La institución investigó a Mauricio Weibel, autor del libro que destapó el Milocogate. Gobierno respaldó a militares. Alerta por atentado a libertad de expresión.  

Equipo ES. 14/08/2019. Una vez más el Ejército de Chile se vio envuelto en prácticas antidemocráticas e ilícitas. Esta vez con la persecución y el espionaje en contra del periodista Mauricio Weibel, el mismo que destapó el gigantesco desfalco de la Ley Reservada del Cobre (4 mil 500 millones de pesos) en su libro “Traición a la patria” y en la saga de reportajes “Milicogate” publicados por The Clinic.

El diario La Tercera develó que en los últimos años la institución castrense desarrolló dos operativos de espionajes, uno llamado “Topógrafo” que estuvo enfocado en investigar a cuatro funcionarios por irregularidades en el marco del desfalco de la otrora ley reservada. Y una segunda operación, denominadaW” que vigiló e interceptó los llamados telefónicos de Mauricio Weibel, quien se encontraba investigando precisamente la corrupción del Ejército.

Estas prácticas se realizaron amparadas en la Ley de Inteligencia que permite los espionajes, pero solo cuando tengan por objetivo “resguardar la seguridad nacional” y cuando hay amenazas de “terrorismo”, las cuales deben ser autorizadas por un juez de la Corte de Apelaciones. En el caso de Weibel no se cumple con ninguna de esas premisas, ya que el reportero estaba investigando a los funcionarios militares que estaban robando dinero de la institución.

Cabe recordar que producto de ese trabajo periodístico salió a la luz el entramado de corrupción que aun se extiende en la rama militar, incluyendo a lo menos dos ex comandantes en jefe. Además, desde el Parlamento eliminaron el carácter reservado de la norma que financia a la institución para así poder fiscalizar el uso de los millonarios recursos que se entregan con fines de defensa nacional.

Ante los hechos, el ministro de Defensa, Alberto Espina, respaldó el accionar militar y dijo que según le informó el comandante en jefe de la institución, Ricardo Martínez, el espionaje fue autorizado por la Corte de Apelaciones, por lo que el procedimiento sería legal. En ese marco, Espina llegó hasta la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, donde fue citado para que explicara qué pasó con esos operativos que desplegó la Dirección Nacional de Inteligencia del Ejército (DINE). Tras la sesión, el ministro confirmó que solo tiene la información que le entregaron los militares y que será la Comisión Especial que armarán los diputados para investigar estas escuchas, la que aclarará la intervención en contra del periodista.

La torpeza de Espina

Mauricio Weibel, en radio Cooperativa, señaló que el ministro con esa declaración “acaba de darle un espaldarazo a un acto ilegal, a una operación intrusiva contra la libertad de prensa y, por lo tanto, él es el responsable de lo que ocurra”.

Y explicó que “hoy lo que sabemos es que el Ejército dice que supuestamente pidió siempre autorización. Habrá que ver si eso es cierto. Hemos tenido ya muchas mentiras de parte del Ejército. Lo segundo es que habrá que ver qué es lo que dijeron porque es evidente que no pueden haber dicho que estaban investigando a un periodista que investigaba corrupción”.

“Los mismos ministros de la Suprema sospechen que aquí hubo una especie de dolo porque es ilegal y esa es la gran torpeza del ministro Espina. La ley no autoriza en ninguna parte el seguimiento a civiles ni mucho menos a periodistas, bajo ninguna circunstancia, es absolutamente ilegal. Por eso es tan torpe y tan ignorante las declaraciones del ministro”, sostuvo el reportero.

“Espiar a la prensa daña la democracia”

Tras participar de la sesión de la Comisión de Defensa de la Cámara, el ministro Espina fue increpado por la agrupación de prensa acreditada del Congreso Nacional. Lo esperaron con pancartas que decían: “Espiar a la prensa daña la democracia”, “La libertad de prensa fortalece la democracia” y “No al espionaje a la prensa”, en rechazo a la antidemocrática práctica militar que respaldó el jefe de la cartera.

Además, el Colegio de Periodistas a nivel nacional y en sus respectivos regionales, reaccionó en apoyo a las acciones que se deban emprender en defensa de Mauricio Weibel y repudió el hostigamiento hacia el profesional.

“Rechazamos cualquier persecución a periodistas, así como el uso de espionaje y las escuchas telefónicas por parte de los militares. El Gobierno debe ser firme en este tema, pues acciones de este tipo dañan la democracia y son inconcebibles en un Estado de Derecho. Los Poderes del Estado deben velar por la libertad de expresión y de información, y por eso estamos solicitando audiencias con los presidentes del Senado y la Cámara”, indicaron desde la orden profesional.