Es una realidad en medios de la crisis de la televisión infantil.

José Luis Córdova

Periodista

03/06/2019. El controvertido “toque de queda” para menores de edad es aplicado en TV hace varias décadas y al mismo tiempo ignorado en ese mismo lapso. El Consejo Nacional de Televisión (CNTV) reconoció que el año pasado solo el 0,9% de la programación en la televisión abierta en Chile fue dirigida los niños. Asimismo, la gran mayoría de los spots comerciales y campañas publicitarias audiovisuales está orientada principalmente a las niñas y niños para incentivar el consumo de las familias apelando mañosamente a la ternura, el cariño y otros sentimientos positivos.

Por otra parte, los menores entre los 4 y los 18 años, fueron los principales espectadores de producciones nacionales como “Perdona nuestros pecados”, “Efecto Mariposa: Zamudio”, “Casa de muñecos” y “Madre no hay una sola”. Según el estudio del CNTV, el horario de mayor teleaudiencia infantil es entre las 20 y las 00.30 horas. El people meter no codifica a los niños entre los 0 y 4 años y el rating tampoco mide el segmento etario. Así, es casi imposible evitar que vean programas como “Pacto de sangre”, “Esposa joven”, “Acosados”, “En la mira” o “En su propia trampa”.

Las tandas comerciales -en tanto- usan y abusan de menores como protagonistas o eventuales consumidores de productos y servicios con carácter de masivos y populares, haciendo a los peques verdaderos promotores de compra y acceso a todo lo que se ofrece por la pantalla chica.

La principal razón que se esgrime para no producir espacios exclusivos para niños en televisión es porque el modo de ver audiovisuales cambió en los últimos años con el manejo indiscriminado de celulares y tablets, lo que implica que los menores consumen programas por Internet (YouTube) y streaming.

En un ranking de los 20 canales de TV de pago más vistos el año pasado, cinco son canales por Cable exclusivamente para niños como Cartoon Network, Baby TV y Bloomerang.

En 2018 Canal 13 emitió en total 85 horas de contenido infantil: 5 horas para preescolares y 80 para menores entre 6 y 12 años. En todo caso, espacios “familiares” como la competencia culinaria “Master Chef” -aunque va en horario después de las noticias- cuenta con alta audiencia infantil y hasta debió instalarse la versión para menores “Master Chef Junior”.

TVN sería el canal de televisión abierta con mayor programación infantil y adolescente con 112 horas de emisión.

Los canales deberían asumir la responsabilidad social que le corresponde a todas las empresas y no se limiten a considerar las utilidades y ganancias en materia de programación infantil. Aunque la mayoría de las estaciones exhiben números rojos, es posible considerar otro tipo de negocios derivados de los espacios para niñas y niños.

Creadores nacionales como Álvaro Díaz (“31 Minutos”), la productora Punkrobot, realizadora del cortometraje animado “Historia de un oso”, ganador del Oscar 2016 y Vivianne Barry, creadora de “Tata Colores”, entre otros, esperan su oportunidad, más allá de participar en fondos concursables o el apoyo del Estado. Por ahora, deben limitarse a ganar espacio a las 8 de la mañana, los días sábado y competir con producciones niponas, coreanas y los poderosos estudios Disney. Hasta hoy, aunque reciben fondos, terminan en el extranjero por no tener pantallas locales. Una competencia a todas luces desleal. El “toque de queda” es una realidad en medios de la crisis de la televisión infantil.