Pasaron del anonimato a alcanzar el certamen más importante del planeta. En la primera experiencia la meta es alcanzar los octavos de final.  

Equipo ES. 06/06/2019. A pulso, sacrificio y por sobre todo con muchas ganas de jugar a la pelota, las seleccionadas nacionales lograron llegar al certamen más importante del planeta fútbol. Desde la precariedad misma -muchas veces sin tener donde entrenar o donde darse una ducha caliente y con largas horas de viajes en bus sin descanso- pasaron a codearse con las selecciones más importantes, incluso, deberán medirse con la multicampeona escuadra estadounidense.

El Mundial Femenino de Francia comenzará a jugarse este 7 de junio hasta el 7 de julio. El primer partido de las chilenas será el 11 de junio a las 18 horas en el Roazhon Park de Rennes contra Suecia. Después les tocará enfrentar a la selección estadounidense el 16 de junio, a las 18 horas en el estadio Parc des Princes de París. Y el último enfrentamiento de la fase de grupos será frente a Tailandia el 20 de junio a las 21 horas en Roazhon Park de Rennes. Todos esos encuentros serán transmitidos por Chilevisión.

Pero estas jugadores, que se negaron desde un principio a ser tildadas como “la rojita”, ya que consideraron que el seudónimo subestimaba sus capacidades, no la tuvieron fácil. Solo hace un año cuando quedaron como subcampeonas de la Copa América en La Serena y aseguraron sus pasajes al país galo, comenzaron a ser tomadas en serio por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) y por los miles de chilenos y chilenas que en el partido de despedida de la selección llenaron el Estadio Nacional.

En diferentes programas televisivos y reportes de periódicos se narraron las historias de vida y deportivas de cada una de las seleccionadas, que a puro empuje llegaron a lo más alto del fútbol. Entrenaron sin luz, sin agua caliente, viajaron de región en región en bus sin descansar, muchas veces tuvieron que pagar a los clubes para poder jugar, en síntesis, superaron un total abandono.

Un fuerte impacto, también, causaron las escandalosas diferencias que hay entre hombres y mujeres a la hora de los recursos. Solo algunas seleccionadas recibían remuneración, mientras los sueldos de los jugadores chilenos superan en muchos casos los seis ceros. Tras su clasificación al certamen mundial todo eso pareció cambiar. Si hasta en rostros publicitarios se convirtieron algunas.

Es por ello que las ilusiones puestas en las chilenas tienen expectante al técnico nacional, José Letelier, quien se puso como meta para esta primera participación pasar a lo menos a octavos de final. “Queremos estar a la altura del certamen y clasificar a una ronda más”, sostuvo. Tarea que no será nada de fácil, ya que Chile se medirá con los equipos de Estados Unidos, Suecia y Tailandia.

Como señaló un reporte del New York Times aunque Chile debute en este tipo de campeonatos enfrentando a potencias mundiales “sin duda (la selección) será aguerrida”. Ya que destacó a Christiane Endler como “una estrella” que fue recientemente reconocida como la mejor arquera de la liga francesa por su trabajo en el Paris Saint-Germain. Asimismo, se reconoció la labor de la mediocampista Francisca “Pancha” Lara y de la “delantera astro” María José Rojas.