El mandatario instó a la pacificación de Bolivia y  pidió «bajar la tensión» tras las protestas y movilizaciones de la oposición.

Telesur. 10/11/2019. El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó este domingo a nuevas elecciones generales y anunció que renovará la totalidad de los miembros del Tribunal Supremo Electoral, medidas encaminas a la pacificación del país ante la arremetida de la oposición de derecha, que orquestó una campaña contra el mandatario.

En rueda de prensa, Morales indicó que decidió «renovar la totalidad de vocales electorales del Tribunal Supremo Electoral. En las siguientes horas la Asamblea Legislativa Plurinacional en acuerdo con todas las fuerzas políticas establecerá los procedimientos».

También indicó que se convocará a «nuevas elecciones nacionales que mediante el voto permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus nuevas autoridades incorporando a nuevos actores políticos».

«Hermanas y hermanos de la prensa, al pueblo de Bolivia, después de esta decisión que tomamos, quiero pedir bajar toda la tensión, todos, todas tenemos la obligación de pacificar a Bolivia», indicó el jefe de Estado, quien ganó las elecciones del pasado 20 de octubre, pero la oposición se negó a reconocer.

En lo que fue calificado por Morales como un golpe de Estado en curso, la oposición de derecha antes de las elecciones inició una campaña sistemática para denunciar un supuesto fraude electoral, que jamás comprobaron, pero comenzaron una campaña de violencia e intimidación en todo el país.

En su presentación ante la prensa, el mandatario boliviano convocó al «respeto entre familias, respeto a propiedades privadas, respeto a autoridades, respeto a todos los sectores sociales»

«Todo lo que tenemos en Bolivia es el patrimonio del pueblo boliviano y no entre bolivianos podemos estar enfrentados para hacer daño. Por eso, mi pedido a todas y todos, garantizar la convivencia pacífica; garantizar acabando la violencia para el bien de todas y todos».

La violencia se exacerbó en las últimas horas cuando sectores de la oposición atacaron medios de comunicación, a comunidades que apoyan al presidente Morales, a propiedades privadas, y familiares del presidente.

El pronunciamiento del jefe de Estado boliviano se produce de cuando los dirigentes opositores, como Luis Camacho y Carlos Mesa, no sólo rechazaron el diálogo sino instigaron los actos de violencia en las dos últimas semanas en el país sudamericano, promoviendo un golpe de Estado.

Además, la Organización de Estados Americanos (OEA) en contra de lo acordado previamente con las autoridades bolivianas adelantó el informe de su misión que realizó una auditoria del proceso electoral y recomendó realizar nuevos comicios.