UMCE: esta corporación estatal y pública, decide mejorar las condiciones salariales de sus funcionarios, “estableciendo un estándar mínimo y ético”.

Margarita Pastene

Presidenta del Colegio de Periodistas

08/11/2019. Siempre la solidaridad, la convicción de justicia social, el despojarse hasta que duela, viene desde los más pobres, desde los más desamparados. Y digo esto porque, considero que la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, UMCE, siendo una de las Universidades del Estado más desprotegida, nos sorprende hoy con una decisión importante y de profundo sentido de justicia: haciendo un sacrificio institucional enorme, esta corporación estatal y pública, decide mejorar las condiciones salariales de sus funcionarios, “estableciendo un estándar mínimo y ético”

La Universidad siente que no puede permitir, desde sus principios fundamentales, que haya entre sus funcionarios, un grupo de personas cuyos salarios resultaban ser indignos, injustos y vergonzosos. Y esto es relevante para el espíritu de una institución con historia. La Umce ha soportado estoica  el abandono brutal del Estado, se ha sometido a los controles férreos del Mineduc, por cada peso otorgado y, a pesar de todo, ha seguido victoriosa su noble tarea pedagógica.

La prensa puso hoy los ojos en la UMCE. Los medios recogieron el comunicado oficial de la institución y, en el contexto que estamos viviendo como sociedad, este hecho de mejora salarial en una universidad pública y estatal, se convirtió en noticia.

Pero, hasta ahora pareciera que nadie había reparado que en esta Universidad,  se genera día a día, uno de los procesos más significativos y relevantes para nuestra sociedad, como es la formación de los y las futuros/as profesores/as para nuestros/as niñas, niños y adolescentes. Una misión histórica, patrimonial que un país obnubilado por la reglas del mercado, quiso dejar en total desamparado, como un “niño al intemperie”.

“Durante las últimas semanas, hemos sido testigos de cómo el país se ha manifestado en contra de la inequidad social que, en razón del descuido del Estado, afecta la vida de miles de chilenos. Demandas que las Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación hace suyas y comparte enérgicamente. Sin embargo, no solo debemos ser testigos, sino que también agentes de los cambios que se requieren”, señala el comunicado del Rector Jaime Espinoza.

Así, entonces, la UMCE – el ex Pedagógico, el Peda- se alza orgullosa, digna y de cara al país, determina que a partir de enero de 2020, implementará un nuevo sistema salarial, para reparar en parte, la deuda que tiene nuestro país, el “oasis de Latinoamérica”, con cada una de las familias más desprotegidas de nuestra sociedad. El ejemplo que da hoy la UMCE, es una potente y clara interpelación a quienes concentran la riqueza en Chile, de manera impune y a quienes pretenden darnos lecciones de generosidad, anunciando que no tendrán ningún trabajador que gane menos de quinientos mil pesos, como lo dijera el magnate Andróniko Luksic, en un gesto de máxima bondad y benevolencia.

La UMCE no tiene los recursos de los grandes grupos económicos chilenos, muy por el contrario y por lo mismo, esta decisión que beneficiará a muchas familias que conforman la comunidad universitaria, debe representar una señal, no para el resto de las Universidades, sino para que todas y todos, sin ambigüedades, ni demoras, sigamos exigiendo la erradicación total y definitiva del sistema neoliberal que heredamos de la dictadura y que se impuso por la fuerza y la violencia, deteriorándolo todo, deteriorando el alma de nuestra Nación, como es la Educación. Y como Chile despertó, digamos no, a la espera.