Camilo Sánchez, en entrevista, habló de las perspectivas y avances de la juventud política más grande del país. El proyecto 40 horas asoma como prioridad.

Daniela Pizarro Amaya. Periodista. 04/09/2019. Las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC) están cumpliendo 87 años, en medio de un escenario complejo para los jóvenes chilenos, producto de las políticas represivas que se están promoviendo desde La Moneda. Es por ello que la colectividad de amaranto se propuso como principal objetivo en este periodo frenar la arremetida conservadora del gobierno.

Para conocer en profundidad los avances que logró la juventud política más masiva del país y sus metas para el futuro, ElSiglo.cl conversó con el presidente de la colectividad, Camilo Sánchez, quien aseguró que la Jota sigue demostrando su capacidad de organización y movilización. Forman parte de 13 federaciones universitarias a nivel nacional, tienen presencia permanente en organizaciones territoriales y se preparan para sacar al primer alcalde de las JJCC del país.

Además, Sánchez aseguró que el gobierno está fracasando en su apuesta represiva en contra de la juventud.

¿Cómo sigue vigente la Jota a sus 87 años?

Creemos que la vigencia tiene que ver con las ideas. Se está abriendo paso hoy en la agenda del país proyectos como el de 40 horas, una iniciativa que abrazamos como nuestra, a pesar de la agenda antiderechos del gobierno. La capacidad que sigue demostrando la Jota, como la organización política juvenil más grande del país, en los distintos escenarios, estudiantiles, territoriales y sindicales dan cuenta que somos una organización que está en condiciones de aportar mucho al país. Además de demostrar que podemos incorporar a los jóvenes a la lucha política por un Chile distinto.

¿Cuáles son las prioridades de la colectividad en este periodo donde gobierna una derecha conservadora?

El principal objetivo de las Juventudes Comunistas es interrumpir la agenda antiderechos del gobierno. De ahí viene el rechazo a las iniciativas que buscan criminalizar a la juventud, sobre todo a la más pobre, como el control de identidad a menores de edad, lo que fue aula segura y el aumento de pena a infractores menores de edad. En se marco logramos derribar los toque de queda para menores, aunque seguimos alerta porque el sector de José Antonio Kast está preparando un proyecto de ley en esa línea. También estamos en la senda de abrir paso a una agenda distinta,  para ello será fundamental la victoria de las 40 horas en el Parlamento, porque va emparejada con la defensa de una idea de país. Por ejemplo la discusión por el estatuto laboral juvenil se modificó por completo y se transformó en un inciso del Código Laboral, esa fue una clara derrota del gobierno, pero seguirán insistiendo con promover los contratos flexibles para los jóvenes, por eso la aprobación de las 40 horas es nuestra principal lucha.

¿Por qué crees que el gobierno pone a los jóvenes como blanco de las políticas más duras en materia de represión y precarización?

Aquí hay una revancha por parte del gobierno de Sebastián Piñera contra la juventud que de momento no le ha logrado resultar. Todas estas medidas agresivas que propone el gobierno no han tenido el resultado que esperaban en la tramitación parlamentaria, excepto aula segura, que demostró que solo genera más violencia. Todo Chile ha visto como el alcalde emblemático de la derecha, Felipe Alessandri, luego de toda la represión en el Instituto Nacional tuvo que retirar a carabineros y negociar con los estudiantes. Toda esta agenda criminalizadora contra la juventud solo busca diezmar las fuerzas, la capacidad de organización juvenil, pero no lo está logrando. Lo que sí está legitimando esta agenda es que los jóvenes seamos víctimas de represión sin mediar las reglas democráticas.

¿Cómo sortea la Jota la crisis de participación política y se convierten en la juventud política más grande del país?

Hemos tenido un crecimiento sobre todo en los sectores más populares. Eso es notorio en lo que es nuestra actividad permanente con los pobladores. También somos una organización que se está fortaleciendo mucho en acuerdos con otras organizaciones políticas para reencantar a la juventud en momentos donde los temas que nos movilizan no están siendo atendidos por las fuerzas tradicionales, como el problema medioambiental. Para nosotros es importante porque el problema del medioambiente es esencialmente un problema que genera el modelo, por tanto la organización política es fundamental para resguardar un modelo que tenga un desarrollo sustentable. Este tema preocupa mucho a los jóvenes chilenos. Ahora, ser la juventud política más masiva del país no nos quita la responsabilidad de dar una respuesta distinta a los jóvenes. Reconocemos que la participación política de los jóvenes no goza de buena salud, por tanto ser la colectividad más grande nos entrega una doble responsabilidad respecto a la unidad del movimiento juvenil y a la capacidad que este tenga para enfrentar la agenda de este gobierno.

¿Cuántos militantes tienen las Juventudes Comunistas?

Tenemos cerca de 3 mil militantes a nivel nacional.

¿Cómo se están desplegando a nivel estudiantil y en los demás frente de masa?

Tenemos presencia en los distintos frentes de lucha de la juventud chilena. Se nos reconoce por el trabajo estudiantil, pero la Juventud Comunista es la organización política con mayor presencia en el territorio. En movimientos medioambientales y de pobladores, no es casualidad encontrarse con miembros de la Jota porque es resultado de la presencia y de la decisión de una colectividad que habita y lucha.

¿Cuál es la presencia a nivel de federaciones universitarias?

Tuvimos un crecimiento importante en nuestras fuerzas en el movimiento estudiantil. Tenemos presencia en 13 federaciones de estudiantes a nivel nacional en sus mesas ejecutivas, con una fuerte participación en regiones. Ahora debemos demostrar que la fuerza que tiene la Jota va a aportar significativamente al giro que tiene que tener la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y aportar mayor unidad, mayor capacidad de organización y mayor capacidad de movilización. El movimiento estudiantil no solo se debe acotar a defender la educación pública, tiene también que involucrarse en los conflictos medioambientales, por la vivienda diga, y en todos los aspectos donde la juventud vive agravios. Por eso creemos en una Confech como plataforma de las luchas juveniles y no en una Confech como una suerte de gremio de los estudiantes preocupados solo de la educación. Hoy la fuerza del movimiento estudiantil radica en la capacidad que se demuestre para interpretar a las amplias masas de jóvenes. En eso está la Juventud Comunista con su presencia.

¿Para eso hay acuerdos con otras juventudes políticas?

Tenemos un acuerdo político programático con la Juventud Rebelde Miguel Enríquez, con la Juventud de la Izquierda Cristiana y la Juventud Progresista. Establecimos como base del trabajo unitaria el fortalecimiento de la movilización juvenil y sus organizaciones.

¿Cómo se están preparando para las próximas elecciones municipales?

Tenemos un candidato joven al municipio de Los Lagos, Aldo Retamal, que es el concejal más votado de la comuna. Esperamos que triunfe y así la Juventud Comunista pueda celebrar a su primer militante que se convierte en alcalde. Ese ya es un objetivo trazado. Además tenemos una cantidad muy relevante de candidatos y candidatas a las concejalías. Esperamos ser un aporte en la realización de mayores cambios.