Queda en claro la complicidad del actual ejército con el ejército que bajo las órdenes de Pinochet horrorizó al mundo entero por la brutalidad y sadismo de sus crímenes.  

Eduardo Contreras

Abogado

15/02/2020. Cuanto sucede en nuestro tiempo al interior de instituciones del Estado tan fundamentales como son las Fuerzas Armadas y Carabineros es de extraordinaria gravedad y debe llamar a reflexionar y opinar a los más diversos sectores políticos del país. Es urgente salir al paso de lo que sucede y aunar fuerzas para poner fin a tan delicada situación. Mañana puede ser demasiado tarde.

Corrupción, ilegalidades, desviación de los fines y propósitos para las que fueron concebidas,  vínculos y dependencia de sectores oligárquicos, complicidad con la política genocida de tiempos de la dictadura de Pinochet, destrucción de evidencias de los crímenes de lesa humanidad en nuestro país. Esto y más, ¿ le parece algo natural, normal, al lector? ¿O habrá llegado por fin la hora de tomar en serio cuanto sucede y buscar soluciones de fondo a tan grave situación? No son cosas del pasado, son del presente.

Fue sólo hace unos días que el juez Mario Carroza procesó y decretó la detención  de tres militares que, amparando a los criminales de la época, de los que en los hechos se hacen cómplices y encubridores, quemaron archivos de la Central Nacional de Informaciones, CNI, la ex DINA  de Pinochet. El gravísimo delito fue cometido en dependencias del Ejército conocidas como “Escuela de Inteligencia del Ejército” y lo fue entre los años 2000 y 2001, época en que las investigaciones judiciales producto de los juicios sobre derechos humanos que llevaban adelante las agrupaciones de familiares con la asesoría de los abogados de DDHH,apuntaban a la búsqueda de datos sobre el destino final de los  detenidos desaparecidos.

El autor principal de este nuevo crimen es el ex general de brigada y director de inteligencia del ejército Eduardo Jara Hallad quien dio la orden de revisar minuciosamente los archivos de la CNI y de quemar todo aquello que resultara comprometedor para la institución. Orden que cumplió la entonces teniente coronel Mercedes del Carmen Rojas Kuschevich, la que, tras revisar elmaterial que evidenciaba las responsabilidades institucionales, decretó que el suboficial Luis Zúñiga Celis y el cabo Osvaldo Ramírez Lazcano llevaran los archivos a la así llamada Escuela de Inteligencia que se encuentra en el pueblo de Nos. Allí fueron incinerados uno a uno  y por supuesto sin levantar las actas respectivas a lo que les obligaban sus propios reglamentos y normas.

De todo esto estuvo debidamente informado el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, Carlos Chacón Guerrero, quien avaló la artera maquinación de ocultamiento de la verdad. Huelga comentar que, además, nuestro “glorioso” (¿) ejército no colaboró en absoluto con la investigación llevada a cabo por el juez Carroza.

Y todo esto en democracia. Y todo esto con pleno conocimiento de las más altas autoridades del ejército. Y todo esto cuando los militares le rejuraban a los tribunales que no tenían información alguna. Es decir, una canallada cobarde y un grave delito que se suma a las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por los uniformados en nuestro país.

Queda en claro la complicidad del actual ejército con el ejército que bajo las órdenes de Pinochet horrorizó al mundo entero por la brutalidad y sadismo de sus crímenes. Queda en claro que no han cambiado.

Suma y sigue. Como denunció el presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chaín, el ejército también tuvo en sus manos los antecedentes del asesinato del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y también los destruyó.

Pero hay más. Porque fue en medio de la indignación provocada por el correcto procesamiento del tribunal por este nuevo delito, cuando se hizo público hace pocos días el Informe de la agencia periodística CIPER que, documentadamente, incluyendo grotescas fotografías del magnate en uniforme, denuncia los cuantiosos pagos que el multimillonario Andrónico Luksic hace desde hace casi una década al ejército chileno a través de las diversas fundaciones del empresario. CIPER, que tuvo acceso a documentos oficiales del ejército, denuncia, entre otros temas, que una veintena de generales, coroneles, mayores y tenientes del ejército chileno han estudiado en carísimas universidades ¡¡por supuesto de los EEUU de Norteamérica!! entre ellas Harvard y Georgetown, financiados con dineros del Grupo Luksic al menos desde el año 2012. Estamos hablando de muchas centenas de miles de dólares.

De los actuales miembros del alto mando del ejército al menos tres han sido parte de los beneficiados. Son los generales Esteban Guarda, German Arias y Christian Romero.

Informa también CIPER que no es lo único que financia Luksic al ejército ; por algo su Grupo está en el top 100 de los más ricos del mundo. Viajes al exterior, hospedaje a oficiales en los hoteles de su propiedad en diversas partes del mundo, vuelos en aviones privados del Grupo Luksic, etc.En compensación, desde el año 2007  don Andrónico es reservista de ¿ “nuestro” o “su” ? ejército como parte de la primera generación del Curso de Aspirantes a Oficiales de Reserva, un invento de  2 próceres no muy prestigiosos como son los ex comandantes en jefe de la institución, Oscar Izurieta y Juan Miguel Fuente – Alba.

Ha sido sugestivamente rápida la carrera militar del super multimillonario que ya, 2 años después, en el 2009 era ascendido de alférez a subteniente. Pero no paró ahí su carrera porque el 2016 fue ascendido a teniente. Es de esperar que no llegue a Comandante en Jefe.

Cada curso universitario, aunque breve, tiene un costo aproximado de entre 50 a 70 mil dólares por cada alumno.Y todos en EEUU, precisamente del país de donde salió la orden para llevar a cabo el peor crimen de nuestra historia como fue el golpe de Estado de septiembre del 73. Allí se forman, o más bien se deforman, estos oficiales.

Sugerimos leer y estudiar el Informe de CIPER y recordamos además que hoy mismo está en curso un proceso judicial que investiga estos ilícitos y está a cargo de la jueza Romy Rutherford.

El mismo Informe se refiere además al hecho comprobado de que fue precisamente desde las oficinas de Luksic donde salió el informe “big data” que alertaba sobre la presencia extranjera en el estallido social chileno de octubre pasado y las sucesivas movilizaciones. Igualmente alude a cómo el Grupo Luksic ha reclutado para integrar directorios de su grupo empresarial a diversos políticos como Rodrigo Hinzpeter, Soledad Alvear, René Cortázar, Nicolás Eyzaguirre, Rodrigo Alvarez, Alberto Arenas entre otros.

Gravísimo lo denunciado que viene a confirmar lo que sucede al interior de una de las principales ramas de las Fuerzas Armadas chilenas. Y todo esto sin hablar por ahora de lo que sucede en Carabineros.

Es tiempo de meditar, de dar a conocer estas realidades, dialogar, pensar en buscar soluciones. Y habrá que hacerlo ahora.