En el pasado Festival de Viña, sin ir más allá, el ganador torneo folclórico fue Argentina con Manuel Pennisi y su tema «Avanza» que fue recibido con aplausos por el «monstruo».

José Luis Córdova

Periodista

16/03/2020. Aunque bajo las dictaduras de Pinochet y Videla, los pueblos de Chile y Argentina estuvimos a un paso de una guerra fratricida, hoy en día tal vez gracias a la mal mentada globalización, las industrias televisivas de ambos países están a partir de un confite y comparten éxitos alternando franquicias extranjeras.

En el pasado Festival de Viña, sin ir más allá, el ganador torneo folclórico fue Argentina con Manuel Pennisi y su tema «Avanza» que fue recibido con aplausos por el «monstruo».

Asimismo, en estos momentos, al menos ocho programas televisivos de ambos lados de la cordillera se hermanan en la pantalla chica. En la estación Telefé se pueden ver los espacios de conversación «Podemos hablar» y «La divina comida» de Chilevisión y los programas de concurso «Quién quiere ser millonario» del Mega y «Pasapalabra» también de CHV. De igual manera hay fieles seguidoras (y seguidores) de la teleserie turca «Elif» de TVN. Que pudo verse a ambos lados de la cordillera durante este verano.

En nuestro país vemos las teleseries argentina «Educando a Nina» («Gemelas» de CHV) y «100 días para enamorarse» del Mega. La primera es una creación del argentino Sebastián Ortega que el año 2018 protagonizó Carla Perterson en el papel que acá interpretara Mané Swett. Recientemente se exhibió un capítulo impactante sobre el caso de un joven trans y la excelente actuación de Teresita Commentz quien revela su condición a sus padres televisivos, los actores Marcelo Alonso y Luz Valdivieso. Una escena desgarradora muy bien lograda en factura nacional.

Martín Cárcamo anima el programa concurso «Bailando por un sueño», licencia del argentino Marcelo Tinelli que se hace presente en nuestro país a través del jurado Aníbal Pachano, un personaje estrafalario que no convence a la teleaudiencia.

«La divina comida» es una franquicia inglesa («Come dine with me»). La versión original y la trasandina incluyen cinco personajes por capítulos, mientras en Chile son solo cuatro invitados y la voz en off de la comediante Jani Dueñas. Abundan los platos con salmón, postres con frutos rojos y la conversación depende de los intereses de los invitados.

«Quién quiere ser millonario» ha tenido también idas y vueltas en Argentina y hoy está en nuestro Mega, acá con Diana Bolocco y allende los Andes, con Santiago del Moro. El show también fue creado en Inglaterra en 1998 y mereció un largometraje de gran éxito mundial con un Oscar a la mejor película extranjera. En su primera versión la animó Don Francisco en Chile. Ahora, estuvo destinada a apoyar a pequeños empresarios representados por algún «famosillo».

En el 2017 se estrenó en Telefé «Podemos hablar» y dos años después debutó en nuestro país con Julián Elfebein en CHV. También se puede ver con el canal del cable Comedy Central con el ex notero de «Caiga quien caiga», Andy Kusnetzoff.

La producción original de la BBC «The alphabet game» («Pasapalabra») fue copiada primero en Argentina en 2001 y se mantuvo en el canal Azul hasta el 2007. En 2016 volvió a El Trece con la conducción del ex modelo Iván de Pineda, A diferencia de la versión chilena -que partió el 2018 con Julián Elfenbein- en el set argentino no hay público presente y la escenografía es bastante distinta. También es posible verlo en España.

Así las cosas, los bienvenidos turistas argentinos en nuestro país en la pasada temporada estival no se perdieron sus programas favoritos y lo mismo pudo ofrecerse a los chilenos que pasaron sus vacaciones al otro lado de la cordillera. Atrás quedaron los prejuicios y aprensiones de dos pueblos hermanos y sus consumidores de espacios televisivos. Las empresas turísticas locales esperaron con los brazos abiertos a los pocos turistas trasandinos, mientras los chilenos quisieron «hacerse el pino» en los mercados bonaerenses.