Ya son nueve días de manifestaciones en el país. Organizaciones y dirigentes están solicitando aplicar el artículo de la Constitución que permite destituir al Presidente.

Rusia Today. Telesur. Prensa Latina. 11/10/2019. Las protestas y el paro nacional de Ecuador cumplen su noveno día, en rechazo al «paquetazo» económico anunciado por el presidente Lenín Moreno. Hasta el momento, se registran cinco muertos, 929 detenidos y 554 heridos, de acuerdo con el balance más reciente de la Defensoría del Pueblo.

Los movimientos indígenas, estudiantes y otras agrupaciones populares rechazan las medidas económicas del mandatario, que involucran la eliminación del subsidio de los combustibles fósiles y la liberación de los precios de las gasolinas.

Denuncian que son los más vulnerables quienes sentirán el efecto de estas medidas, con el aumento del costo de los bienes y servicios.

Durante la noche de este jueves las movilizaciones en las calles de Ecuador no cesaron y se mantienen hasta este viernes, bajo la consigna «El paro sigue».  Con el objetivo de que se derogue el «paquetazo» económico o, de lo contrario, piden la renuncia de Moreno. Repudian, además, la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad nacional para tratar de contener las manifestaciones populares.

Frente a ello Lenín Moreno insiste en que su decisión ya está tomada y no echará para atrás sus medidas económicas, las cuales le permitirán a la nación acceder al programa de préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Remoción de Moreno

En medio de toda esta crisis varios dirigentes políticos y sociales están exigiendo que se cumpla con lo estipulado en la Constitución frente a casos de conmoción popular.

El artículo 130 de la Carta Magna señala que el Parlamento puede destituir al presidente de la nación en los siguientes casos:

  • Por arrogarse funciones que no le competan constitucionalmente, previo dictamen favorable de la Corte Constitucional.
  • Por grave crisis política y conmoción interna.

Para esa destitución se requerirá el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros de la Asamblea Nacional, que está conformada por 137 legisladores.

Esta facultad parlamentaria podrá ser ejercida por una sola vez durante el periodo legislativo, en los tres primeros años del mismo. El actual Parlamento comenzó sus labores en mayo de 2017.

De prosperar la destitución, el vicepresidente asumirá la Presidencia de la República; actualmente este cargo lo ocupa Otto Sonnenholzner.

El Consejo Nacional Electoral, una vez confirmada la remoción del mandatario, tiene un plazo máximo de siete días para convocar elecciones presidenciales y legislativas anticipadas para una misma fecha.

En ese marco, tras ocho días de iniciadas las protestas, la Asamblea Nacional se pronunció al respecto. Señaló que será el órgano encargado de investigar y determinar las responsabilidades políticas de lo sucedido en el país, como las muertes, heridos y afectados; e informó que en 48 horas (este sábado) es cuando procederá a convocar a sesión.

Mientras las protestas se intensifican en el país con principal énfasis en Quito. La principal organización que está al frente de las convocatorias para manifestare es la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), quienes exigen:

  • Derogatoria de los decretos ejecutivos 883 y 884, el primero sobre el alza de los combustibles, que generó las manifestaciones; y, el segundo, sobre la declaración de estado de excepción en todo el país.
  • La separación de sus cargos de los ministros de Gobierno, María Paula Romo; y de Defensa, Oswaldo Jarrín, por la represión policial y militar durante las protestas.
  • Que el Gobierno se haga responsable de los fallecidos durante las manifestaciones.

El llamado de Correa

El expresidente de Ecuador Rafael Correa llamó a la fuerza pública a detener la violencia contra el pueblo que se manifiesta de forma pacífica contra las medidas económicas impulsadas por el gobierno.

A través de un vídeo el dirigente exhortó a policías y militares a no seguir protegiendo a “un gobierno acabado por su propia traición, mediocridad y entreguismo y que tendrá que responder por tanta represión”.

Aseguró que el presidente Moreno fue quien rompió la democracia y la ley cuando traicionó el programa de gobierno vencedor en las urnas. Y reiteró que la Constitución de Ecuador contempla elecciones anticipadas cuando hay una crisis política como la que vive el país.

“¿Entonces qué espera, ya no hay suficientes muertos, acaso no tenemos una gravísima crisis política de conmoción interna?”, cuestionó el  exmandatario.