El presidente de una junta vecinal del Cerro Polanco, Sebastián Gómez y su pareja Estivalia López fueron atacados en su casa. Ambos están fuera de peligro en el Hospital Van Buren.

Valparaíso. 12/08/2019. En la madrugada del domingo atacaron con armas de fuego a los dirigentes de la junta de vecinos número 7 del Cerro Polanco de Valparaíso, Sebastián Gómez, presidente de la unidad vecinal, y su pareja Estivalia López. Ambos se encuentran internados en el Hospital Van Buren.

Según el relato de testigos Sebastián y Estivalia se encontraban en su hogar cuando un grupo de seis personas ingresó violentamente al domicilio a través de la puerta principal, propinando un número aún indeterminado de disparos contra la pareja.

El ataque se habría producido porque los jóvenes dirigentes reactivaron las actividades de dicha junta de vecinos y estaban en pleno trabajo de seguridad para combatir la fuerte presencia del narcotráfico en el Cerro Polanco. Es por ello que los vecinos apuntan al crimen organizado como los responsables del hecho.

Desde la Municipalidad de Valparaíso, el alcalde Jorge Sharp, anunció acciones legales. “Esta madrugada en Cerro Polanco dos dirigentes sociales fueron agredidos con armas de fuego. Hechos son muy graves y se investigan. No nos conformaremos con despliegue de policías y gobierno menor al de otros casos recientes. Cómo @MunicipioValpo ejercemos acciones legales”, apuntó en su cuenta de Twitter.

Asimismo, las Juventudes Comunistas (JJCC) solidarizaron con los dirigentes y condenaron el criminal accionar.

“Desde las Juventudes Comunistas queremos manifestamos nuestra solidaridad con los dirigentes juveniles heridos, sus familias y vecinos y vecinas, con quienes nos ponemos a disposición de colaborar en los ámbitos que sea necesario, y especialmente en la lucha por la obtención de justicia”, sostuvo la declaración.

Y agregó que “condenamos enérgicamente el intento de asesinato perpetrado por sujetos digitados por el negocio de la droga, cuyo interés es amedrentar y acabar con la lucha de la juventud que se organiza junto a pobladores y pobladoras para erradicar el narcotráfico en las poblaciones y barrios populares del país, como es el caso de Sebastián y Estivalia”.

“Exigimos la máxima transparencia y celeridad a las policías y fiscalía regional en la investigación de estos horribles hechos, así como en determinar las responsabilidades penales existentes en este frustrado intento de doble asesinato a jóvenes luchadores”, concluyó el texto.