Contraloría emitió informe con 596 observaciones por mal manejo financiero. Siguen sumando querellas por golpizas. Más de 650 funcionarios renunciaron a la institución.

Equipo ES. 10/02/2020. Carabineros está en medio de una profunda crisis que pareciera no tener salida. La institución que por años fue de las mejores evaluadas del país ya no tiene espaldas para seguir soportando irregularidades. Al millonario desfalco denominado “PacoGate” (28 mil millones de pesos), tras el estallido social, se sumó, las innumerables violaciones a los derechos humanos, donde hay en investigación casos por torturas, agresiones sexuales, atropellos, muertes y golpizas, y un informe de Contraloría donde detectaron un control inadecuado de las finanzas.

Son 596 observaciones que contiene el informe firmado por el contralor general de la república, Jorge Bermúdez, que se realizaron en 47 fiscalizaciones entre 2017 y 2019, donde se revisaron las zonas regionales de Carabineros, es decir, las direcciones de cada jefatura del país, sus cuentas corrientes, gastos e ingresos, y los departamentos de Remuneraciones y Personal de la institución.

El documento oficial apuntó que se detectaron falencias en el manejo de los recursos destinados a materias operacionales, que se transfieren desde cuentas presupuestarias a cuentas corrientes internas de la institución. “Se determinó que la totalidad de las zonas regionales de Carabineros de Chile administraron en sus respectivas cuentas corrientes internas fondos ajenos a la naturaleza de ésta, los que durante el periodo auditado ascendieron, a lo menos, a $ 15.349.259.691, equivalentes al 52,9% del total de recursos manejados en sus cuentas bancarias internas”.

Un manejo que a ojos de la Contraloría no es óptimo, ya que explicó que “implica el riesgo para dicha entidad, de verse enfrentada a la probabilidad de ocurrencia de eventuales desvíos de fondos a fiscales”.

Las faltas según expuso la investigación tienen que ver con pagos que no corresponderían por zona y otros no están debidamente revisados. “A 34 funcionarios pertenecientes a la dotación de la Zona Regional de Carabineros de Valparaíso se les pagó la asignación zona, por un monto total de $ 73.483.011, sin que a estos les asista el derecho a percibirla, toda vez que viven en comunas de la Región de Valparaíso que no otorgan el derecho a tal estipendio”, indicó el informe.

Y agregó que “en las Zonas Regionales de Carabineros de Tarapacá, Atacama, Biobío, La Araucanía y Los Ríos no existen mecanismos de control, referidos a las instancias de revisión, aprobación y supervisión que permitan cautelar la entrega de viáticos al personal, toda vez que se advirtieron rendiciones de viáticos sin las visaciones correspondientes, errores en el cálculo de estos, planillas sin firma del funcionario que efectuó la comisión de servicio. Funcionarios con asignación de viáticos en días ausentes de su jornada y falta de documentación que acredite su realización, entre otros”.

También se encontraron pagos de viáticos duplicados, es decir, que se les costeó más de una vez por el mismo motivo. Ese tipo de operaciones acumularían un gasto de más de mil millones de pesos. Asimismo, se registraron montos dirigidos a funcionarios en fechas cuando estos estaban ausentes.

“Se advirtió que funcionarios percibieron el pago de viático por cometidos realizados, aun cuando a la fecha de este, según los registros, se encontraban ausentes de sus funciones, ya sea por permisos, feriado legal o licencias médicas, cifra que alcanza la suma de $ 42.489.470”, sostuvo la Contraloría.

Ante el lapidario informe la institución uniformada emitió un comunicado donde señaló que se crearon departamentos nuevos para mejorar la gestión financiera, se implementaron más controles en cuanto a las remuneraciones y que dispondrán de investigaciones administrativas.

Las golpizas

El desorden financiero de los uniformados se supo justo en medio de las incontables acusaciones y presentación de querellas por agresiones en contra de manifestantes a nivel nacional. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) aseguró que hasta la fecha van 717 los casos de golpizas a los largo del país.

Asimismo, el organismo informó que entre el 17 de octubre de 2019 y el 31 de enero de 2020 interpusieron 139 querellas por este tipo de hechos. Donde hay 54 casos de golpizas por parte de Carabineros hacia manifestantes en la región de Valparaíso.

“Hay que entender que un estado democrático de derecho Carabineros no puede golpear a las personas, ni al momento de su detención, ni con posterioridad”, sostuvo Rodrigo Bustos, jefe jurídico del INDH.

Y añadió que “las comunas de Santiago y Puente Alto son donde más se han repetido este tipo de prácticas por parte de agentes del Estado y fundamentalmente y mayoritariamente Carabineros de Chile. Son casos donde el INDH ha presentado acciones judiciales y buscamos que se esclarezcan los hechos y que haya justicia”.

En tanto en la región de Valparaíso las comunas donde se han registrado un mayor número de casos son, Viña del Mar con 18 denuncias de apremios ilegítimos, seguido por Quilpué con 16 y Valparaíso con 8.

Carabineros en fuga

Otro de los datos que asomaron por esto días y que preocupan a la policía uniformada tiene que ver con las renuncias de sus funcionaros. Solo en 2019 más de 650 carabineros renunciaron a su labor de manera voluntaria. La cifra anotó mayor movimiento desde octubre hasta diciembre, donde 150 personas dejaron el uniforme. El registro equivaldría a un aumento del 23,7% en comparación al mismo trimestre del 2018.

Las regiones con mayores renuncias a nivel nacional las concentran la Metropolitana, Valparaíso y el Maule.

Durante el mes de enero, casi 30 funcionarios renunciaron a la institución.