Varias ideas son realmente originales, aunque también hay soñadores, audaces, pero sin mayores posibilidades de factibilidad y menos mercado para sus proyectos o servicios.

José Luis Córdova

Periodista

17/06/2019. Pese al relato del neoliberalismo y la derecha en el Gobierno, la verdad es que el publicitado apoyo a las pymes y los “emprendedores” no deja de ser otra mentira, que no pasa más allá de un incentivo propagandístico en el programa “Nada te detiene” que conduce Iván Núñez en TVN.

Se trata de un proyecto de fomento y difusión audiovisual sucedáneo de  “SharkTank” de la cadena ABC y “Ellos la hicieron” de Canal 13 el año pasado. Este nuevo espacio es producido por la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), organización que tiene 30.600 socios, el 60% de ellos provenientes del grupo socio económico ABC1 y C2, mientras que una entidad integrada a la Asociación -el G100- pretende lograr 100.000 socios para el año 2020.

La mayoría de estos “emprendedores” tienen corta vida con  sus proyectos de innovación productiva y comercial. La Asech reunió $150 millones para entregar a los nuevos negocios a través de este concurso televisivo que inició una primera temporada.

Para cuatro capítulos se seleccionaron 25 emprendedores del centenar que concurrió al casting televisivo, entre 10 mil postulantes online. Todos manejan los mismos códigos y son aprobados o rechazados por un jurado de “especialistas” entre los top en el mundo del emprendimiento y la innovación: Rocío Fonseca, Nicolás Shea (Corfo), Marcelo Guital (Asech)y Gina Ocqueteau.

Durante la presentación de los proyectos, el público asistente se emociona con estos desafíos y aplaude a sus gurúes con frases archiconocidas como: “Vamos que se puede”, “El que la sigue la consigue”, “Los grandes emprendedores nacen con la billetera y la guata vacía” (sic).

Varias ideas son realmente originales, aunque también hay soñadores, audaces, pero sin mayores posibilidades de factibilidad y menos mercado para sus proyectos o servicios. “Nada te detiene” tiene la misión de  visibilizar emprendedores  de todas las edades y condiciones. Mientras en otros países, el emprendimiento es considerado parte del desarrollo, para un laboratorio neoliberal como nuestro país, es apenas una cifra para el “crecimiento” de la macroeconomía nacional.

Como se sabe, el acceso a financiamiento para los emprendedores es bastante dificultoso en Chile y las pymes siguen reclamando la carga impositiva, los pagos de proveedores a 30, 60 o 90 días, pese al proyecto de ley que actualmente discute el Parlamento y otras trabas burocráticas.

La directora de empresas Tina Rosenfeld, en una columna en el diario El Mercurio -a propósito del programa televisivo- indica que Chile es fuerte en financiamiento de etapas tempranas, apoyado por instrumentos Corfo pero la mayoría de esos proyectos no duran más de 42 meses en el mercado.

Claro, es entretenido cuando Iván Núñez presenta a los innovadores como la propietaria de Cubresuelos y otras jefas de hogar o en situación de vulnerabilidad que generan, por ejemplo, agregar valor a los productos del mar en Lebu, un taller mecánico femenino, los creadores de un pijama desmontable para enfermos postrados, de una silla de ruedas que permite ponerse de pie a los pacientes, vasos y tazones de cobre tratando de revivir la fenecida Madeco (Manufacturas de Cobre) pero, lamentablemente la confección de estos utensilios se hace en EEUU.

El neocolonialismo cultural y económico muestra así su peor cara y el actual Gobierno ni de cerca está interesado en incentivar la innovación y el emprendimiento que postula el espacio de entretención y concurso que conduce con relativo acierto el periodista Iván Núñez. El empresario Marcelo Guital pone la nota patronal y Nicolás Shea la dura realidad fiscal frente a las nuevas ideas que, al parecer, todo el sistema las detiene, al revés del título del programa: “Nada te detiene”.