El tercer capítulo de “Mujeres Comunistas” abordó debate sobre la tramitación del proyecto previsional del gobierno y respecto al contenido de la iniciativa en materia de trabajadoras.

Santiago. 28/09/2019. La exsubsecretaria de Previsión Social y encargada de la Comisión Nacional de Profesionales del PC, Jeannette Jara, entrevistada en estudio por el programa radial Mujeres Comunistas, aseveró que la reforma de pensiones de Piñera “no ha tenido los sustentos necesarios para avanzar”. También gran sorpresa tuvo este tercer programa de la segunda edición de Mujeres Comunistas, con la entrevista telefónica a la señora María Ojeda, profesora jubilada de la ciudad de Antofagasta, quien interpuso un recurso de protección para el rescate de sus fondos previsionales, el que fuera acogido por la Corte de Apelaciones y que obliga al Tribunal Constitucional pronunciarse por la propiedad privada de sus ahorros previsionales. Compartieron en estudio Natalia Cuevas, concejala de la Comuna de Recoleta, y Marta Castillo, trabajadora independiente, quienes entregaron una panorámica acerca de la situación que afecta a las mujeres que trabajan por cuenta propia.

Consultada por el estado de tramitación del proyecto de ley en el Congreso, Jara señaló que está en una “etapa muy incipiente de su tramitación” y ahora debe pasar a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. La iniciativa del gobierno de derecha, básicamente, no arregla el problema de las bajas pensiones, y solo “profundiza” el modelo de capitalización individual.

El proyecto plantea una serie de bonos, bono a la mujer, bono a la clase media, bono por postergar la jubilación, cuyos montos son pequeños que van desde 0,015 UF mensuales (2.500 pesos) y exigibles para los que cumplen requisitos de cotizaciones, que en el caso de los hombres es de 22 años y las mujeres de 16 años.

La exsubsecretaria criticó estos bonos porque “no son una verdadera política  pública”, ya que dejan afuera de los beneficios a muchas personas. Estos bonos excluyen a los antiguos pensionados de IPS, a los pensionados de sobrevivencia y de invalidez. Los únicos que recibirían estos beneficios, que ya son insuficientes, son los pensionados por vejez, siempre que cumplan los requisitos de años cotizados. Por tanto, excluye a la mitad que no los cumple. Con todo, aún con 30 años cotizados, solo podrán recibir todos los bonos juntos, de acuerdo a lo que señala el proyecto de ley, si no excede 1 UF (27 mil pesos).

En cuanto a la propuesta generada en el pasado gobierno de Michelle Bachelet, señaló que solo se rescató el reajuste del 10% del Pilar Solidario, que sin embargo también esta administración lo condicionó a un reajuste escalonado para llegar a alcanzar los 160 mil pesos. De acuerdo a esta lógica, indicó Jara, será la mitad aproximadamente del total de los beneficiarios del Pilar Solidario, que son 1 millón 400 mil personas, los que podrán sobrevivir a la política escalonada. La solución sería “hacerlo por parejo”, concluyó.

También se refirió a las brechas que afectan más a las mujeres, porque ganan menos que los hombres, tienen menos años de cotizaciones y porque se incorporan más tarde al sistema, y son las que trabajan con mayor informalidad. Al final, las mujeres jubilan a los 65 años o más, viven más años y reciben pensiones más bajas. “El mes pasado la mediana de las mujeres que se jubilaron, es decir la mitad, tiene una pensión de menos de 27 mil pesos”, dijo.

El tema de fondo es que el actual “sistema de pensiones chileno de capitalización individual no está en el marco de la seguridad social, sino que es un seguro privado”, y por tanto, no hay transferencia solidaria, imperando la lógica del “ráscate con tus propias uñas”, reflejando de paso las desigualdades del trabajo. En tanto, en el mundo ya se superó este modelo de capitalización, y se propende a los sistemas mixtos.

Finalmente, el panel de debate del programa, con la concejala Natalia Cuevas y la trabajadora independiente Marta Castillo, concordó que el tema de las pensiones es un tema humanitario y de sostenibilidad del sistema, que proyectada a los próximos 20 años llegará a ser una “debacle”.

Otras invitadas

Gran sorpresa tuvo este tercer programa de la segunda edición de Mujeres Comunistas, con la entrevista telefónica a la señora María Ojeda, profesora jubilada de la ciudad de Antofagasta, quien interpuso un recurso de protección para el rescate de sus fondos previsionales, el que fuera acogido por la Corte de Apelaciones y que obliga al Tribunal Constitucional pronunciarse por la propiedad privada de sus ahorros previsionales.

María, quien es la vicepresidenta del comunal Antofagasta del Colegio de Profesores e integrante del movimiento No+AFP, señaló que la acción judicial surgió como parte de la movilización permanente de dicha organización. Lo que hicieron fue presentar la carta respuesta de la AFP que rechazó la devolución de los montos acumulados por sus años trabajados, porque su pensión no alcanza el 20% como tasa de retorno, recibiendo 181 mil pesos. “Fue una sorpresa que el Ministro Clavería acogiera la presentación”, señaló.

Compartieron en estudio Natalia Cuevas, concejala de la Comuna de Recoleta, y Marta Castillo, trabajadora independiente, quienes entregaron una panorámica acerca de la situación que afecta a las mujeres que trabajan por cuenta propia.

Natalia se refirió a las lagunas previsionales por los vacios que se producen en los años en que las mujeres deben dejar de trabajar por atender el hogar, los hijos o darse al cuidado de otros. También, por la brecha salarial que en Chile puede ser de 36% más bajo que un hombre por el mismo trabajo.

Marta, invitada especial al programa como trabajadora independiente, es microempresaria gastronómica y expresó que su mayor preocupación fue cómo sostener en el tiempo las cotizaciones previsionales voluntarias, las que al poco de comenzar a hacerla las dejó porque se le iban casi todos sus ingresos en ese pago. “No siempre te dan los ingresos para pagar cotizaciones. Hoy día si tuviera que jubilarme, el Estado tendría que hacerse cargo de pagarme una pensión”.

Ambas valoraron la iniciativa de la profesora de Antofagasta, que es parte de una lucha colectiva de muchas chilenas y chilenos.