Andrés Chadwick, Rodrigo Ubilla, Luis Mayol, Hermes Soto y Felipe Kast, citados como testigos. Marcelo Catrillanca exigió que se impute a Chadwick y Soto.  

Santiago. 22/05/2019. Los coletazos del asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca siguen golpeando a figuras de la derecha y altas autoridades de gobierno. El caso en la justicia concluyó su etapa de receptación de antecedentes y presentó la acusación contra los 8 formalizados. Además solicitó la declaración de unos 73 testigos, entre ellos, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, el exintendente Luis Mayol, el exgeneral director de Carabineros, Hermes Soto y el senador de Evópoli, Felipe Kast.

Todos esos nombres fueron citados producto de sus responsabilidades políticas ya que al momento del crimen fueron los voceros del entramado de mentiras que urdió Carabineros para salir sin culpas del hecho.

Por ejemplo, el titular del Interior como primera información -tras el hecho- señaló que la muerte de Camilo se dio en medio de un enfrentamiento con efectivos del Comando Jungla y acusó a los comuneros de participar de un robo de automóvil contra un grupo de profesoras, según los datos que le habría brindado Carabineros. Esa fue la versión que sostuvieron todas las autoridades de gobierno, en especial Luis Mayol, quien antes de ser removido como Intendente aseguró en varias vocerías que el asalto existió y que los jóvenes mapuches eran delincuentes. En ese marco apareció también el senador Kast quien afirmó que había visto fotos -enviadas por un uniformado- de los carros policiales con los impactos de balas.

Con el pasar de los días -bastaron horas- se supo que Catrillanca había sido asesinado cuando él conducía un tractor en compañía de un menor y que las autoridades siempre estuvieron al tanto de que nunca hubo un ataque de los comuneros hacia personal del Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) y menos un robo de vehículos. Verdad que quedó al descubierto con la serie de videos, que aunque se quisieron esconder, salieron a la luz y mostraron el procedimiento que terminó con la vida del joven mapuche y con la detención y la aplicación de torturas en contra del adolescente que lo acompañaba.

En ese marco, el padre de Camilo, Marcelo Catrillanca, está exigiendo que el ministro Chadwick sea citado, pero como imputado. En declaraciones a radio Universidad de Chile manifestó que “el ministro del Interior tiene una participación directa. Cuando viene a la comuna de Ercilla y se entrevista con el alcalde, viene prácticamente a decirle a los carabineros que tiene que haber resultados, y ¿cuál fue el resultado?, pues la muerte de Camilo Catrillanca, por lo tanto, nosotros vamos a insistir y vamos a pedirle al abogado que Chadwick no tiene que declarar en calidad de testigo, sino que debe ser imputado”.

Calidad de imputado que también exige recaiga sobre Hermes Soto, ya que “él estaba a cargo de su gente, por lo tanto, por la inoperabilidad de él, nosotros vamos a presentar una querella. El abogado está en condiciones ya para que nosotros podamos ver más querellas para llegar a los resultados donde tienen complicidad el ministro del Interior como también el exgeneral director de Carabineros”, expresó Marcelo.

Las condenas

El fiscal de la Unidad de Derechos Humanos del Ministerio Público en La Araucanía, Roberto Garrido, presentó -a diez días que se cierre la investigación- las acusaciones en contra de los uniformados que participaron en el operativo del 14 de noviembre en Temucuicui.

La Fiscalía solicita la pena de 10 años y un día para el sargento en retiro de Carabineros, Carlos Alarcón Molina, sindicado como el autor del fatal disparo. Y pide otros 5 años y un día de presidio mayor en su grado mínimo por el homicidio simple frustrado del joven que acompañaba ese día al comunero mapuche.

Para el exsargento Raúl Ávila Morales, se solicita la pena de 4 años de presidio menor en su grado máximo por el delito de apremios ilegítimos en perjuicio del menor que acompaña a Catrillanca. También se le suman 3 años y un día de reclusión menor en su grado máximo más multa de 21 UTM por el delito de infidelidad en la custodia de documento y de 300 días de presidio menor en su grado mínimo, y multa de 6UTM por el delito de obstrucción a la investigación.

En relación a los efectivos del Gope, Patricio Sepúlveda Muñoz y Braulio Valenzuela Aranguiz, se pidió la pena privativa de libertad de 300 días de presidio menor en su grado mínimo y una multa de 6UTM por el delito de obstrucción a la investigación.

En tanto, para el conductor del vehículo que llegó con dichos efectivos a Temucuicui,  Gonzalo Pérez, y el jefe del GOPE en La Araucanía, Manuel Valdivieso, el Ministerio Público solicitó 3 años y un día de reclusión menor en su grado máximo y una multa de 21 UTM, por infidelidad en la custodia de documentos más 300 días de presidio menor en su grado mínimo y una multa de 6 UTM por obstrucción a la investigación.

Igualmente, para quien fuera el abogado de algunos uniformados involucrados, Cristian Eduardo Inostroza Quininir, la Fiscalía pidió la pena privativa de libertad de 6 años de inhabilitación especial temporal para el ejercicio de la profesión de abogado más multa de 11 UTM, y de 300 días de presidio menor en su grado mínimo y multa de 6 UTM por el delito de obstrucción a la investigación.

Respecto al coronel en retiro de Carabineros, Jorge Contreras, la Fiscalía solicitó 3 años y un día de presidio menor en su grado mínimo por el delito de falsificación de instrumento público y 300 días de presidio menor en su grado mínimo por obstrucción a la investigación.