Declaración de la organización respecto a la situación que aqueja a la zona y en repudio a los dichos de las autoridades al respecto.

Osorno. 18/07/2019. Texto íntegro de la declaración:

Este concepto lo expresó el Señor Intendente de la Región de Los Lagos en estos días en una entrevista a una radio de difusión nacional. Pero así lo entendió también el expresidente Ricardo Lagos -que el agua es un negocio-  y fue precisamente bajo su gobierno que se ejecutó la privatización del líquido vital para todas las formas de vida.  Es esta idea, la de entregar a grupos privados nacionales y extranjeros el recurso vital, donde está el origen de muchos dramas que vive Chile, un ejemplo es Coronel, también el norte de Chile y hoy, de manera dramática, lo viven los habitantes de Osorno.

“EL NEGOCIO” degeneró en USURA, en perjuicio de la salud y con daño al presupuesto económico de las familias chilenas.  En lo que concierne a la empresa ESSAL, ésta actúa sin ningún control por parte de los organismos del Estado, aun cuando ha incurrido en graves faltas, dañando lagos, ríos y el medio ambiente.  Su actuar es agresivo y con total desprecio por la salud y la vida de las personas.  Los hechos ponen a esta empresa en la categoría de mercantes sin Dios ni ley que anteponen su voracidad monetaria a la salud y vida de los seres humanos y de paso agravan la crisis de la tierra en que vivimos y el aire que respiramos.

Estimadas ciudadanas y ciudadanos, ha llegado la hora de proponer y luchar por tener derechos efectivos sobre NUESTRAS AGUAS y nuestra calidad de vida.  Para ello, volvemos a proponer una vía de participación democrática, transversal sobre los recursos naturales: La más factible es EL PLEBISCITO VINCULANTE, como sucede en muchos países del mundo occidental.  Los PARTIDOS POLÍTICOS, LOS PARLAMENTARIOS Y ORGANIZACIONES SOCIALES debemos cohesionarnos para lograr este derecho y de esta forma devolver al patrimonio del Estado de Chile la potestad sobre este bien común.  Ha llegado la hora de defender legalmente el derecho a recuperar el agua para las presentes y futuras generaciones, porque el agua es la esencia de toda forma de vida, es un don sagrado, no puede ser propiedad privada de nadie, no es una simple mercancía, transable al mejor postor.  El agua es de todos y para todos.