Ex ministro Marcos Barraza afirmó que en el plan para ese sector “no hay nada que innove y que mejore coberturas sociales”. Dijo que Consulta Indígena es “un retroceso”.

Daniela Pizarro A. Periodista. 23/05/2019. El ex ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, en entrevista con ElSiglo.cl entró de lleno a analizar las últimas propuestas del gobierno en materia de protección social y pueblos indígenas. Definió que “los anuncios son pobres, muestran desafección y distancia con las políticas sociales”.

Planteó que el anuncio hecho por el Presidente Sebastián Piñera respecto al proyecto “Clase media protegida” es un “espejismo comunicacional”, una “pirotecnia”, ya que solo reordena lo que existía, y enfatizó que “en los hechos no le va a modificar en nada la realidad y el bienestar de las familias”.

Tildó como grave que no se haya anunciado con ello la inyección de nuevos recursos, ya que al ser limitados se podría ir en desmedro de las acciones dirigidas hacia las familias más vulnerables. También dijo que la administración piñerista a “instrumentalizado” el concepto de clase media, ya que nunca lo ha definido con las herramientas de medición socioeconómicas existentes como el Registro Social de Hogares.

En otro aspecto, el también integrante de la dirección nacional del Partido Comunista (PC), desmenuzó el proceso de “Consulta Indígena” que inició el gobierno y la comparó con el que llevó a cabo la anterior administración de la Presidenta Michelle Bachelet. Señaló que en esta oportunidad solo se busca debilitar y hacer retroceder los derechos de los pueblos originarios.

Atribuyó estos anuncios gubernamentales a que la administración de Piñera “está mostrando la ansiedad previa a la cuenta pública”

Usted ayer tildó de “pirotecnia” el anuncio del gobierno. El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, desestimó aquello, pero reconoció que presentaron beneficios que ya existían. Finalmente la única novedad sería el seguro complementario para los afiliados de Fonasa ¿Sigue sosteniendo que es pirotecnia comunicacional? ¿Está al debe el gobierno de Piñera en esta materia?

Es una de las gestiones más pobres que se ha visto del gobierno de Piñera y es precisamente la que se relaciona con políticas sociales tanto para los sectores más vulnerables de la población como para aquellos de la clase media que también requieren apoyos del Estado. El gobierno está cumpliendo su programa que es básicamente propiciar una lógica de seguros privados y desatender la intervención del Estado de manera directa. Lo más grave de esto es que en el presente está amenazada la existencia de más recursos para políticas sociales, porque de concretarse la reforma tributaria del gobierno, el Estado dejaría de percibir cuantiosas sumas de recursos que en estricto rigor van a debilitar la acción de satisfacción de derechos sociales. Respecto a este anuncio de “Clase media protegida”, yo sostengo que es un espejismo comunicacional, una pirotecnia como lo señalé, porque en los hechos no hay nada que innove y que mejore coberturas sociales hacia los sectores medios. Por el contrario, solo hay un reordenamiento de programas sociales. Que aparezca como que están creando nuevas políticas, no es tal, en circunstancias que son las mismas. Incluso podrían empeorar las condiciones para los sectores medios de la población, ya que en los anuncios de vivienda señalan que se va a disminuir el IVA para las viviendas entre 2 mil y 3 mil UF. Eso es marginal en comparación a las exigencias de ahorro que tiene una familia de sector medio. A eso se suma que la propuesta del gobierno busca aumentar el ahorro que va entre 30 y 80 UF a 40 y 120 UF., es decir, exigir aun más capacidad de ahorro en circunstancias que el valor de las viviendas en 10 años se ha incrementado un 126%, mientras los ingresos solo han crecido un 23%. No estamos frente a política que le genera situaciones más ventajosas a los sectores medios. Respecto a las propuestas de educación de aumentar al 70% la gratuidad para los técnicos profesionales y el seguro de copago en salud, son iniciativas que recién se presentaron en el Congreso, por tanto se están anunciando cosas que ni siquiera se han aprobado.

Si la reforma tributaria apunta a quitar ingresos al Estado, ¿cómo se costearían estas políticas?

El problema más grande de estos anuncios es que no van a acompañados de la inyección de más recursos, por lo tanto cada uno de estos programas que ya existen serían supeditados a la Ley de Presupuestos y a los recursos que tiene cada Ministerio, en consecuencia, aumentar la cobertura de los sectores medios significaría disminuir las coberturas para los sectores más vulnerables. Por eso considero que los anuncios del gobierno son pobres, muestran desafección y distancia con las políticas sociales y es evidente que el gobierno insiste en una lógica de lucro y de seguros privados que no se condice con la realidad de la sociedad chilena, porque sabemos que más de la mitad de las familias perciben ingresos inferiores a 500 mil pesos.

El gobierno usa y abusa del concepto “clase media” en todos sus proyectos ¿Estas medidas son realmente pensadas para la clase media?

El gobierno no hace una definición de clase media y utiliza un concepto bien inespecífico. Si uno quisiera llegar a los sectores medios tendría que establecer una estratificación socioeconómica que determine cuándo se está frente a un sector medio, para eso existen instrumentos como el Registro Social de Hogares que tiene la estratificación económica definida o la encuesta Casen, pero el gobierno no las utiliza. Uno de los grandes avances del gobierno anterior fue superar la definición conceptual restringida de pobreza por ingresos, y de pobreza multidimensional en términos de un bienestar más amplio -salud, educación, trabajo y vivienda. Este gobierno ha desvitalizado esa política social y le ha dado un uso instrumental a la denominada clase media, pero aquí no hay una política real que les mejores su bienestar. Este gobierno está mostrando la ansiedad previa a la cuenta pública y están haciendo anuncios vacios de contenidos que solo remiten a estrategias comunicacionales. En los hechos no le va a modificar en nada la realidad y el bienestar de las familias.

El gobierno inició el proceso de “Consulta Indígena”, que en uno de sus puntos permitiría el arrendamiento o venta de territorios indígenas, todo lo contrario a lo que buscan las comunidades ¿Cuál es la diferencia de esta consulta respecto a la hecha por la administración de Michelle Bachelet?

La consulta del gobierno anterior se enfocó principalmente en la definición de derechos políticos, sociales, económicos y culturales, partiendo de la premisa que los pueblos originarios en nuestro país anteceden al Estado de Chile, en consecuencia, le asisten derechos que constitucionalmente deben ser reconocidos, incluido en ello derechos territoriales y derechos de autonomía, es decir, derechos políticos. Esa consulta duró unos dos años y fue un debate de fondo respecto de qué es lo que la Constitución debiese contener en materia de derechos hacia los pueblos originarios que están invisivilizados o negados en la actual Constitución. El actual gobierno realiza una consulta que en los hechos es desatentatoria contra los derechos de los pueblos indígenas, porque pretenden modificar la Ley Indígena en aspectos sustantivos que debilitan la organización y el derecho de los pueblos originarios. En primer lugar, intenta restringir la restitución de tierras que hoy día tiene un estándar de al menos 12,5 hectáreas a 0,5 hectáreas, eso lesiona y vulnera los derechos de las comunidades indígenas. En segundo lugar, permitiría el arrendamiento o la enajenación de las tierras indígenas lo cual claramente es atentatorio respecto a la cosmovisión de los pueblos originarios en términos de su relación y vinculo con la tierra. La misma consulta busca flexibilizar normas de constitución de comunidades indígenas, es decir, fragmentar y atomizar a los pueblos originarios haciéndolos equivalentes a la razón social de una empresas constituida por dos personas. Lo que es también muy grave es que intenta restringir la calificación de un integrante de un pueblo originario con el fin de desvitalizar y limitar la autoidentificación de personas que hoy se sienten y se reconocen como parte de un pueblo originario. Lo grave también de esta consulta es que se les hará optar a las comunidades por la restitución de tierras o alcanzar derechos sociales, lo uno o lo otro, cuando una política de reparación debe buscar complementar esos derechos no hacerlos incompatibles.

¿Estamos frente a la materialización de un retroceso para los pueblos originarios?

Es un retroceso. Porque debilita a los pueblos indígenas y lo que busca al final es que el derecho sobre las tierras se vaya debilitando y a contrapelo vaya surgiendo el interés de las grandes forestales. Por eso vemos el rechazo a la participación, el rechazo a que se materialice esta consulta, porque las comunidades tienen conciencia que esto lesiona sus derechos.