Se confabularon para condenar al ex presidente y evitar triunfo electoral del PT.

Agencias. 10/06/2019. Todo este lunes continuaron las repercusiones de la información dada a conocer por el medio de prensa digital TheIntercep, que demostró que el ex juez y actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, y fiscales y jueves que persiguieron, acusaron y condenaron al ex presidente LuizInacio “Lula” Da Silva, tuvieron conversaciones e intercambios por redes telefónicasy sociales, para afectar al antiguo mandatario, frustrar su exitosa carrera presidencial (estaba en la cima de las encuestas) y meterlo preso, aparte de afectar al Partido de los Trabajadores (PT).

Ahora los abogados de “Lula” están exigiendo el“restablecimiento urgente de la plena libertad de Lula” al conocerse las intenciones de jueces y fiscales. Se indica que el proceso contra el ex mandatario está, cuando menos, viciado, y si no hubo pruebas contundentes, con estas grabaciones se comprueba que hubo una operación política de parte de quienes debían impartir justicia para anular al líder del PT.

Los abogados cuestionaron la investigación del Ministerio Público, condenaron la actuación del entonces juez Moro, y plantearon que la familia de Da Silva “estuvo sujeta a diversas arbitrariedades”, mientras el ex presidente fue víctima de “groseras ilegalidades”.

Los juristas sostuvieron que en la OperaciónLava Jato (destinada a acusar de corrupción a Inacio Da Silva), había una finalidad preestablecida de golpear al PT y a “Lula” con el fin de “procesar, condenar y retirar la libertad del expresidente”.

Sergio Moro como juez tuvo una activa participación en la persecución y encarcelamiento de “Lula” y después el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, lo nombró Ministro de Justicia.

La revelación de TheIntercept

Fiscales encargados de la Operación Lava Jato, encabezados por DeltanDallagnoll, hablaron abiertamente de su deseo de evitar que el PT ganara las elecciones presidenciales de Brasil el año pasado, donde Luiz Ignacio Da Silva marcaba arriba en todas las encuestas.El juez Sergio Moro, ahora ministro de Justicia nombrado porBolsonaro, colaboró secretamente con el equipo de la fiscalía para abrir el camino al ahora mandatario, aseguró TheIntercept.

De acuerdo al medio de prensa, existen “chats privados, grabaciones de audio, videos, fotografías, procedimientos judiciales y documentación que nos proporcionó una fuente anónima” que revelan que hubo intercambios entre jueces y fiscales para afectar política y electoralmente al PT y a “Lula”.

Según TheIntercept, la documentación muestra “que los fiscales de Lava Jato hablaron abiertamente de su deseo de evitar que el PT ganara la elección y tomaron medidas para lograr dicho objetivo, y agregaron que Moro colaboró secretamente con los fiscales de Lava Jato para ayudar a diseñar el caso contra Lula, a pesar de las serias dudas internas sobre la evidencia que respaldaba las acusaciones”.

Otro punto sensible y motivo de acusación, es que la Suprema Corte de Justicia autorizó 10 días antes de la primera vuelta presidencial que el diario Foha de Sao Paulo entrevistara a “Lula”, pero el equipo de fiscales que manejó el caso del ex presidente comenzó a discutir en un grupo privado de chat de Telegram sobre cómo bloquear, revertir o socavar la decisión del alto tribunal, al considerar que esa decisión ayudaría al PT a ganar las elecciones, cuando Fernando Haddad fue nombrado candidato en sustitución de Lula.

Las revelaciones, a partir de archivos entregados anónimamente, muestran que los fiscales y jueces tenían temor que el contacto de Da Silva con Haddad ayudara a este último a ganar la carrera presidencial. Es decir, una intromisión política de tomo y lomo.

Los periodistas GlennGreenwald y VictorPougy, autores del reporte revelador, indicaron que “los fiscales de Lava Jato dijeron explícitamente que su motivo para detener la entrevista de Lula era evitar la victoria del PT”.

Según indicó TheIntercept, todavía se puede conocer más del caso de corrupción y mala acción de fiscales y jueces que procesaron a “Lula”. Hay más evidencia y documentos provenientes de la “fuente anónima”.