Todo indica que habrá un hilo conductor entre 2019 y 2020. Las diversas y magníficas manifestaciones sociales y ciudadanas de este año, tienden a prolongarse en el próximo.

El Siglo

30/12/2019.Todo indica que habrá un hilo conductor entre 2019 y 2020. Las enormes, diversas y magníficas manifestaciones sociales y ciudadanas de este año, tienden a repetirse y prolongarseen el próximo.

Las principales demandas sociales, laborales, económicas y de derechos humanos están instaladas en la gran mayoría del pueblo y no ceden.

Aquello significa la disposición de amplios y diversos sectores de la sociedad a seguir protestando y movilizándose en 2020 como se hizo en 2019. Diversidad de organizaciones se están preparando para eso, a lo que se suman las acciones espontáneas y de la base social.

En gran medida, el estado de ánimo, disposición de protesta y malestar que prevalece, tiene que ver con medidas insuficientes, acotadas y de bajísimo impacto que implementó el gobierno y que, como se dijo, no apuntan a resolver problemas cruciales en materias como pensiones, salarios, empleo, vivienda, educación, salud y derechos humanos.

Ahí radica la posible explosividad social que volvería a reproducirse en 2020. La gente insiste en que mejoren realmente sus condiciones de vida, se terminen abusos y se pueda tener una vida digna. Si eso no comienza a ocurrir, la movilización seguirá. Porque además, el pueblo ahora tiene más claro que sacando la voz y protestando, se puede conseguir la concreción de derechos.

En ese cuadro, la necesaria participación en el plebiscito del 26 de abril para Aprobar una nueva Constitución y en las elecciones en octubre de concejales, alcaldes y gobernadores y de miembros del órgano que redactará la nueva Carta Magna, el despliegue femenino y ciudadano el 8 de marzo y de los trabajadores y el pueblo el 1 de mayo, la conmemoración de los 50 años del triunfo de la Unidad Popular, y otros hitos democráticos y de las batalles sociales, colocan a toda la ciudadanía en la primera línea para participar, incidir y decidir.

2020 asoma como un año agitado, de movilizaciones masivas y nacionales, y de momentos decisivos para logros progresistas, democráticos y transformadores.