La situación de Chile es necesario mirarla en un marco más global, donde los indicadoresseñalan que China tiene la tasa de crecimiento más baja (6.2 por ciento) de los últimos 10 años.

Juan Gajardo

Miembro de la Comisión Política del Partido Comunista

17/06/2019. Los resultados de la Encuesta CEP, que muestra la generalizada percepción de fracaso que la mayoría de l@s chilen@s tiene de este gobierno, pretendió ser neutralizada por el presidente Piñera con un insípido, tardío e irrelevante cambio de gabinete, que aparte de las riñas palaciegas entre los partidos oficialistas por cuotas de influencia, deja poco más como materia de comentario. La exoneración de sus ex ministros no resuelve los temas centrales que afectan a esta administración: la  gestión política y la magra situación de la economía y esto, en un cuadro internacional que es necesario observar con un mayor detenimiento.

Referido al crecimiento del PIB 2019,el propio Piñera recortó su estimación a entre 3% y 3,5%alejándose de su mítico 4%, en tanto elBanco Central de Chile bajó su proyeccióna un rango entre 2,75% y 3,5%,  siendo un  2,9% la cifra casi de consenso de los economistas. De igual manera, el BC recortó la proyección de incremento de la inversión privada para el año de 6,2% a 4,5%. Ante eso, el Gobierno busca en  las obras públicas un foco reactivador de la economía. Pero los montos  deUS$ 425 millones que el ministerio del ramo destinará a proyectos como mejoramientos de caminos secundarios y rurales,así como los US$ 657 millones en mejoramientos y ampliaciones de concesiones ya existentes, son ínfimos para la magnitud del problema. A lo más tendrán un efecto reactivador localizado en el corto plazo, pero insuficientes para generar un efecto macroeconómico mayor.

La situación de Chile es necesario mirarla en un marco más global, donde los indicadoresseñalan que China tiene la tasa de crecimiento más baja (6.2 por ciento) de los últimos 10 años, mientras la economía occidental más fuerte, Alemania, experimenta una caída en sus exportaciones, y en 2018 su tasa de crecimiento (1.5 por ciento) fue la más baja desde 2013. Como telón de fondo,EEUU ha instalado laguerra de los aranceles con China, que no busca corregir un desequilibrio comercial, sino doblegar a su adversario y obligarlo a abandonar su estrategia de desarrollo industrial, científico y tecnológico, en otras palabras, imponer su hegemonía. China supera a Estados Unidos en PIB en términos de paridad de poder de compra en casi un 25%. Para el 2050, la superioridad de la economía china sobre los Estados Unidos será doble. El presidente ruso Putin, en un foro realizado recientemente en San Petersburgo, señala que los escenarios posibles son convertir el modelo universalista de globalización, “en una parodia, en una caricatura de sí mismo, cuando las normas internacionales comunes son reemplazadas por leyes, por mecanismos administrativos y judiciales de un país o grupo de estados influyentes, como lo hacen hoy, -lamento constatarlo-EE.UU., extendiendo su jurisdicción a todo el mundo” o un segundo escenario, que según el jefe de estado ruso,  es «la fragmentación del espacio económico global”,donde por ejemplo la Federación de Rusia es el mayor productor mundial de recursos energéticos, y China es su mayor consumidor. El líder chino Xi Jinping expresó “el mundo de hoy está al borde de cambios colosales, que no hubo durante aproximadamente cien años, la elección correcta sería unir los esfuerzos de las partes y cooperar en nombre de la ganancia mutua”.

La política de sanciones de EE.UU. contra Irán y Venezuela, así como las sanciones sectoriales contra compañías rusas de petróleo y gas, provoca que el volumen total de hidrocarburos líquidos, que cayó bajo restricciones unilaterales, alcanzó un nivel récord, aproximadamente un tercio de las reservas mundiales.Ante lo que parece un intento por incrementar las tensiones que agobian a la región,, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que, a juicio de su país, una república islámica es responsable por los ataques a dos embarcaciones petroleras, en una zona marítima de Medio Oriente por donde circulan a diario alrededor de 18 millones de barriles. Es necesario recordar que los incidentes marítimos forman parte del repertorio con que históricamente la inteligencia y las fuerzas armadas estadunidenses han forzado conflictos(hundimiento acorazado Maine, por ej) y en este caso, incrementará la tendencia declinante del comercio internacional.

Trump, con una mirada fija en su reelección, brinda un transitorio mayor bienestar a sus conciudadanos agotando sus recursos a futuro. Por ejemplo,en los años 1970 la fuerza de trabajo en Estados Unidos crecía a 2.6 % y hoy apenas alcanza 0,2 %. Los flujos de migrantes son clave para mantener  tasas de crecimiento en las economías capitalistas avanzadas. En este cuadro, quienes buscamos transformaciones profundas en beneficio de las grandes masas postergadas, debemos leer con muchos elementos del cuadro internacional nuestra realidad local, porque contrariamente a lo que decía el ministro Larrain para criticar al pasado gobierno, el cuadro internacional sí importa y ridículos como el de Cucuta, seguidismo obsceno de la política exterior de Trump, sí afectan nuestra inserción en el comercio internacional.