Así lo señalaron Camila Vallejo y Karol Cariola, quienes volvieron a cuestionar decisión del gobierno de apoyarse en Tribunal Constitucional.

Equipo ES. 09/09/2019. A pesar que el proyecto que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales fue aprobado en particular y despachado, la semana recién pasada por la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, la discusión en Sala estaría programada para el próximo mes de octubre. Aunque desde la bancada transversal por las 40 horas insistirán en tratar de poner la iniciativa en tabla durante este mes.

La diputada del Partido Comunista (PC), Karol Cariola, explicó que “tenemos pendiente una conversación con la presidencia de la Cámara de Diputados para poder establecer un espacio. Esperamos poder solicitar una sesión especial para ver la posibilidad de tramitación. Esto depende de la voluntad política y eso podría ser antes de octubre”.

La también parlamentaria del PC y autora del proyecto, Camila Vallejo, se refirió a las maniobras dilatorias que utilizaron los legisladores derechistas en la instancia laboral de la Cámara. Además, Vallejo, acusó improvisación del oficialismo y de La Moneda, porque aún no se sabe que “amenazas” van a concretar. En ese marco asoma el veto presidencial o una presentación al Tribunal Constitucional (TC). Para este último ya se estarían preparando.

“El gobierno ha sido errático porque están desesperados y no han sabido manejar la situación. Levantaron una campaña del terror absurda. Amenazan con el veto y el TC, pero aun no sabemos qué será lo concreto. Lo único que hemos podido ver es la actuación de los diputados de la Comisión que solo se enfocó en dilatar el proceso”, expresó Camila.

Y añadió que “el gobierno está desesperado, es irresponsable y torpe. Cayó en la improvisación, lo que demuestra una falta de conducción política”.

Respecto a la posible y muy probable presentación que harían los conservadores en el TC, para objetar la constitucionalidad de las 40 horas. La diputada Karol Cariola, indicó que “esperamos que el TC actúe como corresponde, como revisor de la Constitución, y no como una tercera cámara política. Nos estamos preparando para ello. Vamos a defender las 40 horas. Tenemos los mejores constitucionalistas de Chile, encabezados por Patricio Zapata”.

Alto rechazo al veto presidencial

Luego que se aprobaran los primeros pasos de la irruptiva iniciativa laboral, el Presidente Sebastián Piñera, amenazó con usar todas las herramientas que tuviera a mano para ir en contra de las 40 horas, porque según afirmó, la idea sería inconstitucional.  “No me voy a quedar de brazos cruzados y voy a recurrir a todos los instrumentos a mi alcance para que se cumpla y respete”, manifestó Piñera.

En ese marco el fantasma del veto presidencial apareció como la principal medida que tomaría el mandatario. Es por ello que en la última encuesta Cadem se incorporó una pregunta sobre el posible veto. El 60% de los consultados rechazó la censura presidencial y solo un 35% se mostró de acuerdo.

Cabe recordar que en la encuesta pasada el proyecto de las 40 horas alcanzó un 71% de respaldo ciudadano.

“Este proyecto nace de la ciudadanía. Creemos que esto refleja el apoyo que la ciudadanía le da al proyecto. El Presidente se equivoca con querer vetar lo que dijo la democracia sobre este proyecto. El veto y la presentación ante el TC es la demostración de que el Presidente Piñera no respeta la democracia2, afirmó Cariola.

En tanto, Camila apuntó que “nosotros no hemos necesitado de la Cadem para darnos cuenta del tremendo respaldo ciudadano que tiene esta iniciativa. Es cosa de salir a las calles y conversar con la gente. Los trabajadores son los que tiene la experiencia y sufren las jornadas de trabajo extenuantes. Por ello es una necesidad imperiosa de mejorar la calidad de vida. Los chilenos saben lo importante que es este proyecto”.

En el mismo sondeo ambas diputadas alcanzaron un 60% de aprobación ciudadana y se convirtieron en las mejor evaluadas de los políticos. El jefe de Estado, en tanto, anotó una aprobación de 35% y un 55% de desaprobación.