Entrevista a los integrantes del grupo, cuyas canciones están viralizadas. “La música chilena está empezando a tocar temas sociales masivamente”. “Canciones que estaban saliendo no representaban la rabia, el descontento y la esperanza”.

Amanda López. Periodista. 29/11/2019. En estos días de protesta se viralizan muchas canciones de protesta, entre ellos el video “Atentamente, Los Chilenos”, un tema de Fletcher, una banda musical que se formó recién este año con cuatro jóvenes, con enorme éxito en redes sociales y que tiene como peculiaridad que ninguno de sus integrantes estudió música. Nos encontramos con ellos en su sello FaqMusic en Providencia.

“Somos una banda” dice David Vásquez al iniciarse la entrevista: “Es importante para nosotros subrayar eso, porque muchos piensan que soy solista. Primero empezamos Bastián y yo…”

Bastián: “Nos conocimos en el patio de la Facultad de Comunicaciones de la UDP (Universidad Diego Portales), donde estudiamos periodismo con David, después se sumó Juan Pablo”.

David: “…Y en enero este año 2019 formamos la banda y grabamos nuestra primera canción ‘Ella’, y empezamos a trabajar con el sello FaqMusic. Antes habíamos grabado la canción ‘Qué quieres escuchar’, pero solo los tres”.

Juan Pablo: “Pero era el típico material que piden, por ejemplo, los locales, una carta de presentación. Estuvimos un año tocando, presentándonos, tomando un poco el ritmo de lo que era la música. Después cuando firmamos con el sello, ingresó Felipe y todo rodó de manera más profesional.”

El nombre Flecher

David: “La canción ‘Qué quieres escuchar’ igual fue importante, porque define el nombre de la banda. La canción habla de cómo la música extranjera influye en la sociedad chilena, y por eso sarcásticamente nos llamamos inicialmente Fletcher, como lo más extranjero y gringo del mundo. Después nunca nos pusimos de acuerdo en otro nombre, así que decidimos quedarnos como Fletcher. El inicio ha sido súper difícil, sobre todo ahora para los que se presentan como banda. Si te fijas, la mayoría de los músicos que les va bien, son solistas…desde el Reggaeton, el Trap, el Rap…hasta conceptos que antes estaba asociados con bandas como el Pop y Rock Pop, son todos solistas. Es más fácil llegar con un MP3 y decir ‘póngame la pista  y rapeo’”.

Bastián: “El puro hecho de tocar con varios instrumentos hace caro el traslado”.

David: “Firmamos con el sello FaqMusic en enero. Antes nos habían escuchado, y les gustó el concepto de la banda y los textos, pero todavía tocábamos más o menos mal, así que nos mandaron a tocar más para después ver qué onda.

Juan Pablo: “Éramos muy amateurs todavía”.

David: “Después nos fue bien en un concurso de bandas ‘Desbándate’ que hace La Cuarta. Ganamos otro concurso donde el premio era la grabación de un single, y ahí el sello nos quiso firmar”.

Estudiar música…imposible

Ninguno de los cuatro integrantes de la banda estudió música: dos estudian periodismo, uno es contador auditor y otro profesor en una escuela técnica.

David: “Cuando salí del colegio, ya llevaba tiempo tocando música. Pero nunca quise estudiar música. Encuentro que en muchas escuelas se fomenta hacer música que nadie entiende, muy pretenciosa, para que otros músicos digan ‘Oohh, bacán, estás haciendo una nota súper pulenta’. Pero siempre he buscado una música popular”.

Bastián: “Lo que más queremos es conectar con las personas, sentir un grado de cercanía, que comprendan nuestro mensaje, no queremos caer en metáforas que al final nadie entiende. Queremos expresar a través de nuestra música lo que ellos sienten, que es lo mismo que nosotros sentimos. Gente normal, común y corriente, como nosotros, que quiere sentirse identificado con lo que está escuchando”.

Juan Pablo: “Es quizás una de las cosas que nos distingue. Nuestra música es bien simple y el mensaje clarísimo, no se da veinte mil vueltas. Juntamos la simpleza musical con letras directas”.

Canciones con contenido social

David: “Están todos los consagrados como Nano Stern, los Parra, Ana Tijoux, Inti-Illimani, Quilapayun, que nunca abandonaron la temática social, pero sentimos que la música chilena más joven los últimos años ha estado un poco perdida, como diciendo que la única revolución que quedaba era la sexual, cuando en el Chile real todavía en las poblaciones, las plazas para los niños, están dominados por el narcotráfico, y nadie hablaba de eso, nadie hablaba de la rudeza que se vive en la periferia. Una anécdota: cuando nos presentamos a un sello discográfico, nos dijeron que deberíamos cambiar la letra porque los temas sociales ya no pegaban. Que los temas eran liberación sexual y legalización de la marihuana. Pero ahora últimamente la música chilena está empezando a tocar los temas sociales más masivamente…Nuestra ambición no es que en unos años se diga que Fletcher tenían buenos músicos y que todas las niñas andaban detrás de los chiquillos. Lo que sí nos interesa es que digan que la banda representó lo mismo que eran ellos. Ninguno de nosotros venimos de un barrio cuico. Hay grupos donde los acordes y arreglos musicales son lo fundamental. Para nosotros, claramente es la letra”.

Juan Pablo: “Somos una banda del pueblo, y la música que hacemos es para el mismo pueblo. En las marchas somos uno más, no más.”

El trabajo colectivo

Tanto en la canción “Ella” como en “Atentamente, Los Chilenos” se nota que el texto tiene gran importancia, ¿pero cómo es el trabajo musical?

Juan Pablo: “David es el poeta, pero la música, las composiciones, es un trabajo colectivo”.

David: “Normalmente escribo la canción y la compongo en guitarra, después nos juntamos para transformarla en concepto banda. Cada uno aporta su energía, esa es la ventaja de una banda: la canción cambia mucho desde la composición inicial hasta terminar con identidad de banda”.

Felipe: “Trabajar como banda nos ayuda a tener un pensamiento más crítico. David compone muchas canciones, pero como banda desechamos varias y elegimos las de mejor composición”.

David: “Llego con 20 canciones y las leen y dicen no, y no, y no…y terminan eligiendo una. Claramente es más trabajo ser una banda que un solista que solo contrata a un guitarrista. La misma industria musical ha ido matando las bandas, porque salen más caras. Un chico en el colegio que quiere armar una banda no tiene grupos de referencia, así que ahí tenemos una responsabilidad como banda de jóvenes. Pero ser una banda lo hace más romántico que trabajar solo”.

Bastián: “Más que romántico, se crea una energía distinta”.

Juan Pablo: “Es difícil que cuatro personas vayan en el mismo sentido. Tiene que haber esa conexión que ocurre metiendo manos entre todos. Y esa conexión se tiene que sentir tanto en las grabaciones como en vivo, esto es una banda, no cuatro músicos haciendo su pega”.

¿De dónde se inspiran? En su canción “Qué quieres escuchar”, siento una inspiración de Los Prisioneros.

Bastián: “Más que en un grupo en particular, nos inspira el espíritu ochentero: de trabajar en equipo, de tener un mensaje súper claro, una postura frente a las cosas, y eso rescatamos de Los Prisioneros. Más que una influencia sonora, una influencia espiritual. Bueno, también tenemos influencia de bandas extranjeras que nos gustan harto como The Monkeys, The Strokes, The Clash…cosas urbanas. No nos encerramos en un solo estilo”.

Juan Pablo: “Eso es lo rico de trabajar en grupo, que son varios gustos musicales dentro de la misma banda”.

David: “No queremos encerrarnos en un solo tipo de música. Buscamos algo musical para cada canción. Con ‘Ella’ buscábamos algo para un público más adolescente, así que hicimos una canción más pop, pero con ‘Atentamente, Los Chilenos’ buscábamos un género musical que mejor nos sirviera para enviar un mensaje, y que pudiera abarcar mucha letra en poco tiempo. El único género que cumplía con eso era el Rap. O sea: una canción social con música Rap. Ahora estamos trabajando un tema del cambio climático para nuestro disco, con una forma más Reggae”.

Juan Pablo: “El estilo musical que escogimos, dependerá de la canción, qué es lo más adecuado para entregar un mensaje.

Bastián: “Vemos la música más como un vehículo que transporte el mensaje.”

En la canción “Atentamente, Los Chilenos” siento rabia, pero también esperanza y energía. Háblenme un poco de eso

David: “Sí, queríamos hacer una crítica con respecto a lo que estaba pasando, pero no solo eso. Es un resumen de lo que está pasando. Y esperanzador también. Hoy, por ejemplo, recibimos un mensaje por Instagram, de una persona diciendo que la canción lo animaba a pensar que es posible seguir avanzando”.

Bastián: “Sentíamos que las canciones que estaban saliendo no representaban la rabia, el descontento y la esperanza del momento. Me han gustado muchas de las canciones que han salido, pero sentíamos que faltaba algo que condensara un poco el sentir de muchos. Tanto que han cantado sobre la paz, paz, paz…¡Cuando lo que la gente busca es dignidad! Paz es lo que vive la gente en Las Condes, Lo Barnechea y Vitacura, pero para nosotros que vivimos de Plaza Italia hacia abajo nunca ha habido paz. Lo que pedimos a gritos es dignidad”.

David: “Me pasa un poco con algunos artistas de élite, y la misma crítica al Frente Amplio, por ser gente del barrio alto que quieren simpatizar con gente pobre, pero no lo son”.

Escrita bajo toque de queda

Juan Pablo: “Fue una necesidad de expresarnos honestamente. De hecho, el video es vertical porque solo pensamos publicarlo en Instagram para compartir. Después nos pidieron subirla a YouTube y Spotify para tenerlo. Veníamos de la marcha…con una rabia que queríamos plasmar. De hecho, la hicimos bajo toque de queda”.

David: “…y con la garganta rasposa después de tragar tanto gases lacrimógenos”.

David: “Nunca pensamos que la canción iba a viralizarse de esa manera. Sacamos plata de nuestro bolsillo y el sello también nos ayudó, entendiendo que era nuestro aporte. Hemos entregado los archivos originales a diferentes medios, dejamos que la gente la suba a sus perfiles de YouTube, lo que en el fondo es pirateo, pero no tenemos ningún problema con eso. Lo que pasó con Facebook y WhatsApp fue el fenómeno de esta canción. Increíble cómo funcionan los grupos de WhatsApp. Por ejemplo, mi familia supo de la canción por diferentes grupos de WhatsApp antes de que yo se los contara. Juan Pablo subió la canción a su Facebook personal, y una persona que no conocemos la bajó y la descargó en su Facebook”.

Juan Pablo: “Ha sido descargada más de un millón de veces en Facebook”.

Bastián: “Lo que más nos gustó es que fue la misma gente que viralizó la canción, no pagamos ni nada. Eso nos deja muy orgullosos del trabajo que hicimos.”

David: “Ahora hay grupos y partidos políticos de izquierda que agregan nuestra canción a su perfil como si fuera un himno para ellos, pero no somos de ningún partido, independientemente que en lo personal me siento más ligado con la izquierda por el tema social, no significa que te cases con un partido en particular.”

Bastián: “De hecho, la canción también apunta un poco a ellos y lo que no hicieron en 30 años. Recién cuando cambiemos la constitución podemos hablar de terminar la transición”.

¿Y la rabia?

Bastián: “Que existen dos diferentes Chile. En mi experiencia personal…cuando mi abuelo tuvo un accidente cerebrovascular, cuando mi hermana quería entrar a la universidad, de qué oportunidades nos hablan, de qué salud nos hablan. A uno le enseñan a aspirar a ser un buen trabajador, si tienes suerte te van a tratar bien en el sistema de salud, ¡si tienes suerte! Te mienten diciendo que si te esfuerzas, puedes lograr lo que quieras. ¡Mentira! Yo me siento muy privilegiado. Cuando estaba en tercero medio, antes de que se promulgara la ley de gratuidad, pensaba que mis posibilidades era salir a trabajar o meterme al Ejército, no porque quería, pero porque era la única opción para tener una carrera y un sueldo estable y quizás poder asegurar la salud de mis papás”.

David: “Yo igual. Me iba bien en el colegio, pero no pensé en estudiar, por el dinero. Cuando caché que tenía gratuidad, pensé ‘¡Ya, me meto a estudiar!’ Consideré música, pero es demasiado caro. Juan Pablo también quiso estudiar música, pero fue imposible. Ahora, tenemos que reconocer este avance. No sé si podemos darles 100% el crédito a los partidos políticos que gestaron la gratuidad”.

Bastián: “También reconocer a los estudiantes que salieron a marchar…”

David: “La implementación de la gratuidad nos salvó a gente como nosotros. Sin gratuidad no hubiéramos entrado a estudiar”.

Juan Pablo: “En el caso mío, o estudiaba o ayudaba a mi familia. Uno de repente queda atrapado en esa situación: a los 17 años tener que elegir entre tu propio camino o la familia. Mi abuelo tuvo cáncer a los huesos y tuve que quedarme a ayudar a mantener la familia. Hay sectores en Chile que jamás van a saber lo que es eso.”

David: “Así que efectivamente también cantamos desde la rabia. No porque decimos ‘ooohhh, verdad, ahora me doy cuenta que hay injusticias’, nosotros siempre las hemos vivido. Por ejemplo, en la micro desde nuestras casas hasta el sello es pegarse un viaje de completos contrastes. Pero también debemos proponer soluciones. No es solo tirar la piedra y esconder la mano, estamos conscientes de la responsabilidad y riesgo de nuestra letra. Creemos que la educación es la nueva revolución que podemos ocupar los jóvenes, más que la violencia. De repente la violencia puede ser necesaria, pero para hacer los cambios, necesitas que todos tengan educación, así que nuestro llamado a los niños y adolescentes es que no dejen de estudiar y que estén conscientes de la historia, eso también es súper importante.

Música desde la protesta social

Ahora están preparando su primer disco. ¿Sienten presión después del éxito que ha tenido “Atentamente, Los Chilenos”?

Felipe: “Sí y no. Porque nos sentimos bien seguros con nuestra música, y siempre hemos hecho música desde la protesta social”.

Juan Pablo: “Quizás sonoramente cambiamos, pero el mensaje y el espíritu siempre será el mismo. Quizás la próxima canción será una balada, pero el texto siempre tendrá un mensaje”.

David: “Igual hay presión. El mismo sello nos insta a hacer algo igual de bueno. Pero somos jóvenes, no por haber hecho una canción se nos han fundido las neuronas. Y cuando gozamos con lo que hacemos, creemos que la gente va a sentir de la misma forma. La gente valora cuando hay un arte sincero.

¿Qué viene ahora?

David: “Nuestro primer disco sale en marzo del próximo año, y en diciembre o enero publicamos, entre medio, otra canción. La agenda social cambia muchas cosas y uno no puede quedarse al margen”.

Empiezan a sacar sus instrumentos para ensayar. Este sábado 30 de noviembre tocan en el Festival por la Dignidad y los DDHH en San Felipe.

Escuchen aquí “Atentamente, los Chilenos”: https://www.youtube.com/watch?v=TBskG1JqTLQ