Las Juventudes Comunistas, del Partido Progresista y de la Izquierda Cristiana se querellaron por el proyecto de control de identidad a menores, porque quebranta la Convención de los Derechos del Niño.

Alex Araya. Periodista. 03/10/2019. Por considerarlo una medida violatoria de la Convención de los Derechos del Niño, las Juventudes Comunistas junto a las Juventudes del PRO y de la Izquierda Cristiana presentaron este jueves, una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA en rechazo al proyecto de ley de control preventivo de identidad para menores de edad que se discute en el Parlamento.

Desde el frontis de la sede de la UNICEF en Chile, el presidente de las Juventudes Comunistas, Camilo Sánchez, calificó el polémico control de identidad como “una política fracasada”.

“En datos oficiales tiene solo un 3 por ciento de efectividad, por cuanto su extensión desde los 16 años no se justifica más allá del interés comunicacional del gobierno. Esto distrae el trabajo de efectivos policiales que deberían estar en funciones que aporten realmente a la seguridad”, señaló el dirigente.

“Tanto UNICEF como la Defensoría de la Niñez -añadió Camilo Sánchez- han señalado que esta medida viola la Convención de Derechos del Niño y otros tratados suscritos por Chile, y es la misma convicción con la cual requerimos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que interceda en favor de proteger la aplicación de estas normas”

“Casos de apremios ilegítimos y montajes han demostrado que Carabineros no está hoy a la altura para tratar con niños y adolescentes, por cuanto el riesgo de vulneración de derechos es altísimo”.

“Este proyecto se suma a muchos otros que utilizan a la juventud como cortina de humo del fracaso del gobierno en materia de seguridad, ensañándose contra el eslabón más débil antes que enfrentar al narcotráfico que tiene capturadas nuestras poblaciones”, puntualizó el presidente de las Juventudes Comunistas de Chile.