Ante decisión de un grupo de las ex FARC-EP, la colectividad política esgrimió que “la guerra no puede ser el destino de este país”.

Agencias. 29/08/2019. La dirigencia del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), se mostró contraria a la decisión de un grupo de las ex Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), de retomar la lucha armada en Colombia por considerar que hay incumplimiento de los acuerdos de paz firmados en La Habana, Cuba.

Rodrigo Londoño, “Timochenko”, presidente de la FARC, expresó que las grandes mayorías “continúa comprometida con lo acordado” (Acuerdo de Paz, 2016), aún con todas las dificultades y los obstáculos.“Más del 90% de exguerrilleros seguimos comprometidos con el proceso de paz” dijo en su cuenta Twitter.

El partido FARC, a través de sus dirigentes, hizo ver quecontinúa su compromiso con la paz, la justicia social y el respeto por los derechos humanos en Colombia, a la vez que exhortaron a la colectividad a aunar esfuerzos por la vigorización del proceso de paz en suelo colombiano.

Londoño manifestó este jueves sentirse avergonzado por el pronunciamiento de Iván Márquez (Comandante de las FARC-EP), en cuanto a que excombatientes desmovilizados se reagruparon para tomar las armas y continuar “la lucha guerrillera”.

“Sentimos vergüenza, le pido disculpas al pueblo colombiano y a la comunidad internacional”, expresó Rodrigo Londoño. Agregó que “cualquiera siente vergüenza, lo aprendimos, a cumplir lo que se pacta, a cumplir la palabra empeñada”.

Iván Márquez, anunció que retoman las armas, al invocar en un comunicado el “derecho universal de los pueblos de levantarse en armas contra la opresión”.Según expresó, la nueva etapa de lucha constituye una respuesta a la “traición del Estado colombiano a los Acuerdos de Paz” firmados en La Habana en 2016.

“Nuestro objetivo estratégico es la paz de Colombia con justicia social (…) esa es nuestra bandera, la bandera de la paz”, sostuvo el Comandante guerrillero que hace varios meses había desaparecido de escena, después de ser parte del grupo negociador para la paz. Igual ocurrió con los dirigentes Jesús Santrich y a Hernán Darío Velásquez, “El Paisa”, quienes se encuentran con causas abiertas ante la justicia colombiana.

Las FARC-EPdenunció los continuos asesinatos de líderes sociales y excombatientes desmovilizados, y las grandes problemáticas que afectan al país suramericano, como algunas de las causas para la vuelta a la lucha armada.

“No vamos a seguir matándonos entre hermanos de clases para que una oligarquía descarada continúe manejando nuestro destino y enriqueciéndose cada vez más, a costa de la pobreza pública y los dividendos de la guerra”, dijo Iván Márquez.

Sin embargo, Rodrigo Londoño, presidente de las FARC, indicó que “proclamar la lucha armada en la Colombia de hoy constituye una equivocación delirante”.

Para el partido FARC,el acuerdo de paz y el fin de la guerra interna es un “viejo anhelo del pueblo colombiano por poner fin al conflicto armado”.