Ya que no está vigente en nuestros días el Manual de Carreño, recomendamos observar el comportamiento en la mesa de una joven dama como es Antonia Gana en Canal 13 y verán  la diferencia.

José Luis Córdova

Periodista

07/10/2019. En estas mismas columnas nos hemos referido a los controvertidos programas de concursos gastronómicos, pero hay que hablar también de espacios en que conocidos animadores se relamen los bigotes, chorrean salsa y trabajan sus mandíbulas con grandes sandwiches y otros platos rebosantes de delicias culinarias.

Al respecto, primero decir que la única dama que parece saber comer como se debe -y ante las cámaras- es la joven Antonia Gana en el segmento «Comer con gana» de canal 13. En realidad es un gusto escucharla, verla y consumir distintas delicatesen con gracias y siñorío sin par.

Todo lo contrario al fornido y mal agestado Patricio Cisternas del espacio «Hacedor de hambre» en  TVN que hace gala de mal gusto, modales groseros y desafortunados como si fueran graciosos al comer.

El nuevo bufón del 13, Pancho Saavedra muestra su irrespeto en casas de visita en zonas rurales, riéndose como sólo él sabe hacerlo, en las modestas cocinas de pobladores en aldeas y pueblos del norte y sur del país.

También es interesante en el canal Vía X seguir a Eliana Albacetti «Con las manos en la masa», sobre todo con comida vegana, que está de moda entre ciertos jóvenes y algunas personas mayores.

En los anales de la televisión chilena quedarán las arcadas del periodista Amaro Gómez Pablos comiendo gusanos en la Amazonia Ecuatoriana para el programa «Selección Internacional» del Mega. Una asquerosidad de parte del animador del espacio y una irresponsabilidad de los productores que no advirtieron los riesgos de la prueba «culinaria».

En Canal 13 Cable, Virginia Demaría anima «Plan V». Un programa misceláneo que no sólo se dedica a preparar especialidades gastronómicas, sino otras manualidades de interés. Un espacio amable donde ver comer no es tan importante ni desagradable como en otros programas.

En definitiva nadie sabe a ciencia cierta quién determinó que es agradable o simpático ver a alguien comer en cámara y captar las reacciones de gusto o disgusto ante diferentes platos típicos nacionales o extranjeros.

Muchas dueñas de casa, jóvenes recién casadas y más de alguna experimentada cocinera se orienta en la cocina con las recetas que ofrece en Youtube y otras plataformas, incluidas páginas especializadas de gastronomía, chefs y alta cocina. Pero una cosa muy diferente es observar cómo comen los animadores de estos espacios.

En el reiterativo espacio «La divina comida» hemos visto el accionar ante mesas muy bien servidas de conspicuos personajes de la televisión que se manejan con respeto al recibir y consumir un plato y a otros que no lo son tanto. Sobre todo si son alérgicos a ciertos productos o simplemente rechazan guatitas, cochayuyos, coliflores, berenjenas y otras especies. En todo caso, amables anfitriones prefieren alternar platos para no incomodar a los contertulios y comensales más mañosos o exigentes.

Ya que no está vigente en nuestros días el Manual de Carreño, recomendamos observar el comportamiento en la mesa de una joven dama como es Antonia Gana en Canal 13 y verán  la diferencia.