Hugo Gutiérrez habla en entrevista con ElSiglo.cl sobre la opción de que el TC lo destituya como diputado por acusación de la derecha.

Equipo ES. 23/01/2020. ¿Cómo anda de estado de ánimo?

Muy bien. Cuando uno lucha contra la injusticia y persecución política artera, aparecen o brotan nuevas energías que parecieran que estaban reservadas.

¿Siente temor por lo que decida el Tribunal Constitucional (TC) y que lo destituyan como diputado?

¡Para nada! Personalmente me correspondió sufrir la dictadura y luchar como abogado por los derechos humanos, lucha que me enseñó a no temerle a las acciones de la derecha chilena. Entiendo, además, que el cargo que hoy me corresponde ejercer es un mandato del pueblo, es la expresión de la voluntad popular y por tanto solo me debo a quienes me eligieron. No temo perder un cargo por mi actuar en defensa de convicciones democráticas. Los y las comunistas no estamos en política por los cargos, sino por lo que podemos aportar desde ahí, pero siempre actuando en consecuencia con nuestro pueblo.

Antes también se buscó que el TC destituyera a toda la bancada del Partido Comunista. En su opinión, ¿en qué anda la derecha con esos intentos?

Esta rebelión y movilización social ha servido para muchas cosas y entre ellas que los actores políticos muestren sus verdaderas intenciones. La derecha nuevamente busca perseguir a los y las comunistas y defender como sea sus intereses económicos y privilegios que por décadas han gozado. La misma derecha que defiende las colusiones, las especulaciones, las pensiones miserables, los cuoteos familiares en puestos de gobierno, la adjudicación de fondos a parientes, la represión a miles y miles de chilenos y chilenas. Esa derecha es hoy la que busca, vía un tribunal cuoteado políticamente, destituirme, aun pasando por sobre la voluntad popular.

Se instaló en la opinión pública que su caso es por un Twitter con un dibujo de un niño apuntando al Presidente Sebastián Piñera. En los casos de Piñera, Mario Rozas (jefe de Carabineros), Gonzalo Blumel (Ministro del Interior), se trata de denuncias o cuestionamientos por casi 400 lesionados oculares, unos 3 mil heridos, miles detenidos, gente torturada, cuatro informes de organismos nacionales e internacionales que reportaron que en Chile hubo masiva violación a los derechos humanos. Ellos no están acusados en el TC y no peligran de perder sus cargos. Usted sí. ¿No hay una desproporción?

En primer término, es preciso señalar que el requerimiento no se funda en el dibujo difundido por Twitter sino que en una causal constitucional, fundada en cuatro hechos, a saber: Amenaza pública a un oficial de Carabineros; quema subversiva a un cuartel militar; instar a las tomas del Metro de Santiago; incitar a la alteración del orden público por intermedio de Twitter. ¡Imagínese! Lo claro es que ningún hecho que sustenta el requerimiento dice relación con el dibujo de Twitter. Adicionalmente es importante señalar que entre los hechos que se me acusan, dos de ellos ya fueron juzgados anteriormente por el Tribunal Constitucional y declarados inadmisibles. En cuanto a Piñera y sus ministros, ellos son responsables de las graves violaciones a los derechos humanos de los últimos meses. La derecha que busca destituirme y que persigue a los y las comunistas, es la que defiende a los explotadores que día a día le meten la mano al bolsillo a nuestro pueblo, que no permiten ganar un sueldo justo ni tener tiempo para compartir con la familia, representan a aquellos que solo buscan cómo generar más riqueza para ellos mismos a costa de cualquier persona y familia, esos intereses están bien defendidos por quienes hoy buscan destituirme en complicidad con el TC.

¿Qué hará estas semanas si no va a defenderse del TC?

Reitero mi decisión de no conferirle legitimidad a este tribunal político y se analizará en su momento las medidas a seguir. Por último, quisiese señalarle a todos y todas las compañeras de nuestro partido y a todos y todas, y a aquellos y aquellas que luchan por un país más justo, por una sociedad más digna y solidaria, que nuestra lucha es justa y estamos en la vereda correcta de la historia, aquella que esta con las causas de la gente, del pueblo y en busca de una sociedad mejor. Yo no claudicaré en la defensa de nuestro pueblo.