Duro ataque de jefe del PPD a los comunistas. “No se pase de listo” le contestaron desde colectividad de izquierda. Desde el PS, metido en una crisis, lanzan dardos al PC.

Gonzalo Magueda. Periodista. 07/07/2019. Para muchos inexplicable, extraño y también inaceptable. Un comunicado del Partido Comunista (PC), sobre el informe que entregó Michelle Bachelet, Comisionada de Derechos Humanos (DDHH), en relación a la situación en Venezuela, desató duros ataques desde el Partido por la Democracia (PPD) y desde el Partido Socialista (PS).

Lo inexplicable es que los dirigentes de esas colectividades que agredieron al PC no respondieron a los argumentos que dieron los comunistas en cuanto a que el texto emitido por la Comisionada presenta “incongruencias, contradicciones, presunciones infundadas y generalizaciones”. También inexplicable que no se refirieran o insinuaran que es falso que hay un bloqueo y medidas contra Venezuela que provocan falta de alimentos y medicinas.

Lo inaceptable es que compararan al Partido Comunista con defensores de la dictadura pinochetista y que establecieran que los comunistas apoyan o relativizan violaciones a los derechos humanos.

Desde el PPD y el PS se omitió el párrafo de la declaración de la organización de la hoz y el martillo donde se indicó: “El Partido Comunista estima que, como lo ha expresado el propio gobierno de Venezuela, se deben hacer todos los esfuerzos por esclarecer la comisión de actos lesivos a los derechos humanos y preservar en compromisos que aseguren su observancia”.

Heraldo Muñoz, ex canciller de Michelle Bachelet, actual jefe del PPD,    quiso establecer una analogía entre los comunistas y los partidarios de la dictadura. “Me recuerda a los apologistas de la  dictadura en Chile que negaban la existencia de atropellos a los derechos humanos y atribuían todo a una supuesta campaña del comunismo internacional”, indicó el político ante la declaración de los comunistas.

Un lenguaje que es compartido por la derecha y que se complementa a los sectores ultraconservadores en Chile y la región respecto a quienes mantienen una postura frente al proceso bolivariano en Venezuela.

En un Twitter del PC, se le contestó a Muñoz que “al señor fundador del grupo de Lima, que harto tiene que ver con la agudización de la confrontación y polarización en Venezuela, le decimos que en nuestra declaración no hay ninguna apología a ningún tipo de violación a los derechos humanos”. Y se le recalcó al jefe del PPD: “No se pase de listo”.

Lo extraño es que cuando su partido está metido en una tremenda crisis ética, con acusaciones de ligas con grupos de narcotraficantes y acciones corruptas y clientelares, el senador del PS, José Miguel Insulza, arremetió contra el PC declarando que “hay algunas cosas que son para el Partido Socialista de principios, que es el tema de la democracia, el tema de la corrupción, y esos temas no podemos simplemente dejarlos de lado haciendo alusión a fórmulas de guerra fría” (sic).

Como se podía esperar de Insulza, hablando a nombre del PS “nuestra postura en esta materia es totalmente contraria a la que ha planteado el PC el día de ayer”, en relación a Venezuela.

Hasta ayer, con las declaraciones de Muñoz e Insulza, no hacía falta aun que hablaran personeros de la derecha sobre el comunicado del PC en cuanto al informe de Bachelet, porque parecía bastar las palabras de los personeros del PPD y del PS.