Presidentes de partidos quedaron insatisfechos. Falta de respuestas al mundo social y ciudadano, eje de “insuficiencia” del encuentro con ministros. Nada sobre nueva Constitución.

Equipo ES. 31/10/2019. En cuanto a medidas y decisiones de trascendencia, hubo poco o nada en la reunión de varios ministros con algunos presidentes de colectividades políticas opositoras.

De acuerdo a declaraciones de timoneles, terminado el encuentro en La Moneda, donde por el gobierno estuvieron los ministros Gonzalo Blumel (Interior), Felipe Ward (Ministerio Secretaría General de la Presidencia), Ignacio Briones (Hacienda) y María José Zaldívar (Trabajo y Previsión Social), no se avanzó nada en temas estructurales, proceso constituyente y nueva Constitución y otras demandas centrales surgidas en las multitudinarias, continuas y extendidas movilizaciones sociales y ciudadanas.

Álvaro Elizalde, presidente del Partido Socialista (PS), dijo que la reunión convocada por la administración  de Sebastián Piñera fue “claramente insuficiente”.

En tono crítico y dando cuenta de la insatisfacción por el encuentro, declaró que “el gobierno no dimensiona lo que está aconteciendo en el país y todavía no toma conciencia del enorme malestar ciudadano que se ha expresado en las calles de todas las ciudades de Chile en estos días. Por eso, sus respuestas no son adecuadas para esta crisis”.

Elizalde planteó que “aquí no hay ninguna medida estructural, nada que resuelva el tema de fondo. En Chile existe una situación de abuso que es inaceptable y un déficit democrático que es profundo. Por tanto, hay que enfrentar el abuso con una agenda social ambiciosa y hay que avanzar hacia una Constitución nacida en democracia, para que la institucionalidad democrática de respuesta, canalice las demandas ciudadanas y les dé solución”. Y acentuó: “Algo que lamentablemente no ha ocurrido”.

Jaime Mulet, presidente de la Federación Regionalista Verde Social (FRVS), opinó que la reunión fue “frustrante”. Sostuvo que “el gobierno sigue bailando con la música de 15 días atrás”, en referencia a que La Moneda sigue actuando como antes del estallido social.

“Nosotros entendemos que los partidos cumplen un rol, pero es fundamental que el gobierno dialogue con las organizaciones sociales, con la gente que está en la calle”, expresó el timonel del FRVS y aseguró que se le hizo ver a las autoridades que este es un problema nacional, que la expresión y demandas social está en regiones, no solo en la capital.

El timonel de la Democracia Cristiana (DC), Fuad Chahín, declaró a la prensa que lamentaba, por ejemplo, que “estamos muy lejos en materia de cambio constitucional”, después de oír a los ministros en el encuentro en La Moneda.

Añadió que “nosotros creemos que este camino debe tener tres etapas: lo inmediato, que ya les planteaba esta agenda social urgente; lo del mediano plazo, previsional y también en materia de pensiones. Ahí vemos a un gobierno que tiene muchas dudas, muchas ambigüedades, que no tiene la convicción que creo tiene la gente, que se da cuenta que más allá de medidas puntuales es muy importante que tengamos un nuevo pacto y ese pacto se llama Constitución Política de la República”.

En tanto, Heraldo Muñoz, jefe del Partido por la Democracia, manifestó que “el gobierno tiene que entender que hay un clamor nacional por cambios y lo que hemos escuchado es insuficiente. Las palabras hoy día no bastan, hay que crear hechos. Reunirnos simplemente para conversar no basta”.

Insistió, como otros presidentes de partidos, que “es importante avanzar hacia una nueva Constitución”. Y defraudado respecto a la postura del gobierno, agregó que “no hemos escuchado una palabra clara respecto a una nueva Constitución y como eso tiene que ver con un pacto social, con cambios profundos que el país necesita”. Explicó que “es fundamental escuchar del Ejecutivo una palabra clara respecto a una nueva Constitución”.

La presidenta de Revolución Democrática (RD) -parte del Frente Amplio, donde hubo partidos que decidieron no concurrir a la reunión en La Moneda- Catalina Pérez, dijo que “la única manera de escuchar a la ciudadanía y a los movimientos sociales es abriéndose a un proceso constituyente…es una nueva Constitución” y que respecto a eso no se vio nada claro de las autoridades. Enfatizó que “mientras el gobierno no se abra a esa posibilidad, las manifestaciones pacíficas en la calle van a continuar”.

También se refirió a un tema sensible en la contingencia. “El compromiso del gobierno en materia de derechos humanos todavía no lo vemos reflejado en acciones concretas”.

El timonel del Partido Radical, Carlos Maldonado, siguió los mismos argumentos y planteó que la administración piñerista “tiene que ser capaz de decir que entendió que Chile quiere una nueva Constitución, un proceso constituyente que nos acoja a todos”.

Con sentido de frustración, Maldonado planteó que “si no es capaz (el gobierno) de decir esas cosas, que son evidentes, estos ejercicios de sentarnos y escucharnos no van a tener sentido. Nosotros vinimos, responsablemente y con sentido republicano, a presentar las propuestas nuevamente. De pensiones, de impuestos a los más ricos, de subsidios al transporte, a los medicamentos. Las propuestas de fin de la reintegración, de una nueva Constitución, pero la responsabilidad la tiene el gobierno, la tiene Sebastián Piñera”.