En su informe el organismo mostró preocupación por las altas cifras de denuncias por violaciones a los derechos humanos. Dijo que la policía hacia uso excesivo de la fuerza.

Santiago. 07/12/2019. A los decidores informes de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch se sumó este viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En el documento el organismo expresó una “grave preocupación por el elevado número de denuncias de graves violaciones a los derechos humanos registrados por distintos organismos internacionales así como por los propios órganos del Estado”.

Asimismo, manifestó preocupación por “las características de dichas vulneraciones, que apuntarían hacia la existencia de conductas repetitivas de violencia en contra de manifestantes en el contexto de las recientes protestas sociales”. Y arrojó una “extrema preocupación por el elevado número de personas que han sufrido traumas oculares en el contexto de las protestas sociales como consecuencia del impacto de perdigones o bombas lacrimógenas utilizados en la dispersión de protestas por Carabineros de Chile”.

La CIDH se mostró también en alerta por “la información recibida que señala torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes en el contexto de las detenciones. A este respecto, la Comisión expresa su alarma por la información publicada por las instituciones nacionales de derechos humanos que señala prácticas por parte de Carabineros a detenidos en las que se harían simulacros de ejecuciones, grave maltrato físico y verbal, golpizas, hacinamiento en lugares sin ventilación y vejaciones injustas a niños, niñas y adolescente, entre otros”.

Y encendió la alarma por “el elevado número de denuncias de abuso sexual en el contexto de las detenciones. Conforme la información recibida, se habrían llevado a cabo violaciones y abusos sexuales a personas detenidas, desnudamientos forzados, sentadillas, amenazas de violación y otras formas de maltrato sexual. Se recibió información sobre abusos sexuales y tocamientos a niños, niñas y adolescentes. Según esta información, en algunos casos se habría golpeado reiteradamente en la zona genital con un bastón de servicio de Carabineros a niños, niñas y adolescentes, además de ser posteriormente obligados a desnudarse en la comisaría”.

Asimismo, la CIDH conoció el caso de un estudiante homosexual, quien habría sido abusado sexualmente en el contexto de su detención por parte de Carabineros, además de insultado y denigrado con motivo de su orientación sexual.

Es por ello que la organización llamó a las autoridades para que ordenen “el cese inmediato del uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del Estado. Al respecto, la CIDH recuerda que la actuación de Carabineros de Chile en el mantenimiento del orden público debe estar en estricto apego a los estándares internacionales de derechos humanos que rigen el uso de la fuerza bajo los principios de excepcionalidad, proporcionalidad y absoluta necesidad”

Tras la publicación de estas anotaciones el gobierno a través del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos valoró el informe, también lamentó las graves faltas que se cometieron y aseguró que están tomando las medidas necesarias.

“El Gobierno comparte la preocupación de la CIDH respecto de las denuncias de violaciones de derechos humanos señalados por distintos organismos internacionales y nacionales, así como sobre casos de uso excesivo y desproporcionado de la fuerza. Y en relación con aquellas, el Gobierno reitera que se trata de situaciones que lamentamos profundamente, pues nuestro compromiso ha sido y es que las fuerzas de orden y seguridad realicen el mandato constitucional que les ha sido encomendado para resguardar la seguridad y el orden público, respetando siempre los derechos humanos de todas las personas. Producto de este compromiso es que el Gobierno ha tomado acciones correctivas, preventivas y de resguardo de aquellos derechos, con anterioridad al estallido social y también con particular preocupación en estas últimas semanas de movilizaciones sociales”, indicó.

Desde la oposición, distintos parlamentarios reaccionaron frente a las conclusiones entregadas por la CIDH.