Decenas de dirigentes sindicales y sociales detenidos y heridos. FFEE intentó ingresar a sede de la CUT. 

Equipo ES. 05/09/2019. Desde muy temprano se vivió en diferentes puntos del país la jornada nacional de protesta “Nos Cansamos, Nos Unimos”, convocada por alrededor de 60 organizaciones ciudadanas, sociales, sindicales, estudiantiles y juveniles, de derechos humanos, pobladores, culturales. La convocatoria llamó a los ciudadanos a participar de variadas formas, como llegar un poco más tarde al trabajo, no salir a realizar compras ni trámites, participar de los cacerolazos (12 y 20 horas) y que los jóvenes no asistan a clases.

La marcha central en repudio a todas las medidas regresivas y de anti derechos que está implementando el gobierno de Sebastián Piñera, se pretendió desplegar desde las 11 de la mañana, sin embargo, todas las columnas que marchaban hacia La Moneda, desde Plaza Italia, la Estación Mapocho, Estación Central y avenida Matta con San Diego, fueron replegadas con los carros lanza agua y lanza gases de las Fuerzas Especiales (FFEE) de Carabineros.

Solo un pequeño grupo de dirigentes logró llegar al mediodía al palacio de gobierno.

Desde el Ministerio del Interior se monitoreó lo que estaba aconteciendo desde la mañana y se dio luz verde a la acción represiva de Carabineros. En regiones también hubo jornada de protesta nacional y en algunos casos también hubo violenta reacción de policía uniformada.

Fueron centenares los efectivos policiales que coparon la Alameda por ambas calzadas. El tránsito por esas vías se suspendió por algunas horas con el intento de marcha. Como la manifestación no estaba autorizada los uniformados desplegaron toda su artillería en contra de mujeres, jóvenes, adolescentes, tercera edad, dirigentes, estudiantes y ciudadanos que se volcaron a las calles a protestar en contra de la administración conservadora.

En esa línea, la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) fue un blanco de la represión policial. Decenas de uniformados intentaron ingresar a la casona. Golpearon, empujaron y gasearon a quienes estaban en las puertas del inmueble.

Varios dirigentes sindicales fueron detenidos en el lugar, como el secretario general de la Central, Nolberto Díaz, quien fue violentamente apresado por personal policial. También fueron detenidos, el presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, Manuel Ahumada, la vicepresidenta de asuntos internacionales de la multisindical, Tamara Muñoz y el dirigente de los Asistentes de la Educación, Manuel Valenzuela.

Decenas de personas terminaron lastimadas por los golpes de los uniformados y producto de la gran cantidad de agua y gases lacrimógenos que se lanzaron. Además de todo eso, los uniformados arrojaron gas pimienta directamente en los rostros de los manifestantes. El consejero nacional de la CUT, Marcos Canales, sufrió una fractura de rodilla. En ese marco, varios diputados, personeros y sindicalistas del país y del mundo, solidarizaron con la CUT.

“Como respuesta a las legítimas demandas de los movimientos sociales, el Gobierno ha desatado la represión, que es lo único que sabe hacer Piñera”, afirmó el vocero de la Coordinadora No+AFP, Luis Mesina.

En la misma línea, el dirigente nacional de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales, Carlos Insunza, expresó que “en los tiempos mejores de Sebastián Piñera, la única respuesta a las demandas sociales es la represión”.

En tanto, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, sostuvo que “hoy Chile no funcionó normal. Puede haber mucha gente que no comprenda por qué generar estos caos, les decimos que esto es por la incapacidad de diálogo de las autoridades. Sabemos que nos vamos a ganar la incomprensión de muchos sectores. El gobierno nos violenta porque nos pone vetos a las leyes que nos benefician, nos quieren imponer flexibilidad y nos quieren seguir privatizando la salud, la educación y otros derechos”.