Reprimido en Chile, como sus compañeros, fue reconocida en Núremberg su lucha por el derecho humano al agua.

Núremberg. 23/09/2018. La ciudad que conoció el horror nazi y que logró juzgar a los responsables de ese exterminio, marcando un antes y un después en materia de Derechos Humanos y crímenes de lesa humanidad, reconoció la lucha de un activista medioambiental chileno. Se trata del ingeniero agrónomo y vocero del Movimiento de Defensa por el acceso al Agua, la Tierra y la protección del Medio Ambiente (Modatima), Rodrigo Mundaca.

Con el Premio Internacional de Derechos Humanos de Núremberg 2019 fue galardonado, este domingo, el activista oriundo de Petorca, la provincia definida como el epicentro nacional de la violación del derecho humano al agua. El reconocimiento se entrega desde 1995 y busca promover los derechos humanos y a apoyar a quienes los defienden.

El jurado honró al activista por la valiente lucha que da por el derecho fundamental al agua. Asimismo, se espera que este premio le brinde a Rodrigo Mundaca protección suficiente para poder continuar su trabajo con éxito. Desde la organización del premio Núremberg 2019  se destacó que “en Chile, un 90 por ciento de los derechos de agua han sido privatizados, por lo que las grandes corporaciones agrícolas pueden drenar el agua de los ríos para abastecer sus pozos privados y plantaciones, primordialmente de aguacate (palta) y cítricos. Como consecuencia, surgen conflictos con campesinos y campesinas locales así como la población rural, la cual sufre gravemente a causa del robo de agua”.

“Al galardonar al activista Rodrigo Mundaca, este año el jurado hace hincapié en la Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 28 de julio de 2010, en la que se reconoce el acceso al agua limpia, derivada del derecho a la alimentación, como un derecho humano. Sin embargo, unas 2.100 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a agua potable de disponibilidad universal. Al ser un bien de vida crítico, muchos se ven obligados a abandonar su país. El jurado también quiere apelar a la conciencia de los consumidores y sensibilizarlos al consumo responsable. El público tiene derecho a conocer los efectos negativos de los cultivos que requieren de agua en abundancia, como el aguacate”, agregó el comunicado del Premio Núremberg 2019.

Tras recibir la retribución, Mundaca dijo que el reconocimiento es una “distinción inesperada” y añadió que no busca que aplaudan su lucha sino que represente “la inquietud de una parte de la población que lamenta que se le esté quitando el agua y que quiere alzarse en favor del alimento más importante del mundo: el agua”.

El activista en su discurso buscó la solidaridad internacional, ya que su pelea por el agua le trae constantes amenazas, incluso, fue llevado a tribunales. Asimismo, Mundaca ante un lleno total en el Teatro Estatal Opera de Núremberg, narró parte de la historia de la privatización del agua en Chile.

“La historia es un elemento imprescindible para analizar el presente y proyectar el futuro, en Chile, el modelo de despojo actual, fue instalado a sangre y fuego, cuando todas las libertades se encontraban clausuradas y perseguidas, es así como en la Constitución política del año 1980 se señala en uno de sus artículos ‘Los derechos de los particulares sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos’, si, es en la norma jurídica que rige los destinos individuales y colectivos de la Sociedad Criolla, donde se encuentra consagrada la propiedad privada del agua”, indicó.

Y resaltó que “de las 10 ciudades de América Latina, con las tarifas de agua potable más caras, 7 son chilenas”.

“En Chile robar agua es una falta administrativa, y no un delito ambiental. En tanto miles de personas dependen de los camiones aljibes, hoy se reparten en promedio 50 litros de agua por persona, lo que está muy por debajo de los requerimientos reales. Estimaciones recientes sostienen que se han muerto más de 10 mil cabezas de ganado por falta de agua, una generación completa de niñas y niños que han nacido en nuestros territorios, no conocen los ríos, y si todas y todos los que estamos aquí, evocamos nuestras vidas, todas se encuentran asociadas a un momento de jolgorio y diversión en torno a los ríos, y los mismos no sólo cumplen una función paisajista, sino más bien, de ellos depende el ciclo hidrológico de las aguas, de ellos depende el equilibrio de los ecosistemas, de ellos dependen las funciones vivas y no vivas del medio natural”, manifestó Rodrigo.