Un plebiscito de entrada, donde la gente decida el mejor mecanismo para elaborar una nueva Constitución, ya sea Congreso, Asamblea o Convención fue la propuesta que el oficialismo desechó.

Equipo ES. 14/11/2019. Este jueves un amplio sector de la oposición criticó con fuerza el acuerdo que promueve la imposición de la “Convención Constituyente” para cambiar la Constitución. En un reunión donde participaron todos los presidentes de los partidos políticos, excepto el Partido Comunista, se presentó la propuesta final del gobierno que se trata de una Convención Constituyente, que contaría con la participación de  un 40 por ciento de ciudadanos electos, 40 por ciento de diputados y senadores, además de 20 por ciento de técnicos designados.

Desde el oficialismo se insistió en este mecanismo como la única alternativa viable y cerraron con ello cualquier posibilidad de hacer un plebiscito para saber la opción de la ciudadanía y solo se mostraron a favor de un referéndum que confirme o rechace el nuevo texto político. Con ellos también buscan desechar la consulta ciudadana que acordó hacer la Asociación Chilena de Municipalidades este 7 de diciembre.

Esta cita fue apodada “la cocina” ya que el Ejecutivo solo entre cúpulas esperaba zanjar el acuerdo, reviviendo con ello la impopular política de los consensos.

A través de una declaración pública, los sectores no alineados con el gobierno de Sebastián Piñera subrayaron que la soberanía reside en el pueblo y por tanto apuntaron que “la forma de destrabar la oposición persistente de la derecha para elaborar una Nueva Constitución, no puede violar ese principio y por lo tanto no puede restringir el derecho de la ciudadanía a escoger la alternativa que elija como la más idónea”.

En ese marco se mostraron a favor de un “plebiscito de entrada donde la ciudadanía libre e informada, por medio de un proceso electoral decida si quiere o no  cambiar la Constitución de 1980 vigente y, acto seguido, en caso de querer hacerlo, determine el mecanismo que más le guste y elija uno de los 3 que se han propuesto: Asamblea Constituyente, Congreso Nacional o Convención Mixta”, indicaron en el texto el Partido Comunista, Federación Regionalista Verde Social, Partido Humanista, Partido Comunes, Partido Progresista de Chile, Partido Convergencia Social y Diputados y Senadores de estos y otros partidos de oposición.

Desde el Frente Amplio, asimismo, emitieron un comunicado donde recalcaron que “nuestro camino es la plena democracia y participación ciudadana, no seremos nunca parte de un acuerdo cupular que sea a espalda de la ciudadanía”. En ese marco aseguraron que no participarán de “la cocina” ya que respetan “las exigencias de las mayorías ciudadanas”.

Respecto al mecanismo el bloque insistió que “la propuesta del Frente Amplio, recogida en la mayoría del sentir ciudadano y de nuestro programa, es una Asamblea Constituyente con la totalidad de sus delegados elegidos democráticamente”.

Asimismo, agregaron “la necesidad de un plebiscito de entrada, donde la gente decida el mejor mecanismo para elaborar una nueva Constitución, y elija entre la Asamblea Constituyente u otros propuestos”.

Consulta municipal

En tanto, el presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier, dijo que “nosotros reafirmamos nuestra posición de acordar un plebiscito que consulte sobre el mecanismo, ya sea Asamblea Constituyente, Convención o Congreso, pero es el pueblo quien debe decidir, por eso nos parece lo mejor esperar la consulta que harán la municipalidades donde hay alcaldes de todos los colores políticos y todos nos atengamos a los resultados que entregue la ciudadanía, pero en cuatro paredes llegar a un acuerdo es un error más”.

“Si el Parlamento le diera las atribuciones a la consulta que harán las municipalidades pueden empezar a calmarse los ánimos de la ciudadanía, que es lo que todos queremos”, agregó el timonel.

La diputada y jefa de bancada de la Federación Regionalista Verde Social, Alejandra Sepúlveda, explicó que “estamos en línea con los alcaldes que plantean una metodología que a nosotros nos parece correcta, con las preguntas correctas, diciendo sí o no a hacer una Nueva Constitución y después todos los mecanismos -a saber Asamblea Constituyente, Convención Constituyente y Congreso Nacional – para que el pueblo pueda elegir cuál es la forma en que quieren hacer esta Nueva Constitución”.

El diputado de Convergencia Social, Diego Ibáñez, expresó que “no nos podemos dar el lujo de armar cocinas, de estar a puertas cerradas, excluyendo a partidos, porque hoy el diálogo tiene que ser transversal, pero para hacer una papeleta donde la gente defina el camino idóneo”.

El presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, apuntó que “nosotros tenemos voluntad de diálogo y obviamente siempre hay que seguir conversando, pero la propuesta que ha hecho hoy el oficialismo es profundamente antidemocrática. Por qué le temen a la gente. Se niegan al plebiscito habilitante del proceso, el plebiscito que inicia el proceso. Hoy las posturas están más lejanas que ayer, porque ellos han hecho hoy una propuesta que es profundamente anti democrática”.