Desde La Moneda tildaron de falsas las conclusiones de Amnistía Internacional. En organismos internacionales no hay duda sobre violación de derechos humanos.

Equipo ES. 22/11/2019. El informe de Amnistía Internacional sobre la situación de Chile causó escozor en el gobierno, ya que con los antecedentes que recopiló el equipo especial de investigación del organismo concluyó que el Estado cometió violaciones de derechos humanos en el marco de las movilizaciones del último mes.

El órgano internacional en el informe aseguró que “Carabineros y el Ejército efectuaron ataques generalizados, usando la fuerza de manera innecesaria y excesiva con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta”.

La investigadora de Amnistía Internacional, Pilar Sanmartín, señaló que “la generalidad de estos ataques dan cuenta de una responsabilidad de mando que claramente va a tener que rendir cuentas. Las conclusiones son bastante contundentes. Tenemos toda la convicción de que el Estado cometió graves violaciones de derechos humanos y crímenes de derecho internacional”.

Además la especialista agregó que “hemos visto una concertación de agentes del Estado para cometer estas graves violaciones de derechos humanos”.

Frente a ello el gobierno rechazó en bloque las acusaciones y tildó de falsa y de sesgada las conclusiones de la investigación. La subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, fue la encargada de dar la primera respuesta desde La Moneda.

“El gobierno rechaza categóricamente el último informe de Amnistía Internacional, el cual sin siquiera solicitar información al gobierno sostiene que hay una política deliberada para atacar a los manifestantes”, sostuvo y agregó que “todos los casos que han sido denunciados están siendo investigados por la Fiscalía y como lo señaló el Presidente de la República, no habrá impunidad”.

En tanto, el ministro de Defensa, Alberto Espina, consideró que Amnistía mintió. “En primer lugar, debo señalar claramente que Amnistía Internacional al decir que las Fuerzas Armadas, es decir, el Ejército, La Armada y la Fach están cometiendo ataques generalizados con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta está afirmando un hecho extraordinariamente grave y absolutamente falso”, indicó.

Y añadió que “hacer esa afirmación por parte de Amnistía Internacional es un hecho gravísimo, falso y una imputación inaceptable que, además, no tiene ningún fundamento, ni antecedente que la justifique. Nuestras Fuerzas Armadas son instituciones profesionales, disciplinadas, no deliberantes y sometidas a la autoridad civil”.

En la misma línea, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, destacó que “si ellos (Amnistía) tienen el interés, por supuesto, cuando quieran nos reunimos y les entregamos toda la información necesaria para aclarar sus dudas, porque el informe presentado ayer tiene múltiples deficiencias, tiene imputaciones que son absolutamente equívocas, y por lo mismo la disposición tanto mía como de todas las autoridades de gobierno es dar todas las facilidades a todas las instituciones de derechos humanos”.

Para la directora de las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara, este categórico rechazo es “lamentable”. “Ha sido lamentable la respuesta del Estado, ha sido lamentable precisamente por desconocer la dimensión y la magnitud de las violaciones a los derechos humanos que aquí se han cometido en las últimas semanas”, explicó.

Y resaltó que “Amnistía Internacional ha llevado a cabo una investigación de tres semanas ya, hemos estado en distintos puntos en el país, hemos estado recabando no sólo testimonios de las personas, de las víctimas, de las violaciones, de testigos, hemos podido revisar documentación, inclusive de investigaciones que ha iniciado la Fiscalía”.

Es por ello que desde el poder Judicial se informó que estos antecedentes serán utilizados. El vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, subrayó que “el informe es uno de los antecedentes que ciertamente hay que tener en cuenta para enjuiciar la situación general, habrá que juntarlo con otros”.

Los otros informes internacionales

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas y Human Rights Watch (HRW), aun no publicaron sus informes sobre Chile, sin embargo, todo indica que la categórica conclusión que en el país se violaron los derechos humanos de los manifestantes a manos de las FFAA y Carabineros es un hecho para todos estos organismos.

“Que ha habido violaciones a los derechos humanos durante estas jornadas de protestas, creo que no cabe duda alguna”, apuntó el director de HRW, José Miguel Vivanco.

“Sí, hay violaciones a los derechos humanos. Hay denuncias y testimonios muy claros en ese sentido. Las propias autoridades han reconocido abusos cometidos por las fuerzas de seguridad”, expuso el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão.

“Mi juicio previo es que los protocolos no están siendo seguidos. Primero que todo, las fuerzas de seguridad no debiesen usar, a menos que realmente estén en riesgo y luego tienes diferentes posibilidades, gases lacrimógenos, agua, balines de goma. Y los balines de goma… lo ideal es no usarlos, eso es lo que digo de los protocolos internacionales y supongo que también los protocolos de Carabineros. Y si se necesitan, se tienen que usar de la cintura hacia abajo, nunca hacia arriba”, sostuvo la Alta Comisionada de DDHH de la ONU, Michelle Bachelet.