Se pospuso el proceso para el 1 de junio en Padre Las Casas y Cunco. Mínima participación a lo largo del país. Hay rechazo de las once medidas propuestas.

Temuco. 24/05/2019. En uno de los fracasos más rotundos para el gobierno se está convirtiendo el proceso de Consulta Indígena que inició hace algunos días el Ministerio de Desarrollo Social. La mayoría de las comunidades lo rechazan y se niegan a participar y, al contrario, han salido a manifestarse en las calles para que no se modifique la Ley Indígena, ya que consideran que los puntos planteados solo buscan retroceder en materia de derechos. También sostienen que las autoridades no han entregado la información suficiente y que no avisaron con el tiempo adecuado. Producto de ese alto rechazo el gobierno decidió posponer la consulta en las comunas de Padre Las Casas y Cunco.

En las otras localidades donde se lograron materializar algunas reuniones se registró muy poca asistencia y quienes llegaron no quisieron escuchar las charlas de las autoridades regionales votando inmediatamente en contra de las once propuestas. Por ejemplo, en la comuna de Alto Biobío, donde más del 84% de la población es pehuenche, asistieron 35 personas, sin embargo, estaban en contra del proceso del gobierno. “Los que estaban presentes dijeron que no estaban de acuerdo con la consulta, pues necesitan más información y señales claras de las solicitudes que han planteado las autoridades”, expresó el alcalde de Alto Biobío, Nivaldo Piñaleo.

Otra cita se llevó a cabo en Osorno, pero ocurrió una situación similar, ya que las comunidades llegaron y entregaron un documento objetando la consulta con especial énfasis en el ítem que permitiría la venta o el arriendo de territorios. “Unánimemente se rechazó la consulta. Las comunidades nunca pidieron ser consultadas, porque no quieren enajenar las tierras. Las tierras no se venden ni se arriendas, se defienden”, dijo Ximena Lincan, presidenta de las comunidades mapuches de la región.

Melipeuco y Vilcún, en la región de La Araucanía, congregó a 86 personas. En San Antonio, región de Valparaíso, solo llegaron 17 asistentes de las 9 comunidades mapuches que existen en el lugar, quienes optaron por no seguir en dicho proceso. En Copiapó, región de Atacama, hubo más convocatoria y se efectuó el primer encuentro de la consulta con un centenar de representantes de los pueblos colla y diaguita, no obstante, se mostraron en contra de todas las propuestas.

Ana Llao, dirigenta de la comunidad mapuche Ad-Mapu, indicó que “no caigan, no se dejen manipular, que se informen bien, porque esta consulta parte de mala fe”.

“El Convenio 169, en su artículo 6 y 7, habla de que tienen que tomar decisiones frente a lo que hoy día les van a ser afectados y tiene que ser libre previo e informado y es lo que no está siendo (…) En ese sentido, claro que nosotros nos vamos a oponer”, recalcó.

En tanto, el lonko de la Comunidad Mapuche We folilche Amuleaiñ de Valparaíso, Iván Coñuecar, señaló que “las comunidades de Valparaíso estamos firmes y decimos: ¡No a esta consulta fraudulenta del Estado chileno en contra de los pueblos originarios del territorio!”.

Asimismo, Eduardo Curín, dirigente del Trawun de Temucuicui, subrayó que “la modificación en sí de la Ley Indígena, como cuerpo en su conjunto, ya constituye un retroceso en términos de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas“.

“Aquí lo que está ocurriendo es que se instalarían las empresas particulares, se le daría espacio a que se enajenen prácticamente todas las tierras mapuche”, añadió.

Este sábado la consulta seguirá su programa en Aysén donde se espera que las comunidades repitan la receta de no asistir y rechazar el programa del gobierno.