la bancada PC, diputado Boris Barrera, detalló que el costo asociado a la implementación será a cargo de las utilidades de las empresas que entregan el suministro.

La finalidad es que los sectores más vulnerables no sufran un impacto económico al llevar a cabo las medidas sanitarias para evitar el contagio del Covid-19, tal como el aislamiento social y el mantenerse en los hogares.

La propuesta establece que al 60% de la población más vulnerable se le suspenda el cobro de las cuentas del agua y la luz, hasta junio del presente año. El costo en la implementación será a cargo de las utilidades de las empresas que entregan el suministro.

Boris Barrera sostuvo que “estamos frente a una situación excepcional y por ello es que se necesitan medidas profundas que ayuden a los sectores más vulnerables. A la preocupación por el estado de salud, no se le puede sumar una preocupación por la situación económica de las familias”.

“Por ello es que resulta necesario apuntar a políticas que permitan proteger económicamente a los sectores de más escasos recursos, quienes producto de la informalidad de su trabajo, no percibirán ingresos o estos se verán mermados de manera relevante a causa de las medidas aislamiento social”, sostuvo el diputado.

El diputado del PC subrayó que las empresas que proveen estos servicios deben hacer los esfuerzos necesarios para contribuir a paliar los efectos económicos inmediatos que provoca la pandemia en la economía nacional. “La actual situación demanda que las personas o grupos que más puedan contribuir a soportar los efectos económicos flexibilicen la exigencia de los créditos  de los cuales son titulares para impedir que las personas menos favorecidas paguen los costos de la crisis económico-social derivada del coronavirus”, detalló.

El proyecto señala que la suspensión del cobro de agua y electricidad se aplicará a quienes pertenezcan al sesenta por ciento de los hogares más vulnerables, según la calificación socioeconómica establecida en el Registro Social de Hogares del Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

El costo asociado a la implementación de la iniciativa se imputará a las utilidades recibidas por las empresas proveedoras de los servicios señalados en el último ejercicio tributario y no generará posteriores obligaciones para los beneficiarios de esta ley.