El PC sigue vivo, activo y vigente. En luchas sociales y políticas, pregonando la unidad de demócratas, progresistas y de la izquierda, como lo ha hecho a lo largo de su historia.

Guillermo Teillier

Presidente Partido Comunista de Chile

03/06/2019. Nuestro Partido Comunista cumple este 4 de junio 107 años de existencia. Que seamos una organización centenaria, arraigada en la historia de Chile, obedece al menos a dos características: el compromiso y heroísmo de miles de sus militantes, y la adaptación a distintos momentos históricos del país y el mundo.

En la actualidad tenemos ideas y propuestas que dan cuenta de nuevas realidades en el mundo del trabajo, de la educación y de la seguridad social, al tiempo que nos sumamos a las contemporáneas demandas de las mujeres y el feminismo, de avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo y una nueva Constitución. Estamos por respuestas a la  altura del siglo XXI en materia de salud, vivienda, transporte y desarrollo nacional y científico- tecnológico.

Eso es coherente con nuestros primeros años de existencia, con Luis Emilio Recabarren a la cabeza, expresando ideas y proyectos de avanzada para su época, promoviendo la organización del pueblo y los trabajadores, los sindicatos, la justicia social junto a la industrialización nacional, la educación y salud pública, el derecho a voto de las mujeres, el municipio como eje de gestión en beneficio del pueblo y planteando alcanzar otro modelo de sociedad, el socialismo.

En estos 107 años siempre planteamos luchas populares y democráticas y jamás promovimos golpes de Estados o desestabilización del régimen democrático. Resistimos con conciencia y valentía dos dictaduras represivas y conculcadoras de derechos. Miles de nuestros militantes fueron asesinados, desaparecidos, torturados, encarcelados, relegados y exiliados.

La frase “¡Y que fue, y que fue!, aquí estamos otra vez” que entonan hoy las y los comunistas, sintetiza un hecho significativo: el Partido Comunista sigue vivo, activo y vigente. En luchas sociales y políticas, pregonando la unidad de demócratas, progresistas y de la izquierda, como lo ha hecho a lo largo de su historia.

Hoy redoblamos nuestras batallas y fortalecemos nuestras ideas para contar con un partido que contribuya a garantizar los derechos humanos y ciudadanos, los derechos sociales del pueblo, alcanzar una mejor calidad de vida de las mayorías, dando cuenta de nuevos tiempos, nuevas realidades y emergentes desafíos.