Reciban un saludo del Colegio de Periodistas de Chile, a todas y todos quienes incesantemente han estado en las calles, reporteando e informando.

Nathalie Castillo

Presidenta Nacional Colegio de Periodistas de Chile

13/02/2020. En estos meses de protesta social hemos sido y testigos- y por cierto protagonistas- de la importancia de libertad de expresión, de opinión, y de información; como ejes fundamentales para el desarrollo de una sociedad democrática. Premisa que lamentablemente no se cumple por las trabas de la concentración económica y editorial de los grandes medios de comunicación en nuestro país.

No es fácil entregar una reflexión por el día de la prensa, en contexto dónde estos criterios han sido gravemente vulnerados, no sólo por el estallido social, sino por la consecuencia histórica que el sistema neoliberal y medial chileno han restringido el pluralismo de voces de la ciudadanía coartando su legítimo derecho a expresarse y dar a conocer la diversidad de opiniones y realidades.

No se trata exclusivamente de un diagnóstico de nuestra organización, sino es la síntesis de los cientos de cabildos y reuniones realizadas por el pueblo organizado donde se da cuenta de la necesidad de tener medios de comunicación que visibilicen las reales demandas de los territorios.

En este sentido, el Colegio de Periodistas de Chile ha sido claro: hemos enfatizado por años en la necesidad de promover el derecho humano a la comunicación, entendiendo que esta demanda no es exclusiva de las y los periodistas, comunicadoras y comunicadores; sino, es un derecho colectivo que debe garantizar la participación de la sociedad en su conjunto y, por tanto, la representatividad de todos los sectores sociales en los medios de comunicación.

Es por ello que nuestro llamado con miras a este proceso constituyente -impulsado por el pueblo de Chile en las calles desde la protesta social de octubre- de la cual hemos sido parte activa, es promover una Nueva Constitución redactada por una asamblea constituyente soberana que consagre el derecho a la comunicación como elemento fundamental para establecer un nuevo pacto social y la forma correcta de construir una democracia.

Desde el Colegio de Periodistas, interpelamos a los medios de comunicación a proveer a la sociedad chilena de los espacios necesarios para el debate en el que todos los sectores sociales estén presentes, por lo que demandamos al Consejo Nacional de Televisión y a quienes toman las decisiones revertir su lineamiento sobre la participación de las organizaciones de base en la franja por el plebiscito del 26 de abril por una nueva Constitución, es un derecho inherente al movimiento social que no puede quedar ajeno. No nos parece la alternativa de que sea la voluntad de los partidos políticos que determinen nuestra legítima participación.

En medio de este escenario, complejo, no dejamos pasar las indignantes violaciones sistemáticas a los derechos humanos de la que cientos de chilenas y chilenos han sido víctimas. Violaciones también que han afectado a nuestras y nuestros compañeros de la prensa, comunicadoras y comunicadores sociales. Hechos que el Colegio de Periodistas ha denunciado en instancias nacionales e internacionales.  Frente a la vulneración de derechos somos implacables, por ello exigimos verdad, justicia y reparación a las víctimas de la represión del Estado y de este gobierno que no solo ha amedrentado, reprimido o detenido sino también han acosado sexualmente y mutilado a trabajadores y trabajadoras de las comunicaciones.

Sin duda, han sido claves los testimonios y registros de prensa independiente, comunitaria y de la ciudadanía en revelar estos graves hechos cometidos por el Estado durante estos meses y nos sentimos con el deber de respetar ese trabajo  y aporte que ha contribuido a  visibilizar la situación actual de nuestro país.

Es el día de la prensa chilena, y estamos viviendo uno de los peores momentos respecto de la situación laboral en el sector de las comunicaciones. Precarización en todos los sentidos, contratos frágiles, despidos masivos en las cadenas informativas y también del Estado, desempleo, pensiones deplorables para quienes dieron su vida por la profesión. Es el momento de impulsar una nueva Constitución y también una ley de medios que ponga fin a esta realidad; y por cierto, es necesario activar nuestras voluntades para cambiar este sistema neoliberal que reveló la injusticia social y que dio pie a millones para decir que Chile despertó, somos parte de ese pueblo que las exige demandas de justicia social.

Reciban un saludo del Colegio de Periodistas de Chile, a todas y todos quienes incesantemente han estado en las calles, reporteando, informando, cumpliendo el rol social y ético del periodismo; y con más fraternidad a quienes han sufrido la represión en el ejercicio de nuestra profesión.

Hemos asumimos la convicción y el compromiso de trabajar y velar para que los medios de comunicación generen información plural, veraz, no sexista y oportuna, sin criminalizar el movimiento social, y así garantizar el acceso a información relevante para la ciudadanía respetando su diversidad y su legítimo derecho a la comunicación.