El mandatario le entregó al actual ministro de Justicia la medalla de la Orden de la Marina. Un apoyo simbólico tras ser acusado por las irregularidades de la Operación Lava Jato.

Agencias. 12/06/2019. Lula tenía todo a su favor para volver a la presidencia de su país, pero un escándalo alrededor de un “departamento de lujo”, supuestamente fruto de actos de corrupción, derivó en el amañado proceso que lo llevó hace ya más de un año a prisión y trajo consigo el triunfo de la ultraderecha, con los respectivos aplausos del nuevo gobierno para el entonces juez Sergio Moro, quien se convirtió en ministro de Justicia.

Los audios, videos y documentos develados por The Intercept Brasil demostraron que el ex juez y actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, y fiscales y jueces que persiguieron, acusaron y condenaron al ex presidente Luiz Inacio “Lula” Da Silva, tuvieron conversaciones e intercambios por redes telefónicas y sociales, algo que está prohibido por la Constitución,  para afectar al antiguo mandatario, frustrar su exitosa carrera presidencial (estaba en la cima de las encuestas) y meterlo preso, aparte de afectar al Partido de los Trabajadores (PT).

Tras esos cuestionamientos el mandatario brasilero, Jair Bolsonaro, contra todo pronóstico decidió condecorar a Moro, en lo que se traduce como un apoyo simbólico hacia su actual secretario de Estado.

Ambos llegaron juntos a la ceremonia a bordo de una lancha que atravesó el lago Paranoá, en la zona este de la capital federal. Moro, quien está acusado de dar órdenes secretas a los fiscales respecto de cómo avanzar en el juzgamiento del ex presidente Lula da Silva, recibió la medalla de la Orden de la Marina durante una ceremonia celebrada en un predio de la Agrupación de los Fusileros Navales en Brasilia.

Moro, también, recibió el respaldo del vicepresidente, el general en retiro Hamilton Mourao, y del ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, general en retiro Augusto Heleno.