Habló de posible reelección de Trump y vínculos con EU. Se refirió a la gira de Pompeo por zonas de la región.

Granma. 24/01/2020. “Tengan por seguro que nosotros ni nos vamos a rendir, ni nos vamos a dejar mancillar, ni nos vamos a arrodillar. Al precio que sea necesario. Tenemos la fortaleza, tenemos el apoyo de la población. Es un pueblo que ya está curtido en estos embates”, expresó el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la noche de este jueves, a la prensa nacional y extranjera que ha estado acompañando la visita gubernamental a la provincia de Sancti Spíritus.

En un momento del recorrido nocturno que el Jefe de Estado hizo por la ciudad, el grupo de reporteros lo abordó en la Terminal de Ómnibus Nacionales, inaugurada en febrero del 2019 y hasta donde el mandatario había llegado para ver el moderno recinto e intercambiar con quienes a esa hora formaban parte de la lista de espera con vistas a un pasaje.

Ante una pregunta de la CNN sobre la posibilidad de la reelección de Donald Trump, Díaz-Canel reiteró que “Cuba está preparada. Para nosotros estas situaciones no son nuevas. Cuba está preparada para enfrentar momentos difíciles, con reelección o sin reelección”.

Tenemos toda una estrategia, afirmó el mandatario, “nosotros siempre tenemos respuestas en nuestra historia, tenemos todo un legado, ante situaciones como esta, de resistencia, de lucha y siempre hemos sido capaces, con esa resistencia y esa lucha, de encontrar salidas y respuestas emancipadoras”.

Seguimos insistiendo, reiteró luego, que estamos abiertos al diálogo con los Estados Unidos, que podemos tener una relación civilizada, como expresó el General de Ejército Raúl Castro Ruz. “Pero tiene que ser sobre la base de iguales, nos tienen que tratar como iguales, tienen que respetar nuestra soberanía, tienen que respetar nuestra autodeterminación”, aseveró Díaz-Canel Bermúdez.

Al hacer una valoración sobre el estado actual de las relaciones entre ambos países, el Jefe de Estado consideró que la manera en la que se ha comportado Trump hacia Cuba no tiene que ver solo con un momento electoral.

Se están dando tres situaciones fundamentales, apuntó. Una es la electoral, porque indudablemente está tratando de ganar el apoyo de la comunidad cubana más reaccionaria de Miami, que nosotros clasificamos como la mafia cubano-americana.

A nuestro modo de ver, reflexionó, “está en un error de apreciación, porque la comunidad en Miami votó mejor a Obama, que tenía otra posición hacia Cuba, que por el propio Trump. Sin embargo, él está insistiendo constantemente en ganar el apoyo de esa comunidad, que es responder realmente a los intereses de una pequeña minoría de las personas que están involucradas en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos”.

Como segundo elemento, el Presidente cubano se refirió a que “una parte importante de la política de los Estados Unidos ha fracasado en América Latina. Ellos han hecho intentos por derrocar varios gobiernos de corte progresista y realmente ha pasado lo contrario”.

La propia Revolución Bolivariana se ha mantenido en pie, cuando ellos daban por hecho que en estos momentos no existiría. Por otra parte, empiezan a manifestarse un grupo de protestas populares en los países donde el neoliberalismo ha llevado a los pueblos a una situación muy compleja, comentó Díaz-Canel.

“Ante el descalabro de la política de Estados Unidos hacia América Latina, han tratado de buscar pretextos y uno de ellos -que es muy injusto, manipulador y mentiroso- es decir que Cuba es la causante, y entonces nos incluyen en un eje del mal que ellos consideran que somos Venezuela, Cuba y Nicaragua”.

Y como tercer elemento, concluyó el mandatario, “está la manera de pensar de Trump, que es su política hacia Cuba, una parte de la política que lamentablemente Estados Unidos ha llevado en todos estos años”.

Ustedes han visto, dijo el Jefe de Estado a los periodistas, la manera ridícula con la cual Estados Unidos casi todas las semanas aplica una sanción contra Cuba y después utiliza un lenguaje manipulador, diciendo que es para ayudar al pueblo cubano.

“¿A quién ayudan? ¿Estas medidas ayudan al pueblo cubano? ¿Estas medidas ayudan a la familia cubana que vive en los Estados Unidos? ¿Estas medidas ayudan al pueblo norteamericano? Van en contra de todo eso”, manifestó.

Nosotros seguimos con serenidad, en medio de situaciones complejas, aseguró. “Nos han tratado de cortar los suministros de combustible. Hoy el país está funcionando con un déficit de combustible, pero ustedes han visto aquí mismo, en una provincia del centro del país, que la vida continúa, que la gente mantiene su compromiso, mantiene la vitalidad en todas sus aspiraciones y también en su cotidianidad. Esa es la manera, así somos los cubanos”.

En un diálogo cercano y afable con la prensa, que aterrizó luego en las particularidades de esta segunda visita gubernamental a la provincia de Sancti Spíritus, el Presidente de la República confirmó que había encontrado mucha creatividad entre los espirituanos.

Calificó de admirable la respuesta que ha dado la gente en todos los lugares que visitó este jueves. “Recuerden que nosotros hicimos un llamado al pueblo hace unos meses, cuando vaticinamos que íbamos a entrar en una situación compleja. Le explicamos qué podíamos esperar, las cosas en que íbamos a tener carencias, la manera en que queríamos trabajar y los convocamos también a apoyar”.

Ahora estamos en medio de un proceso de discusión, sobre todo en los colectivos de trabajadores, de los aspectos que tienen que ver con el Plan de la Economía. Lo que hemos pedido, agregó el mandatario, es que aporten con ideas qué cosas se pueden hacer.

“Ese es el espíritu que hemos encontrado en Sancti Spíritus. Primero, hemos visto empresas estatales que son eficientes, dirigidas por gente muy joven, preparadas en la Revolución, con compromiso político, pero también con conocimiento de la gestión empresarial, con ideas renovadoras e innovadoras, buscando encadenamientos”.

Eso a uno le da mucha confianza en lo que podemos lograr, precisó, independientemente de las cosas que tenemos que resolver todavía en materia de burocracia, de trabas en procesos que se nos complejizan.

Díaz-Canel habló admirado también del intercambio con la Universidad del territorio, muy similar en intensidad al que sostuviera aquí once meses atrás. Han propuesto una cantidad de soluciones, subrayó, que parten de sus experiencias, de su creatividad, e incluso están proponiendo más cosas.

“Hemos encontrado apoyo, hemos encontrado un pueblo amable, que nos ha recibido en las calles, sin ningún tipo de rencillas, sin ningún tipo de situación desagradable”.

Aquí estamos en una Terminal de Ómnibus, comentó Díaz-Canel, ahí está la gente en una lista de espera, que padecen las complicaciones que tenemos con el bloqueo, con el combustible, con el transporte, que aspiran poder salir a una determinada hora, en la medida en que se pueda.

“Pasamos entre ellos, los saludamos y fueron amables. Yo creo que eso tiene que ver mucho con la práctica de gobierno que se lleva en el país, de visitar constantemente los territorios, de empaparnos de los problemas, de buscar soluciones junto con la gente y explicar muy claro lo que no tiene solución, porque hay problemas acumulados y hay problemas que no estamos en condiciones de resolver”.

De esas dificultades que sí tienen solución, cuando la voluntad se impone, conoció el mandatario durante su recorrido nocturno que incluyó el Polideportivo Yayabo, instalación devastada por el huracán Irma y que hoy luce los aires de una restauración total. En la agenda también estuvo la visita al Museo Colonial, una casona perteneciente a la familia Valle-Iznaga, donde la belleza y la memoria parecen haber detenido el tiempo.

Diseñando una economía de equilibrios

Una reportera de la agencia EFE, al abordar al Presidente cubano, le comentó sobre cómo él ha insistido en “destrabar la economía”, algo que es “muy importante para su país”. Al afirmar que se ha solicitado ayuda a la Universidad, el mandatario añadió:

“A la universidad, y le hemos pedido al pueblo, y también a los colectivos de trabajadores”. Seguidamente recordó la indicación dada a todos los ministros del Gobierno en la Isla, de “trabajar en un ejercicio de pensamiento colectivo, y tratar de tener un banco de situaciones en las cuales hay trabas, en las cuales puede haber burocracia, en las cuales hay decisiones que tenemos que actualizar, para entonces, con ese banco de problemas, poder empezar a buscar los caminos, desde la gestión del Gobierno, con los cuales podemos ir eliminando, destrabando, ir soltando esas amarras”.

“Yo creo -afirmó- que hay una disposición y una comprensión de lo que queremos hacer, pero no nos hemos quedado solo en el ámbito del Gobierno, sino que también se lo hemos pedido a los colectivos de trabajadores, y se lo hemos pedido también a la población”.

El Presidente dijo estar haciendo hincapié, especialmente con los miembros del Gobierno que están participando en los recorridos, en que todos soliciten a los ciudadanos la explicación de los asuntos que más les inquietan, y que todo el que pueda hacer una propuesta la haga en aras de que sea tenida en cuenta.

En respuesta a la reportera de la agencia EFE, el Presidente cubano abordó temas económicos en los cuales el país está trabajando: habló de una matriz de relaciones entre diferentes procesos, cuyas soluciones no llegan ni de un solo golpe ni con una sola decisión: “hay que analizarlas (las decisiones), porque la decisión que tomes en un ámbito afecta al otro”.

El mandatario subrayó que para esa toma de decisiones se está buscando mucho apoyo en los economistas; y recordó que hace más o menos un mes se reunió con la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), para “dar continuidad a la participación que tuve en el Congreso de ellos”.

“Ahora bien, reconoció, hay algunos economistas que cuando hablan de destrabar y cuando hablan de desatar las fuerzas productivas en el país solo piensan en el sector privado, y esas cosas nosotros las tenemos conceptualizadas” (…)

“Nosotros reconocemos como el principal actor económico en nuestra sociedad al sector empresarial estatal -dijo Díaz-Canel Bermúdez-, y como un complemento de esa economía estatal, al sector privado. O sea, no estamos negando al sector privado, pero es un complemento de la economía estatal, y realmente en lo que hemos ido implementando le hemos dado más libertad al sector privado que al estatal”.

En opinión del mandatario lo que se quiere es, “sin frenar al sector privado, también ir desatando lo que es del sector estatal, y encontrar los adecuados dimensionamientos que tiene que tener el Estado, y que tienen que tener lo privado y lo cooperativo”.

De igual modo se trata, definió, de lograr adecuadas relaciones entre el Estado y el sector privado.

“Creo que todos los actores económicos en Cuba hoy son importantes”, destacó el Presidente, quien no pasó por alto que “hay muchas cosas que se están ordenando” y en lo que se va avanzando a pesar de la complejidad de los procesos.

Es una complejidad que se explica en parte “por la cantidad de cosas que se acumularon”: el país tiene por delante la unificación monetaria y cambiaria, algo que ayudará “a estabilizar un poco las condiciones, y a partir de ahí se podrán hacer muchas más cosas, pero hay muchas ideas, hay varios grupos de trabajo con académicos, con economistas, con personas que están involucradas en los procesos fundamentales, trabajando y haciendo propuestas”.

Si uno ve la lista de políticas que se han aprobado, de las políticas que se han implementado, expresó el Presidente, podrá reparar en que “el país ha cambiado mucho en diez años, en los últimos quince años, y seguirá cambiando, y seguirá cambiando para bien”.

“Hemos estudiado también las experiencias de China y Vietnam”, comentó Díaz-Canel, quien pidió no olvidar que “ni China ha estado bloqueada, ni Vietnam ha estado bloqueado como lo ha estado Cuba durante más de 60 años, y no bloqueada por cualquiera: bloqueada por el gobierno de los Estados Unidos, bloqueada por la principal potencia del mundo, y no es un bloqueo de retórica, es un bloqueo de acción, de verdad”.

“A nadie, a ningún país del mundo le han aplicado las cosas que nos han aplicado a nosotros. ¿No es un descaro que una potencia tan grande como los Estados Unidos, tan llena de recursos, esté prohibiendo que a una pequeña isla le llegue el combustible? ¿Eso es un concepto humanista en las relaciones políticas, en las relaciones internacionales, en las relaciones entre países? ¿O es una posición de prepotencia, de agravio, de imposición?”

“Nosotros siempre lo hemos dicho, bueno lo ratifiqué ahorita: tenemos diferencias ideológicas que yo creo que las vamos a tener siempre, pero podemos tener una convivencia civilizada, lo que pasa es que tiene que ser sobre la base del respeto”.

Las falsedades del imperio y el despertar de los pueblos

A nombre de Telesur una colega preguntó al Presidente cubano sobre el Caribe, a propósito de que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, hiciera un recorrido por la región y declarara que Cuba era un factor de desestabilización en la zona.

“Ya Pompeo no tiene más calificativos que dar sobre nosotros. Yo creo que ha sido una gira, en primer lugar, para dividir al Caribe”, declaró el dignatario, quien además denunció que la gira buscaba “un apoyo a las posiciones de la política de los Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe, con la obsesión marcada de derrocar la Revolución Bolivariana en Venezuela, seguir buscando que la gente no reconozcan a la Revolución Cubana, que la gente condene a la Revolución, y todo dicho desde una posición muy manipuladora y muy mentirosa”.

El Jefe de Estado recordó que Pompeo, después de la gira del Caribe, “dio una conferencia de prensa para medios en La Florida, y ahí volvió a decir descaradamente que todo lo que estaban haciendo era para aliviar los problemas del pueblo cubano, para ayudar al pueblo cubano, y yo sigo preguntando: ¿las medidas que ha aplicado Estados Unidos, empezando por el bloqueo, a quién ayudan? Ni ayudan a los cubanos, ni ayudan a la comunidad cubana en el exterior, ni ayudan al pueblo norteamericano” (…).

“Entonces eso es una falsedad, y yo creo que ese ha sido el objetivo de su trasnochada gira; es un poco más de la misma retórica elevada con que han estado hablando en estos tiempos con relación a Venezuela, a Cuba, a Nicaragua.

Les preocupan mucho las cosas que están pasando en América Latina y el despertar que están teniendo núcleos poblacionales importantes en el área latinoamericana y caribeña”, dejó explícito el Presidente Díaz-Canel en una noche de reafirmaciones y de encuentros con un pueblo al que calificó de culto, decente y comprometido.

Foto: Estudios Revolución