Mandatario ecuatoriano derogó decreto de alza y fin de subsidios a combustibles. Se habría suspendido el paro. Victoria de indígenas, trabajadores, organizaciones sociales de Ecuador.

Agencias. 14/10/2019. El Presidente de Ecuador, el conservador Lenín Moreno, derogó este domingo el Decreto 833 que ponía fin al subsidio de combustibles. De acuerdo a informes salidos desde Quito, la capital del país, se suspendería el alza de combustibles y otras medidas que había tomado el gobierno y que provocaron un estallido social de magnitudes y que tiene a este país en una crisis social y política hace ya casi quince días.

La decisión del gobierno se produjo producto de una movilización masiva, extendida y permanente de organizaciones indígenas, de trabajadores, jóvenes y otros sectores de la sociedad civil en contra del “paquetazo” neoliberal impulsado por Moreno, sobre todo para acceder a un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) por más de 4 mil millones de dólares. Tanto el organismo internacional como el mandatario ecuatoriano estaban impulsando otras medidas a nivel de pensiones y trabajo que afectan a los trabajadores de Ecuador.

Que el gobierno derogara el Decreto relacionado a los combustibles y accediera a la creación de una comisión para redactar un nuevo documento, fue tomado en horas de la noche del domingo como un triunfo del movimiento popular y una derrota del FMI y las políticas neoliberales de Lenín Moreno.

Pasadas las 21:45 horas de Ecuador, Arnauld Peral, coordinador representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Ecuador, leyó el acuerdo: “Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el Decreto 883. Para lo cual se instalará una comisión que elaborará el nuevo decreto, integrada por las organizaciones movimiento indígena, participantes en este diálogo y el Gobierno nacional, con la mediación de las Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y con la veeduría de las otras funciones del Estado. Con este acuerdo se terminan las movilizaciones y medidas de hecho en todo en Ecuador. Y nos comprometemos de manera conjunta a reestablecer la paz en el país”.

Según informes que circulaban en este país, la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) habría suspendido el paro nacional y una marcha prevista.

El anuncio se produjo tras una reunión entre los máximos dirigentes indígenas y el mandatario junto a su equipo de colaboradores más cercanos, en un lugar mantenido en secreto.

El decreto se mantuvo en vigencia desde el 1 de octubre y durante 12 días, pero la presión y las insistentes manifestaciones callejeras diarias en todo el país por parte de distintos sectores, lograron echar abajo la decisión que, según el gobierno.

En todo caso, Jaime Vargas, presidente de la Conaie, declaró que “está indignado por todo lo que ha pasado”, con muertos, decenas de heridos, cientos de detenidos, toque de queda, censura a la prensa y otras acciones del gobierno ecuatoriano que, por cierto, fue apoyado por los gobiernos de derecha de la región, entre ellos, el de Sebastián Piñera.

Vargas pidió al jefe de Estado que se transparenten los acuerdos a los que han llegado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en cuyo marco se eliminaron los subsidios.

Se quejó de la falta de diálogo de los ministros en el último año y particularmente, pidió la separación de los ministros de Gobierno, María Paula Romo, y de Defensa, Oswaldo Jarrín por la “violencia desmedida” contra el pueblo en las protestas.

En la mesa de negociaciones, el dirigente indígena Abelardo Granda, pidió a Moreno derogar el estado de excepción, en vigor desde el pasado 3 de octubre en el área metropolitana, cuando estallaron las manifestaciones.