Tal vez sólo le va a la saga en apariciones por TV, su primo hermano, el ministro del Interior Andrés Chadwick.

José Luis Córdova

Periodista

10/06/2019. Indiscutiblemente el personaje que más aparece día a día en la televisión chilena es Sebastián Piñera.

Desde luego puede argüirse que se trata nada menos que del Presidente de la República, pero hay que recordar que pocos primeros mandatarios recurrieron con tanta asiduidad a reiteradas y cansadoras cadenas nacionales para dar a conocer los proyectos de ley, decretos y propuestas del Ejecutivo durante sus respectivos gobiernos.

Con ocasión del último mensaje presidencial al Congreso Pleno y a todo el país, el jefe del Estado exigió un horario prime para dirigirse a la nación el pasado 1 de junio desde las 20.30 horas y por espacio de más de dos horas. Sus colegas financistas, inversores y empresarios no deben estar muy contentos con la suspensión de millonarias tandas de avisos publicitarios de los retails, consorcios farmacéuticos, clínicas, laboratorios, AFPs, Isapres y grandes empresas que debieron esperar hasta avanzada la noche para ver cumplidos los compromisos comerciales de los canales de televisión abierta. Mientras, Piñera seguía con sus “ofertones” de campaña.

Tal vez sólo le va a la saga en apariciones por TV, su primo hermano, el ministro del Interior Andrés Chadwick, encargado incluso de las relaciones del Ejecutivo con el Congreso, responsabilidad que debía recaer en Gonzalo Blumel, quien oficia de ministro Secretario General de la Presidencia, pero brilla por su ausencia en la palestra pública.

A estas alturas resulta al menos curiosa la desaparición de las pantallas de la ministro de la Secretaría General de Gobierno (vocera), Cecilia Pérez de notorio protagonismo durante los primeros meses de la actual administración. Alfredo Moreno partió como caballo de carrera en el ministerio de Desarrollo Social pero ya nadie se acuerda de su existencia en el gabinete.

Así mismo, más de alguien echa de menos a los diferentes secretarios de Estado que habitualmente se referían a sus respectivas carteras. El único que mantiene cierto rating es el secretario de Hacienda, Felipe Larraín, tratando de explicar las cifras económicas y las últimas controvertidas medidas en materia financiera y tributaria.

En el campo político, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín se roba las cámaras, no sólo en los noticiarios entregando informaciones sobre su comuna, sino en matinales compartiendo hasta vergonzosamente con el ex vocero de gobiernos de la ex Concertación, Francisco Vidal. Para no ser menos, el senador Manuel José Ossandón le compite en otro canal al edil de Las Condes. ¿Antesala de una campaña pre electoral en primarias presidenciales? En materia comunicacional, al menos, ambos tienen terreno abonado.

En vísperas de la Copa América en Brasil y durante la actual actuación de la selección femenina de fútbol en el Mundial de Francia, los canales dejan abiertamente de lado los temas políticos y los protagonistas son, desde luego, Alexis Sánchez y Arturo Vidal -como quien dice Piñera y Lavín para la derecha- Todavía tras las cámaras -como Claudio Bravo- acecha José Antonio Kast y su neofascista Partido Republicano.

En la izquierda mantienen un protagonismo digno, pero esporádico, el alcalde de Recoleta Daniel Jadue -a menudo solicitado por sus medidas beneficiosas para la mayoría- y las diputadas Camila Vallejo y Karol Cariola, convocadas a diferentes programas para engalanarlos con su brillantez, sagacidad, cultura y simpatía proverbiales.

Es notable la desaparición de voceros socialistas, democratacristianos y otros que durante los gobiernos de la Concertación aparecían todos los días en los distintos canales de televisión, claro que sin ninguna política comunicacional detrás. Costos que ha debido pagar todo el país. Por ahora, a aguantarse a Piñera, “¡El Presidente más salidor de la historia de la televisión chilena!”