La caja idiota que creemos exclusiva en nuestro país, es ya una afición algo desgastada en la vieja Europa.

José Luis Córdova

Periodista

14/10/2019. En una fugaz visita a Barcelona, España, pudimos corroborar que la televisión es un fenómeno repetitivo, inevitable e incansable que incide -para bien o para mal- en la conciencia y preferencias de todos los públicos rendidos ante la pantalla chica.

Seis canales públicos nacionales muestran indistintamente varias de nuestras series conocidas: Acacias 38, El secreto de Puente Viejo y Mercado Central de factura hispana, así como las colonizadoras  Big Bang Theory, Los Simpson, Friends, Two and a half men, Modern Family de los EE.UU.

Tampoco faltan las inefables series turcas que nos invaden hace años como Las mil y una noches, Ezel, Kuzez Guney,  El secreto de Feriha, Fatmagul, y -una nueva que se nos avecina- Erkenci, pájaro soñador. Desde luego no se excluyen las series sobre narcotraficantes: La Reina del Sur con Kate del Castillo (amiga nada menos que  del Chapo Guzmán) y otras ficciones de factura mexicana como Totalmente diva, Mi marido tiene familia, la viejísima Pasión de gavilanes, La rosa de Guadalupe, Amar es para siempre, Laberintos de pasión y otra vez en pantalla la exitosa colombiana Betty la fea.

En la mismísima madre patria nos enteramos que la actriz María Bouzas, la pérfida Francisca Montenegro de Puente Viejo ha vuelto a sus andanzas y reclama sus bienes, aunque la teleaudiencia está abandonando este espacio más que kilométrico mientras  que la segunda entrega del programa  Masterchef Celebrity remonta más de 200 mil personas con el 22 por ciento de audiencia.

A nivel nacional también tienen gran audiencia nuestros espacios conocidos : Pasapalabras y La ruleta de la suerte,  el Gran Hermano VIP, del cual fue expulsada Anabel, la hija de la cantante Isabel Pantoja,  que vieron esa noche nada menos que 4 millones 74 mil espectadores en toda la península ibérica.

En tanto en Barcelona se está grabando el spin off de la popular serie hispana Merlí, con nuevos fichajes en la producción sobre la juventud, las ganas de vivir y la filosofía que tiene gran aceptación en nuestro país.

En materia periodística todo indica que, al inicio de la campana electoral para el 10 de noviembre, el canal  La Sexta mantiene las preferencias por sus programas de debates políticos con  la conducción de Ana Pastor.

El actual primer ministro Pedro Sánchez (PSOE) participará solo en un debate televisivo con los 5 candidatos a la primera magistratura, según lo propuesto por RTVE. Los otros cuatro participantes el 4 de noviembre -apenas 6 días antes de los comicios para una nueva legislatura (los cuartos en cuatro años)- serán:  Pablo Casado, del derechista Partido Popular, Albert Rivera de Ciudadanos (una suerte de Evopoli a la española); Pablo Iglesias de Unidas Podemos ( que incluye a los comunistas de Izquierda Unida)  y el ultraderechista Santiago Abascal de Vox, que participara por primera vez en TV, mientras quedará excluido el naciente grupo Más País, de Iñigo Errejón, un desprendimiento de Podemos, cuyo caudal electoral es desconocido hasta ahora.

En España conviven  tres derechas: PP, Ciudadanos y Vox. Tres izquierdas: PSOE, Unidas Podemos y la nueva cápsula Más País. Y tres ramas soberanistas: el Partido Nacionalista Vasco, Esquerra Republicana de Catalunya y lo que quede de la convergencia radical después de la sentencia del Tribunal Supremo.

Como vemos, la caja idiota que creemos exclusiva en nuestro país, es ya una afición algo desgastada en la vieja Europa. Demás esta insistir que el público infantil y juvenil también empieza a brillar por su ausencia. En todas partes se cuecen habas.