Un 15% obtiene entre 200 mil y 300 mil pesos de salario. Empleadas domésticas ganan 246 mil pesos. Y se mantiene alta brecha salarial entre ingreso de mujeres y hombres.

Equipo ES. 13/08/2019. Los datos son del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), de su Encuesta Suplementaria de Ingresos (ESI) 2018. Una cifra decidora: el 50% de las y los trabajadores ganan 400 mil pesos al mes. Algunos menos que eso. La pregunta que ya muchos dirigentes sindicales, economistas independientes y personas se hacían es, ¿qué se puede hacer en este país con ese ingreso mensual?

El contraste es que la encuesta del INE apuntó que un 1.7% de los asalariados tuvo ingresos iguales o superiores a 3 millones de pesos. La gran excepción.

Otro dato negativo, es que se mantiene la desigualdad salarial para las mujeres trabajadoras. Los ingresos medio y mediano de los hombres se ubicaron en 652.397 pesos y 411.100 pesos, respectivamente, mientras que en el caso de las mujeres, los ingresos medio y mediano alcanzaron los $474.911 y $343.234, respectivamente. Bastante alta la diferencia. Y que deja esto en materia pendiente en el mundo del trabajo en Chile.

Eso implica brechas de -27,2% en el ingreso medio, 2,1 puntos porcentuales menos que en 2017. En el ingreso mediano se registró un -16,5%. 4,0 puntos porcentuales menos que en 2017.

La encuesta detalló que los trabajadores del país percibieron un ingreso laboral medio de 554.493 pesos en 2017. El 17,4% tuvo ingresos entre 300 mil y 400 mil pesos al mes. Un 15% tuvieron salarios entre 200 mil y 300 mil pesos. Los asalariados públicos tuvieron un promedio de 824.883 pesos al mes y los privados de 586.791 pesos. Trabajadores por cuenta propia llegaron a ingresos de 328.781 pesos y personal de servicio doméstico 246.995.

Viene, por cierto, el contraste. Los “directores, gerentes y administradores” tuvieron salarios mensuales, medio a mediano, de un millón 706 mil pesos, y un millón 200 mil pesos, respectivamente.

La medición fue aplicada en el trimestre octubre-diciembre de 2018 con el objetivo de caracterizar los ingresos laborales de las personas ocupadas, así como los ingresos de otras fuentes de los hogares, a nivel nacional y regional.