El Pleno del PC acordó intensificar la relación con el movimiento sindical y en lo puntual, hacerse parte de los llamamientos de la CUT a  movilizaciones.

 Juan Gajardo

Miembro de la Comisión Política del Partido Comunista

 11/08/2019. El Pleno del CC realizado el sábado 10 del presente tuvo como eje central de discusión la presencia e incidencia del Partido Comunista en el movimiento sindical. Debate no nuevo en la organización, la cual nace desde el sindicalismo, buscando la representación también en la esfera política de los intereses del proletariado.

Como lo señala el Informe, la situación hoy tiene particularidades necesarias de atender, que podemos clasificar en dos variables:

a)Está en desarrollo una acelerada expansión de las fuerzas productivas, lo cual genera modificaciones en las relaciones de producción. Es la denominada cuarta revolución industrial, que trae consigo la robotización, la autonomización, la inteligencia artificial, etc., y al igual que en otros momentos históricos (piénsese por ej. en la segunda revolución industrial del siglo XIX) lo que está en juego es cómo el factor trabajo participa en ella. Los dueños del capital ven en esta revolución industrial la posibilidad de incrementar sus ganancias, o sea, aumentar las  plusvalías, prescindiendo de mano de obra y provocando una mayor  precariedad del empleo.

b) En paralelo, en Chile, un gobierno que representa los intereses de los empresarios, busca vía legislativa, introducir la flexibilidad plena en las relaciones laborales, obviamente en beneficio de sus representados, a la vez que transformar a la Dirección del Trabajo en un servicio del Estado desprovisto de atribuciones como “garante de la defensa del más débil en la relación laboral”, como dice una declaración última de la CUT. Con eso el gobierno de la derecha busca modificar el sentido del derecho laboral que busca equilibrar la relación empleador/trabajador, afectando directamente la organización sindical, que es la que posibilita una relación más justa capital/trabajo.

Frente a este cuadro, el Pleno acordó intensificar la relación del conjunto del Partido con el movimiento sindical y en lo puntual, hacerse parte de los llamamientos de la CUT a  movilizaciones. La principal organización de los trabajadores de Chile dice “seremos parte con todas nuestras fuerzas de la amplia Unidad Social que ha convocado a una protesta nacional para el próximo jueves 5 de septiembre” y “convocamos también para este 21 de agosto…para salir al paso de estos proyectos que sólo pretenden debilitar y hacer desaparecer sindicatos y dejar a los trabajadores como en el siglo pasado, a merced individual de sus empleadores”.

Durante esta semana diferentes encuestas de opinión ratificaron el apoyo ciudadano con que cuenta el proyecto de ley de nuestra compañera diputada Camila Vallejo para rebajar la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, llevando al paroxismo a los transitorios ocupantes de La Moneda, desde el señor presidente que amenaza con recurrir a su tribunal predilecto, el Tribunal Constitucional, hasta un ministro del trabajo que busca convencer que su flexibilización es congruente con este proyecto, lo que es una falsedad,como señalara nuestra compañera, porque apuntan en direcciones opuestas: el proyecto de Camila busca favorecer a las/los trabajadores. Transformar en fuerza activa este apoyo al proyecto 40 horas para hacerlo realidad es compromiso central a cumplir ahora.

La fortaleza del movimiento sindical la entrega su capacidad de entender qué es lo que se debe defender y cuáles son los avances posibles de lograr en cada periodo, contando para esta estrategia con una estructuración orgánica que responda a las necesidades de ese periodo. Para ello, los comunistas participaremos activamente en las próximas elecciones universales del Colegio de Profesores y la Central Unitaria de Trabajadores buscando reafirmar nuestra histórica presencia e incidencia en el movimiento sindical en defensa de los intereses de nuestra clase.