El doctor Juan Carlos Concha, ex ministro de Salud, cuestionó atraso en medidas del gobierno y ratificó que por el COVID-19 “la situación es crítica”.

Hugo Guzmán. Periodista. 18/03/2020. El doctor Juan Carlos Concha, ex ministro de Salud del gobierno de Salvador Allende, con vasta experiencia en salud pública, asistió en representación del Partido Comunista (PC) a la reunión que organizó el Colegio Médico a inicios de semana con presidentes y dirigentes de colectividades políticas para abordar el escenario del coronavirus presente en Chile. Dijo que ahí “se entregó información muy útil, interesante y necesaria, se explicó mucho de la situación”, pero sostuvo, en entrevista con ElSiglo.cl, que se echa de menos, ante la crisis sanitaria, una especie de Estado Mayor y que en un consejo asesor estén presentes los trabajadores de la Salud.

Abundó: “Para explicarlo de una manera gráfica: atacar una epidemia es una campaña que se parece mucho a una campaña militar. Que debe tener un Estado Mayor, pero lo importante, realmente, no es el Estado Mayor, lo importante es que haya una autoridad que dirija y que se resuelva a llevar a cabo los objetivos de reducir a este adversario que es el coronavirus”. 

En tono crítico apuntó que “eso no está ocurriendo, el gobierno no ha tomado en sus manos totalmente esta campaña, no ha cumplido desde el inicio con lo que tiene que hacer, teniendo las herramientas que tiene en sus manos. Hay medidas atrasadas”.

Específicamente, anotó que “hay peligro de que colapse el sistema de Salud Pública, y existe sobre todo en tres semanas más si no se toman las medidas hoy”, ante el inminente aumento de contagiados por el coronavirus. 

Juan Carlos Concha indicó que “estamos frente a un peligro y una situación crítica real. Estamos en la tercera semana de un ciclo aproximado de ocho semanas. La velocidad de crecimiento de la epidemia, si no se toman las medidas que el gobierno no ha querido tomar enteramente, tendremos en unas tres semanas una situación muy crítica, en que la capacidad hospitalaria no será suficiente para atender a todos los enfermos que requerirán atención médica urgente y especializada”.

Agregó que “estamos ante una situación sumamente compleja, pero es una situación que tiene solución. Esa solución es tomar medidas drásticas, como se hizo en China, Japón, Corea del Sur y en otros lugares, y que permitió acumular menos contagiados y podamos hacer frente a esto con los recursos que se tienen”.

¿El gobierno se atrasó, fue tardío en las medidas drásticas?

Absolutamente. Esas medidas drásticas siempre las tuvo, y las tiene en sus manos el Estado a través del Código Sanitario. Da las atribuciones necesarias a las autoridades, sobre todo al Ministro de Salud que, por lo demás, no ha sido capaz de tomar medidas con urgencia y en tiempo. Hubo que cerrar las fronteras antes, pero bueno, ya se estableció eso, sobre todo con los países fronterizos; cerrar las escuelas, todas, y los centros universitarios; distanciar las entradas de trabajadores a sus empleos, para que el Metro y los buses no estén llenos, en el caso de trabajadores que todavía tenga o puedan ir a trabajar; porque hay trabajadores, o más bien centros de trabajo, comerciales, que deberían cerrar; las personas de tercera edad deben quedarse en sus casas y los niños que no van a la escuela, no es que estén de vacaciones, deben quedarse en la casa; hay que evaluar medidas escala nacional de gran magnitud. Estamos en una situación seria. 

¿La sociedad civil, las municipalidades, las universidades, algunos centros de trabajo, se adelantaron a la prevención y a tomar medidas?

Mire, la información de los riesgos y de las medidas básicas estaban en lo dado por la Organización Mundial de la salud (OMS) desde que esto comenzó. Muchos centros mundiales de salud y universitarios entregaron información objetiva y de proyección de lo que está aconteciendo. Por lo tanto, se sabía que si en Chile en su momento no se tomaban las medidas drásticas, podía pasar lo de Italia o lo de España. Entonces hubo sectores que sí reaccionaron y tomaron medidas. Lo importante ahora es reforzar las medidas drásticas, actuar con oportunidad.

¿Esto ha dejado en evidencia debilidades y falencias del sector de Salud Pública?

Hemos visto, como autoridades y sistema en general, la incompetencia para tomar las medidas oportunamente, estoy hablando desde el inicio de esta crisis. A (Sebastián) Piñera esto le vino bien por la situación en que estaba el país, pero habrá que ver cómo actúa. Se trata también de utilizar esta grave epidemia como instrumento político para mejorar el grado de confianza y la imagen del gobierno. Evidentemente que estamos viendo las fragilidades del sistema de Salud que fue desmantelado por el modelo privatizador, y esto se comprueba en situaciones como una pandemia.

¿Y esto de evitar el pánico, de evitar compras excesivas, acaparamientos?

Mire, es que se dijeron cosas de manera torpe. Una autoridad de Salud dijo que era conveniente el uso de mascarilla en el Metro, y eso va en contra de las orientaciones de la OMS, porque la mascarilla no sirve para nada, es para el que está enfermo, para no contaminar, sirve para el personal de Salud. Eso incita al pánico, a compras absurdas. En estos casos hay que saber orientar y explicar. Por ejemplo, es básico eso de lavarse las manos, de mantener la limpieza, de quedarse en la casa, de evitar estar en aglomeraciones. También se vio que subieron precios, y ante eso el gobierno debe tener las atribuciones y tomar las medidas para evitarlo.