Los aviones privados y corporativos, los cruceros, los veleros, los barcos de pesca y otros aviones y embarcaciones de EU tendrán prohibido ir a la isla.

Agencias. 05/06/2019. El Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció cambios en el Reglamento de Control de Activos Cubanos, al considerar que “Cuba continúa desempeñando un papel desestabilizador en el Hemisferio Occidental”, afirmó este martes el secretario de esa dependencia, Steven Mnuchin.

Entre las nuevas medidas destacan las restricciones a los viajes educativos grupales de estadounidenses a la Isla, así como “la exportación de embarcaciones desde Estados Unidos”.

Steven Mnuchin precisó que los cambios entrarán en vigencia mañana 5 de junio cuando se publiquen las regulaciones en el Registro Federal.

Con respecto a la reducción de viajes educativos grupales, el texto del Tesoro detalla: “De acuerdo con los cambios recientemente anunciados para los viajes no familiares a Cuba, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) está modificando las regulaciones para eliminar la autorización de viajes educativos grupales people-to-people”.

El documento agrega que los cambios regulatorios incluyen una disposición de “exención”, que establece que ciertos viajes educativos grupales de “personas a personas” que previamente fueron autorizados, continuarán teniendo el permiso donde el viajero ya haya completado al menos una transacción relacionada con el viaje (como la compra de un vuelo o reserva de alojamiento), antes del 5 de junio.

Por su parte, la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio (BIS), en coordinación con la OFAC, limitará los tipos de aeronaves y embarcaciones autorizadas para ir a la nación caribeña en una estadía temporal.

De acuerdo con un documento presentado para su publicación en el Registro Federal, esa regla elimina la autorización para exportar o reexportar a la isla la mayoría de las aeronaves no comerciales, y embarcaciones de pasajeros y recreativas en estancia temporal.

“En consecuencia, los aviones privados y corporativos, los cruceros, los veleros, los barcos de pesca y otros aviones y embarcaciones similares en general tendrán prohibido ir a Cuba”, indicó el texto de la BIS.

La regla añade que las únicas aeronaves civiles que siguen autorizadas para dirigirse a la mayor de las Antillas son las comerciales que operan bajo Certificados de Operador de Transporte Aéreo u otras especificaciones de la Administración Federal de Aviación.

De acuerdo con Pedro Freyre, un abogado con sede en Miami que representa a Carnival y otras tres grandes líneas de cruceros, dijo que las empresas de cruceros que transportaban pasajeros antes del martes esperaban poder solicitar permisos federales específicos para completar sus viajes a Cuba.

«Por ahora, está prohibido a menos que las líneas de cruceros soliciten una licencia específica», dijo Freyre.

En otras líneas, Mnuchin agregó que la Isla está “proporcionando un punto de apoyo comunista en la región y apoyando a los adversarios estadounidenses en lugares como Venezuela y Nicaragua al fomentar la inestabilidad”.

Asimismo, el funcionario opinó que “esta Administración ha tomado una decisión estratégica para revertir el relajamiento de las sanciones y otras restricciones al régimen cubano”.

Las modificaciones impuestas por la Casa Blanca se corresponden a la implementación del memorándum presidencial firmado por Donald Trump el 16 de junio del 2017, titulado: “Fortalecimiento de la política de EE.UU. hacia Cuba”.

Estas medidas ignoran las demandas de muchos sectores norteamericanos que desean la eliminación de las restricciones de viajes a Cuba, una nación a la que los estadounidenses tienen vetado ir como turistas.

La experiencia de estudiantes estadounidenses en Cuba

Los estudiantes y profesores de Blue Ridge Community College participaron recientemente en el primer viaje de estudios en el extranjero de la universidad, que se realizó durante las vacaciones de primavera de la universidad, del 13 al 20 de abril.

Diez estudiantes y dos miembros de la facultad pasaron siete días en Cuba, visitando la capital, La Habana, y un pequeño pueblo agrícola, Viñales. El viaje, parte de una clase de un semestre de duración, expuso a los estudiantes a diversos elementos de la historia y la cultura cubana y les permitió obtener créditos para obtener sus títulos.

Jack Igelman, profesor de economía de Blue Ridge y organizador de viajes, se sintió motivado a crear la oportunidad de estudiar en el extranjero porque «realmente me encanta viajar y quería compartir esa experiencia con los estudiantes». Igelman dijo: «Muchos de nuestros estudiantes no han tenido los recursos o la oportunidad de viajar al extranjero, por lo que esta es una manera de abrir esa puerta y toda una vida de futuros viajes al extranjero».

La mayoría no piensa en los viajes educativos para las vacaciones de primavera, ni la mayoría piensa en Cuba primero para un destino de vacaciones. Igelman, sin embargo, veía a Cuba como el lugar ideal para el primer viaje de estudios al extranjero de la universidad.

Dijo: «Viajé por primera vez a La Habana en 2009 y realmente me enamoré de Cuba. La historia, la política y la economía también son realmente fascinantes para mí como economista. Más allá de eso, Cuba tiene una música, comida y gente increíbles. Es un breve resumen. Vuelo, muy seguro y relativamente barato, así que pensé que era un destino perfecto para nuestras vacaciones de primavera «.

Durante los siete días del viaje, los participantes se reunieron con diversos representantes de la sociedad cubana que compartieron sus conocimientos y experiencias para brindar una imagen completa de la vida en Cuba. Los aspectos musicales destacados incluyeron ritmos africanos tocados en instrumentos tradicionales con infusión de danza española y una historia de la música cubana contada a través de la punta de un virtuoso del piano.

Las discusiones con un planificador de la ciudad, un profesor de economía y un científico político ofrecieron una perspectiva de la intersección de la economía y la política, destacando las dificultades y oportunidades en Cuba. Los propietarios de pequeñas empresas explicaron la dinámica única de operar en un país que recientemente se está convirtiendo en empresa libre. Y, las visitas a galerías de arte y antiguas mansiones brindaron lecciones visualmente estimulantes en otras áreas de la sociedad cubana.

Los participantes también participaron en excursiones a pie. Visitar la Habana Vieja, una parte de la ciudad rica en historia que se remonta a 500 años, demostró los éxitos y las luchas de un pueblo y una nación que intentan mantener el encanto antiguo mientras avanzan.

La estudiante de Blue Ridge, Hannah Stepp, fascinada por la combinación de colores y estilos arquitectónicos, dijo: «Todo era tan brillante, colorido».

Otros quedaron impresionados por el ingenio cubano, desarrollado por necesidad debido al acceso limitado a los bienes. El estudiante de Blue Ridge, Christian Rico, reflexionó sobre el «reciclaje», y señaló que «las sillas viejas convertidas en instrumentos musicales o una vieja bañera cortada por la mitad se convierte en un banco».

Del mismo modo, caminar por el valle de Vinales mostró a los participantes una impresionante comunidad de agricultura orgánica utilizando métodos tradicionales debido a la falta de acceso a equipos modernos.

Hablando sobre la lección sobre el cultivo de tabaco, Rosie Shore, estudiante de Blue Ridge, observó: «Nos mostraron dentro de sus vidas lo que habían sabido de generación en generación».

Además de los recorridos y las discusiones, los estudiantes y la facultad hablaron con cubanos todos los días, lo que llevó a un intercambio cultural significativo.

La estudiante de Blue Ridge, Crystal Howard, reflexionando sobre sus interacciones con los propietarios de una «casa particular» o alojamiento y desayuno, señaló: «Fuimos a otro país, conocimos a extraños y nos trataron como a una familia, lo que significó mucho para mí». . »

Shore estuvo de acuerdo. Hablando sobre los nuevos amigos que hizo mientras caminaba por el famoso Malecón de La Habana, Shore dijo: «No sé quién se benefició más con eso, nosotros o ellos».

El viaje cumplió los objetivos de Igelman.

«Los estudiantes aprendieron mucho sobre muchos aspectos de Cuba. Creo que comprenderán mejor la dinámica de la relación de nuestra nación con Cuba», dijo. «Mientras estuvimos allí por solo una semana, es una experiencia tan inmersiva estar en una nación diferente con comida, idioma, cultura, música, clima, etc. diferentes. Creo que los estudiantes se irán con una experiencia realmente memorable que cambiará sus experiencias, punto de vista sobre Cuba, sobre Estados Unidos y sobre su lugar en un mundo en constante cambio».

Para los participantes, el viaje fue una experiencia increíble para ser recordado por siempre.

Rico expresó el sentimiento de todos cuando dijo que el viaje fue la «mejor experiencia de mi vida».

Para Blue Ridge, el viaje fue una aventura exitosa para estudiar en el extranjero. Las discusiones ya están en marcha para otro viaje a Cuba durante las vacaciones de primavera del próximo año y para la posible expansión de las oportunidades de estudio en el extranjero de la universidad en el futuro.

Bruno Rodríguez rechaza nuevas sanciones

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, rechazó este martes las nuevas restricciones anunciadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, las cuales limitan aún más los viajes de ciudadanos norteamericanos a la Isla.

“Rechazo enérgicamente el anuncio de EE.UU. de nuevas sanciones contra Cuba que restringen los viajes de estadounidenses y endurecen el bloqueo. Pretenden asfixiar la economía y dañar el nivel de vida de los cubanos para arrancarnos concesiones políticas. Fracasarán otra vez”, dijo el diplomático cubano a través de Twitter.

“El Gobierno no debe vigilar los lugares a donde los norteamericanos se van de vacaciones”

“Restringir la libertad de viajar de los estadounidenses es un ataque a nuestro derecho fundamental como ciudadanos”, expresó una coalición norteamericana tras el anuncio de nuevas limitaciones para visitar Cuba.

Engage Cuba, agrupación que busca el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington a la Isla hace casi 60 años, criticó en un comunicado las nuevas medidas de la administración de Donald Trump para “limitar severamente la capacidad de los estadounidenses” de ir a la nación vecina.

James Williams, presidente de la coalición, manifestó que el Gobierno federal no debe vigilar los lugares a donde los norteamericanos se van de vacaciones, y consideró que las libertades de los ciudadanos de este país no deben ser tomadas como rehenes por los políticos en nombre de “un partidismo desnudo”.

Asimismo, el titular sostuvo que las noticias de este martes son dañinas para el pueblo cubano, especialmente para el creciente sector privado de la Isla, que confía en que los viajeros estadounidenses apoyen a sus negocios y familias.

Congresistas critican medidas anunciadas

Las congresistas estadounidenses Kathy Castor y Barbara Lee criticaron la imposición de nuevas limitaciones a los viajes de los norteamericanos a Cuba y advirtieron de sus efectos sobre los pueblos de ambos países.

“Desde que Estados Unidos restableció los lazos diplomáticos con Cuba (en 2015) miles de estadounidenses, incluidas muchas familias de mi propia comunidad, han visitado la Isla”, señaló Castor, representante demócrata por Florida, en un comunicado.

La legisladora agregó que esos viajes “han abierto nuevas oportunidades económicas para estadounidenses y cubanos”.

De acuerdo con Castor, se debe alentar a más norteamericanos a ir a Cuba en lugar de agregar restricciones onerosas sobre los ciudadanos de este país, los intercambios culturales y los negocios.

Consideró que la política del presidente Donald Trump hacia la Isla impone un alto precio a los propietarios de pequeñas empresas y emprendedores en Cuba, a las familias, y a la libertad de los estadounidenses para viajar.

También recordó que en los últimos años Trump redujo considerablemente el personal en la Embajada en La Habana, perjudicó al sector privado cubano, y afectó a hijos, padres y esposos que deben ir a terceros países para solicitar visa si desean viajar a Estados Unidos.

Desde el punto de vista de Castor, estas últimas medidas solo subrayan la necesidad de que el Congreso actúe y ponga fin a las restricciones impuestas al derecho de los ciudadanos estadounidenses a viajar, estudiar, rendir culto e interactuar con otras personas del mundo en cualquier lugar, incluida Cuba.

Por su parte, Lee manifestó en Twitter que las limitaciones anunciadas por la administración Trump a los viajes de los estadounidenses “socavan uno de nuestros derechos fundamentales”.

La representante demócrata por California añadió que esa política solo perjudicará al pueblo cubano y a los intereses norteamericanos en la Isla, al tiempo que llevará de vuelta a “la política fallida del embargo”, en referencia al bloqueo impuesto por Washington contra la nación antillana desde hace casi 60 años.

Estas nuevas acciones también fueron cuestionadas por Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo de Negocios Estados Unidos-Cuba, quien recordó que ese es el único país, con la excepción de Corea del Norte, a donde un ciudadano estadounidense no puede viajar libremente.

Según el también exsecretario de Comercio de Estados Unidos, las restricciones afectarán a los cubanos, incluidos los niños y los ancianos.